09 de mayo de 2012
09.05.2012
Luto en el deporte tinerfeño

El médico del Tenerife cree que un desfibrilador evitaría dramas

Los doctores Valencia y Barragán abogan por un mayor uso del dispositivo de reanimación para impedir casos de muerte súbita

09.05.2012 | 04:20
Juanjo Valencia, jefe de los servicios médicos del CD Tenerife.

El fallecimiento el lunes del joven Máximo Gómez en un campo de fútbol ha reabierto el debate en torno a la prevención de la muerte súbita en el deporte. La conveniencia de que exista un desfibrilador e incluso médicos en los recintos deportivos vuelve a cobrar fuerza después de la enésima vícti ma que tiñe de negro el deporte por este motivo. Juanjo Valencia, jefe de los servicios médicos del CD Tenerife, se muestra tajante al afirmar que "en cada instalación debería haber un médico perfectamente equipado". El galeno del club blanquiazul está convencido de que de esa manera "se salvarían muchas vidas".

También el cardiólogo del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria, Antonio Barragán, defiende que "lo conveniente es que haya procedimientos de reanimación rápida" en este tipo de recintos "sobre todo porque son lugar de encuentro de muchas personas". El facultativo incluso aclara que en la actualidad se usa un dispositivo semiautomático "que incluso puede usar una persona no sanitaria hasta que lleguen los profesionales". "Lo ideal es que la población en general conociera las medidas básicas de reanimación para mantener las constantes vitales", afirma Barragán.

Además, Valencia entiende que los reconocimientos médicos que se practican a los competidores no son lo completos que deberían ser. "Hoy en día, a los jugadores de equipos regionales solo se les exige una analítica general y una simple exploración, pero para prever la cardiopatías incipientes es recomendable que se realicen ecocardiogramas y electrocardiogramas".

Al respecto, el cardiólogo señala que un reconocimiento médico con esas pruebas puede detectar algunas de las patologías que con más frecuencia provocan una muerte súbita. El facultativo indica que para los deportistas profesionales "sí que se realiza un estudio más completo" y lamenta que no todos las personas que realizan un tipo de actividad física "se someten a controles médicos previos que garanticen que pueden llevar a cabo sin riesgo".

A pesar de que las causas del fallecimiento de Máximo se conocerá con la autopsia, el cardiólogo explica que en la mayor parte de las muertes súbitas en jóvenes se descubre una patología congénita. "Es la causa más común", insiste el médico. Barragán indica que la patología más frecuente, que afecta a una de cada 500 personas se denomina miocardiopatía hipertrófica y cuyo riesgo radica que "en las fases iniciales de la enfermedad pasa desapercibida".

Otra de las dolencias congénitas vinculadas con la muerte súbita es la displasia arritmogénica del ventrículo derecho, un defecto que "favorece la aparición de arritmias y posteriores paradas cardíacas", según el médico, quien informa de que "tampoco produce síntomas ni ofrece datos en los estudios que se realizan al paciente". La tercera de las causas de fallecimientos como el de Máximo es la malformación de alguna parte del corazón, entre las que destaca el origen anómalo de la coronaria derecha, "que en momentos de ejercicio puede provocar isquemias", concluye Barragán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine