28 de mayo de 2012
28.05.2012
Fútbol. CD Tenerife

Una victoria a base de casta

Tenerife 3 - Badalona 1
El Tenerife certifica su pase a la siguiente ronda de la fase por el ascenso a Segunda con un triunfo ante el Badalona

28.05.2012 | 01:42
Pablo Sicilia y Aridante, durante una acción del partido de ayer.
Mucho más sobre el CD Tenerife en

El CD Tenerife logró avanzar ayer un peldaño más en el proceso de ascenso a Segunda División. Lo hizo con la casta, intensidad y amor propio que tantas otras veces le ha fallado en la presente campaña. El tercer gol, cuyo mérito es totalmente de Aridane, define a la perfección el grado de raza que sí derrocharon esta vez los futbolistas blanquiazules. Y de paso ayuda a convencerlos de que ese es el único comportamiento que puede llevarlos al final a obtener su objetivo. En este aspecto, destacó Aridane, mientras que Víctor Bravo, sobre todo en la primera mitad, fue el que, además, dotó de criterio el fútbol de los suyos.

Desde que comenzó a rodar el balón, se observó a un equipo chicharrero hambriento de triunfo. Con una nutrida hinchada entregada todo debía de ser más fácil. Y así lo pareció en el arranque. Al son de los incesantes cánticos de los aficionados locales, las huestes de Quique Medina se aplicaban con toda la garra que atesoran, lo que les hacía tomar el control del balón y amedrentar con ello a un Badalona que pareció cohibido en el inicio. Así, a los seis minutos de juego, el Tenerife ya había percutido sobre la meta de Marcos en dos ocasiones, en ambas con sello grancanario, a cargo de Aridane y de Pablo Sicilia.

Después del primer disparo a puerta de los catalantes, a través de una falta directa que se ejecutó sin sobresaltos para su rival, llegó el clamoroso desacierto de Perona. El valenciano tocó el balón por encima del meta foráneo y cuando tenía que empujarlo a puerta vacía, su cabezazo se estrelló incomprensiblemente en el palo (11´). Sin embargo, a partir del cuarto de hora, el Badalona se sacudió un poco y arrebató el balón a su adversario por momentos. Período en el que Víctor pudo marcar de chut lejano. Pero el Tenerife volvió a meter el miedo en el cuerpo a los de Manolo Márquez por medio de Perona, que mandó su remate al travesaño, al recibir de Aridane. El Badalona comenzó a desear que concluyera la primera mitad, pero sus plegarias no tuvieron recompensa, porque Víctor Bravo soltó un disparo seco desde fuera del área y se coló en el arco barcelonés. El cuadro insular pudo ampliar su ventaja al borde del descanso, si bien Perona, negado ayer ante el gol, volvió a desaprovechar una ocasión manifiesta de gol.

El Tenerife salió del vestuario con el mismo ánimo que exhibió en el primer período. De hecho, a los tres minutos de la reanudación Aridane, ayer especialmente enchufado, conectó un certero testarazo y puso la eliminatoria aún más de cara para su escuadra. Los canarios continuaron atacando, sin que el resultado que reflejaba el marcador les hiciera bajar la intensidad. No obstante, el Badalona reaccionó y se fue con descaro e irreverencia a por el Tenerife. Y su empuje pronto recibió su premio. Ceballos recogió un rechace tras un córner y batió a Sergio Aragoneses.

Al Badalona le quedaba entonces media hora por delante para marcar un solo gol y clasificarse. Conscientes de ello, apretaron los dientes y comenzaron a asediar a los anfitriones. Fueron momentos de incertidumbre y de pavor en las gradas del Heliodoro. Pero a falta de poco más de diez minutos para el final se disiparían con el 3-1. Chechu fue el que marcó pero Aridane fue el artífice de una jugada en la que exprimió las fuerzas que le quedaban para robar un balón y posteriormente asistir al gerundense. Ese fue el golpe letal para los badaloneses, que solo dispusieron de ahí al final de la contienda de una oportunidad, a cargo de Goikoetxa, cuyo remate se marchó fuera por escaso margen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine