06 de mayo de 2012
06.05.2012
Fútbol. CD Tenerife

A tres puntos de la primera meta

El Tenerife se asegura un puesto en los cruces por el ascenso si vence esta tarde al Marino de Luanco

06.05.2012 | 21:27
Los jugadores del CD Tenerife, durante el entrenamiento de ayer.

El Tenerife se presenta al penúltimo episodio de la fase regular con una situación que habría firmado hace algunas semanas. Después de tanto ajetreo, cambios de entrenador, crisis, críticas y desatinos a mansalva, es una bendición que el cuadro ahora dirigido por Quique Medina tenga opciones de acabar segundo. Aún así, la prioridad para esta tarde (Miramar, 17:00 horas) es garantizar una plaza entre los cuatro primeros. Esto es, el objetivo de mínimos para una temporada de sobresaltos, donde el desenlace está aún por escribirse.

Las cuentas cuadran. Con sumar tres puntos en los dos partidos que faltan, al representativo le basta para jugar los cruces. Si firma un pleno, amarrará el tercer puesto. Y si amén de sumar un par de victorias, el Lugo tropieza al menos una vez, estará a tiro el subcampeonato del grupo. La jornada será de vértigo –todos los partidos empiezan a la misma hora– pero la voluntad del equipo es centrar todos sus esfuerzos en batir al Marino. Conjunto modesto, casi tiene ya resuelto el camino a la permanencia el club asturiano, que ha negado durante la semana que quiera vencer por hacer un favor a sus vecinos del Oviedo.

Siete días después de adjudicarse su primera victoria bajo la tutela de Quique Medina, el Tenerife ya tiene un espejo donde mirarse. Hoy será eficaz si empieza a parecerse al equipo sólido y con argumentos que ganó con holgura el pasado domingo. En su afán por reproducir aquellas sensaciones, el entrenador optará por alinear un once casi idéntico, solo retocado por la baja de Bravo. A tenor de los ensayos realizados en las últimas fechas, Marcos ocupará su sitio en busca de su mejor versión, pocas veces vista en lo que va de liga. La intención es marcar pronto –como ante el Oviedo– para liberar tensiones y disfrutar de una tarde plácida, lujo del que pocas veces gozó el equipo en sus partidos a domicilio.

Si el Tenerife es el grupo intenso, de buena actitud, peleón y voluntarioso de hace siete días, el triunfo no peligra. Ni siquiera por el temido estado del campo de Miramar, propenso a estropearse en cuanto caen dos gotas. Pero si los jugadores vuelven a las andadas, entonces todo cambia. En Luanco no se gana con la gorra. Y si así lo piensan en las filas insulares, hasta un equipo proveniente de Tercera puede ponerlo todo patas arriba. Incluida la esperanza de los play off, a dos semanas vista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine