18 de julio de 2010
18.07.2010
40 Años
40 Años
Mundial de Sudáfrica 2010

La Copa también es de Jonathan

El hermano de Pedrito relata su emoción en la gran final, las lágrimas de su madre y "la fiesta más grande" que hayan vivido jamás

14.07.2010 | 15:02
Pedrito vuelve a casa ya como campeón

Fue Pep Guardiola el que más confió en el talento indiscutible de Pedrito pero antes también lo hizo su hermano mayor. Fue él quien, deslumbrado ante las condiciones del pequeño, le llevó a San Isidro e insistió para que le probaran en el Raqui. Fue él quien, inasequible al desaliento, le dio ánimos y fuerzas para que no dejara el Barça en los momentos más difíciles. Y fue él también el que, el domingo y en Johanesburgo, vio "un sueño hacerse realidad". "Lo que nos está pasando es precioso", dice.

Todavía desbordado por la felicidad y la euforia del momento, explica Jonathan que el domingo fue inolvidable. "Y más todavía el instante del gol genial de Iniesta y justo el final de la final", cuenta desde Madrid, adonde llegaron ayer en medio de "una fiesta brutal". "Pero lo que no se me olvidará nunca es cuando Pedro nos encontró en el sitio del estadio donde estábamos, en la segunda gradería; era una muy buena ubicación, la verdad", dice.

Tensión

Jonathan vio entonces cómo su madre no podía contener la emoción. "Se le saltaron las lágrimas; para ella y para la novia fueron los primeros besos", revela Joni, quien promete no olvidar jamás el momento que vio a su hermano trepar hasta las butacas que ocupaban en el Soccer City y comprobar que "se le iluminó la cara al reencontrarse con la familia". "Vivimos el partido con mucha tensión, con muchos nervios... pero al final todo el sufrimiento valió la pena", añade.

El hermano de Pedri, que así le llaman sus amigos, apunta que pocas veces había visto tan feliz a su padre, también presente en el estadio. Atrás quedaban entonces los momentos difíciles de la partida del pequeño de la casa hasta la Ciudad Condal, los desvelos de sus días sin jugar, la incertidumbre por la desaparición del Barça C y luego, cómo no, la felicidad indescriptible del debut, del primer gol, de los títulos, del protagonismo creciente y de la gloria mundial que viene ahora.

Dice Jonathan que "todo ha sido precioso" desde el día que arribaron a Ciudad del Cabo. "No podíamos imaginar que el seleccionador le hiciera titular en la semifinal; nos lo dijo Pedro sólo unas horas antes", afirma. E idéntico procedimiento confirma que se produjo el domingo. "Nos enteramos también poco tiempo antes de comenzada la final, aunque ahí sí que teníamos más esperanzas", añade.

Confirmada su presencia en el once, percibieron enseguida que "era algo muy grande" que estuviera el de Abades entre los elegidos para la gloria. "Verle con la copa con la que siempre soñó es lo más grande", repite el hermano mayor de los Rodríguez Ledesma, felicísimo de saberse testigo "de algo histórico para todo el país". E histórico más aún para ellos, eufóricos porque el momento lo requiere. Y eufóricos también porque la Copa también es suya. De Pedro, sí, y también de Jonathan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine