26 de junio de 2014
26.06.2014

César Gómez: "Yo no volví a morder, pero lo de Suárez es para estudiar"

El exfutbolista pucelano recuerda como una anécdota puntual su bocado a Suker en un Tenerife-Sevilla l "Había mucho pique entre ambos equipos"

26.06.2014 | 12:28
César Gómez.

El incidente protagonizado ayer por Luis Suárez, que mordió en el hombro al zaguero transalpino Giorgio Chiellini, ha desempolvado otro episodio similar que se produjo hace 20 años en el Heliodoro Rodríguez López. Fue el 5 de marzo de 1994, en un partido de la Liga de Primera División entre el CD Tenerife y el Sevilla CF, cuando al defensa local César Gómez se le ocurrió morder en un brazo al croata Davor Suker, quien acabó siendo expulsado por responder al bocado de su rival con un codazo.

César Gómez nunca había reconocido en público hasta ahora que efectivamente había mordido al delantero balcánico, "por evitar una posible sanción", revela el propio exfutbolista. "Ahora que ya ha prescrito se puede contar, añade en tono irónico. Consciente de que nunca su intención fue hacerle verdadero daño a Suker, el que fuera jugador de la Roma cree que "la gente considera ese hecho como una anécdota puntual, fruto de una simple pillería", si bien admite que "cobró mucha trascendencia, por tratarse de algo inusual en el mundo del fútbol". Y es que César Gómez nunca se volvió a ver involucrado en una situación similar, muy diferente a Luis Suárez, reincidente, por partida doble, tras su agresión del martes. Por ello, el extinerfeñista se desmarca de la acción del uruguayo. "Yo nunca más volví a morder, pero Luis Suárez se ve que es peligroso y representa un caso digno de estudiar", comenta.

Eso sí, César Gómez confiesa que su fricción con Davor Suker se debió a una cuenta pendiente del partido de la primera vuelta, a lo que se le sumó la gran rivalidad existente en esa época entre el Tenerife y el Sevilla. "Todo venía del encuentro disputado en el Sánchez Pizjuán, en el que Suker había marcado dos goles y los celebró quitándose la camiseta y mofándose de nosotros. Recuerdo que desde ese momento mi compañero Paqui y yo nos propusimos que se las íbamos a cobrar en el choque de casa y de ahí que ocurriera aquello", explica. Del mismo modo, cree que "también influyó el pique que teníamos los dos equipos". "El caso es que el año anterior Carlos Salvador Bilardo era el entrenador del Sevilla y Jorge Valdano, el del Tenerife. Ya se sabe que ambos promulgaban un fútbol muy diferente y su relación no era la mejor. Y eso se llevó al terreno de juego en un partido que fue caliente", cuenta César Gómez, también testigo directo de ese famoso enfrentamiento una temporada antes entre Redondo y Maradona en el Heliodoro, en lo que supuso el pulso entre la filosofía Menottista y la Bilardista.

César Gómez contempla esos recuerdos con cariño y entusiasmo, no en vano coincidieron con sus mejores momentos como profesional. Su mordida no es comparable con las de Luis Suárez, reincidente en este tipo de actos. Un ejemplo de que el exjugador del Tenerife, cuya relación con Suker a partir del incidente fue "normal", consideró esto como una siemple e "inofensiva ruindad" es que bromea siempre con su familia diciendo que los únicos que han logrado "hincar el diente a Suker" han sido él y la actriz Ana Obregón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine