12 de agosto de 2011
12.08.2011
Fútbol. CD Tenerife

Julio Álvarez ficha por el Numancia y pide perdón por su mal año

"Mentalmente estaba tocado y no pude ofrecer mi mejor nivel", reconoce el jugador

12.08.2011 | 14:57
Julio Álvarez, durante su último entrenamiento en la Isla.

Julio Álvarez firmó ayer los documentos que le desvinculan definitivamente del Tenerife y, poco tiempo más tarde, se confirmó que el Numancia será su próximo destino. El acuerdo con el conjunto soriano se remonta a días atrás, pero estaba supeditado a que cuajaran las gestiones emprendidas por Pedro Cordero para lograr la salida del hispano venezolano, segundo jugador mejor pagado de la plantilla del curso pasado. La demora en la resolución de este conflicto se debió a una petición de su representante, quien reclamaba 30.000 euros al representativo, tal y como ayer informó la opinión de tenerife.

El centrocampista confirmó este extremo. "Son detalles que en una negociación a lo mejor pasan inadvertidos y luego son importantes, porque también había que llegar a un acuerdo con la persona que hace la operación conmigo", apuntó. "Cuando fuimos a firmar el documento, nos dimos cuenta. Y no ha habido problema para que finalmente, ahora sí, se haya hecho", dijo también Álvarez, quien cree que el entendimiento entre las partes debía de haberse producido mucho antes. Así lo explicitó en Radio Marca, donde pidió "perdón" a la afición por su mal año deportivo. "Yo me metí en equipo con un rol, y la imagen que yo tenía daba mucho de qué hablar", justificó.

Además, Julio confesó que habría permanecido en la Isla si no se llega a un punto de encuentro en las negociaciones abiertas con Cordero, a quien elogió por su talante y forma de trabajar. "Si no hubiera habido acuerdo, me habría quedado. No tenía miedo a las amenazas. Eso forma parte de la vida de un futbolista y yo estaba más que preparado para quedarme en Segunda B, tan gustosamente como se lo dije al club", reveló. Por otro lado, se refirió al momento de su llegada a la institución y a los motivos que le condujeron a aceptar la opción del Tenerife. "Me parecía una gran propuesta contractual en el momento en el que yo estaba y creo que me lo merecía", indicó respecto a su suculento contrato.

El exblanquiazul quiso aclarar que su ficha anual no llega al millón de euros –cobraba más de 700.000 por temporada– y recalcó que pierde dinero con su salida. Luego, volvió al momento de su incorporación al club. "Si el Tenerife no me ofrece un contrato así, nunca habría firmado por el Tenerife. El proyecto tenía buena pinta y, cuando llegué, me di cuenta de que no era lo que se había vendido", fue otra de sus reflexiones en el momento del adiós.

El nuevo fichaje del Numancia, club al que regresa para emprender su segunda etapa como rojillo, no disimuló que estuvo "mentalmente tocado" durante este último ejercicio, el del descenso del representativo a Segunda B. "No fui capaz de estar todo el año al nivel que podía dar. Tengo una espina clavada. Yo tenía que haber estado mejor y eso me fastidia bastante del año pasado", cerró.

"Yo no estaba en las mejores condiciones y el día a día me desgastó. Parecía que estaba desmotivado, o no implicado. Yo sí que estaba implicado. Si no, no firmo. El problema es que estaba en un momento negativo y no, no he pasado un gran año", adujo Julio, que ya es historia en el Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente