17 de junio de 2009
17.06.2009
CD tenerife

"Si jugaras en el cielo..."

Carlos fue el primer peregrino que agradeció a la Virgen de Candelaria el ascenso del Tenerife

16.06.2009 | 01:31
Carlos El Gomerito, posa orgulloso con su bufanda del Tenerife en la Basílica de Candelaria.

Carlos El Gomerito fue el primer peregrino que llegó ayer a Candelaria para darle gracias a la patrona regional por el ascenso de su equipo. En su cara se reflejaba el cansancio acumulado de un fin semana inolvidable, el tercero que vive así en sus 30 años de vida. Las dos horas de caminata que le llevaron desde Santa María del Mar, por la carretera vieja, hasta la Basílica de Candelaria, no le restaron ni un ápice de la alegría que llevaba dentro. "El Tenerife, mi hijo y la Virgen de Candelaria son mi devoción".

Carlos lleva los 30 años de su vida grabados en su cuerpo. La imagen de su madre, fallecida cuando aún era un niño, la de su padre, el nombre de su hijo, Giovanni; el de su pareja, Lidia; y la Virgen de Candelaria, que luce con orgullo en su brazo derecho. "El siguiente será el escudo del Tenerife en la espalda" cuenta orgulloso de un tatuaje que adornará con un lema que dice: "Si jugaras en el cielo moriría por verte".

Chicharrero de corazón, Carlos no ha tenido una vida nada fácil. Su madre murió cuando apenas era un niño y su padre no se pudo hacer cargo de él por lo que acabó en un reformatorio sin haber hecho nada para merecerlo. Allí se hizo adulto antes que hombre y empezó a cultivar un sentimiento hacia los colores de un CD Tenerife "que me ha dado las mayores alegrías de mi vida".

Y es que El Gomerito ya ha vivido tres ascensos. "Y el de Almendralejo lo tengo presente porque mi abuelo siempre me contaba anécdotas de aquella época". Repasando esas fechas clave en su vida "junto a la del día del nacimiento de mi hijo", Carlos no se olvida de la noche en que el Tenerife de Rommel Fernández culminó su extraordinaria proeza en Sevilla. "Hace poco que volví a ver aquel partido y lo que más me llamó la atención, además de la alegría tremenda del final, fue la cantidad de patadas y puñetazos y de todo que nos dieron y que Ramos Marco permitió", dice Carlos, que no para de hablar.

"Para mí el equipo que tenía Rafa Benítez era superior al de Joanet y al actual de José Luis Oltra, pero ese año la Segunda División era de Primera, con el Betis, el Sevilla, el Atlético de Madrid...", recuerda un Gomerito al que le brilla la mirada cuando recuerda el primer viaje que hizo para seguir al Tenerife. "Fue a Mallorca con mi abuelo. Nos dijeron que el Luis Sitjar era una estadio impresionante y lo era... pero porque se estaba cayendo a cachos".

Desempleado desde hace varios meses, Carlos le pidió a la Virgen Morena encontrar un trabajo que le ayude a costearse el abono para la próxima temporada. "Este año no he podido ir muchas veces al estadio porque no me lo podía permitir", reconoce con humildad antes de señalar a Oltra como "el timón de este club", a Nino como "un goleador a la altura de Rommel o Pizzi" y a Cristo y Sicilia como "dos canarios ejemplares".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente