07 de mayo de 2012
07.05.2012
40 Años
40 Años
Motor

Fluence Z.E., la revolución eléctrica

Renault lanza al mercado su berlina de ´Cer0 Emisiones´ con una tecnología novedosa

07.05.2012 | 04:00
Imagen del Renault Fluence Z.E. enchufado a su WallBox.

El automóvil experimenta un cambio histórico y Renault quiere posicionarse como una marca pionera en el desarrollo de los vehículos cien por cien eléctricos. De hecho, ya posee una gama denominada Z.E. -siglas que traducidas del inglés significan Cero Emisiones-, en las que destacan los modelos Fluence Z.E. y Kangoo Z.E.
La berlina Fluence Z.E. se diferencia de su hermano con motor convencial en varios aspectos. Con 4,75 m de largo, la versión eléctrica de Fluence es 13 centímetros más larga que la térmica para poder integrar las baterías detrás de los asientos traseros. Por lo tanto, para conservar el equilibrio general de la versión original, el costado de carrocería ha sido rediseñado. Dispone asimismo de luces traseras totalmente rediseñadas -con una trama de rombos azulados incorporada- y de una calandra específica, más abierta.
La parte inferior del paragolpes trasero está dotada de un difusor negro que mejora la resistencia aerodinámica. Con este mismo propósito, las llantas específicas de Renault Fluence Z.E. han sido diseñadas para reducir las turbulencias aerodinámicas.
Pero es en su interior donde la revolución es más patente. Lo primero que sorprende al probar un vehículo eléctrico es el silencio a bordo. El motor ya no hace ruido y la insonorización del habitáculo se ha cuidado especialmente para disfrutar plenamente de este nuevo entorno. La segunda sorpresa es el modo de funcionamiento del motor eléctrico. Su potencia máxima de 70 kW (equivalente a 95 caballos) se obtiene al régimen de 3.000 r.p.m. y su par máximo alcanza 226 Nm. Este par máximo se suministra de forma instantánea y las aceleraciones son limpias, inmediatas y constantes en todo el abanico de utilización. En Fluence Z.E. también desaparecen los gases de escape.
En términos de rentabilidad, el coste de la energía de un Z.E. es entre 5 y 10 veces menos elevado, en función del país, que el de un vehículo térmico. Por ejemplo, con Fluence Z.E., el lleno que permita recorrer 185 kilómetros cuesta entre 2 y 4 euros de media, en función del precio del kilowatio, una oferta en ruptura con el presupuesto de carburante de un vehículo térmico. En el caso de un vehículo eléctrico, hay que añadir el alquiler de la batería. Para un kilometraje anual de 10.000 kilómetros, por ejemplo, el coste adicional es de 0,08 euros/km.
El proceso de carga del Fluence requiere del WallBox. Se trata un borne mural que se instala en el garaje o en el parking. La compañía eléctrica homologada se encarga de la instalación. El cable de carga estándar que se entrega con el Fluence Z.E. sirve para recargar en el domicilio o desde un borne público. Para una carga ocasional, Renault propone en opción un cable de recarga que se conecta a una toma doméstica de 220V. La firma francesa es la propietaria de la batería y el usuario debe pagar su alquiler, con un contrato a la medida de las necesidades del cliente. En el caso de una venta de segunda mano, se firma automáticamente otro contrato con el nuevo propietario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine