14 de octubre de 2018
14.10.2018

Cristina Temes busca belleza en la oscuridad

La artista regresa a la creación artística con la exposición 'Mundo subterráneo', en Espacio Bronzo

13.10.2018 | 23:01
Cristina Temes busca belleza en la oscuridad

La artista tinerfeña Cristina Temes regresa a una sala de exposiciones con obra de gran y mediano formato tras nueve años de paréntesis. La vida se fue enredando, se llenó de tareas imprescindibles, y a ello se sumó la vocación de la autora por ir ligera de equipaje. "No me gusta tener obra almacenada, me frustra mucho", asegura. Por eso no había dedicado tiempo a crear piezas como las que la caracterizan, de gran tamaño y con materiales a un tiempo simples y singulares, los que salen de la vida cotidiana para entrar a formar parte de un discurso y una propuesta artística.

Sin embargo, en esos nueve años, el impulso creativo de Temes no se detuvo. Marcada por ese deseo de no almacenar, la autora creó incontables obras efímeras, que iba dejando regadas por la ciudad donde vive, muchas de ellas, dispersas en la ruta que seguía con su hija hacia el colegio, las soltaba en la calle y ahí las dejaba hasta que se destruyeran. Por supuesto, nunca abandonó el dibujo.

Las obras que forman parte de Mundo subterráneo, que se puede visitar en Espacio Bronzo de La Laguna hasta el próximo viernes 19, nacen del momento en que la autora sintió un impulso para volver con obra a una sala. Todo empezó con una visita a la sala-tienda lagunera para visitar una muestra de Pilar Cotter con su joyería contemporánea, una de las líneas que Bronzo trabaja al concebir las joyas como esculturas de formato mínimo.

Cuando acabó el recorrido por la sala, "al oír hablar a Pilar de su obra, me acordé de por qué me dedico a esto, me decidí a hacer cosas, tenía tiempo; dos o tres semanas después me llegó un correo de Bronzo con la invitación a exponer en la sala en un año; surgieron las casualidades en las que dices esto es una señal". Así fue, en 2017, el equipo de escultores que programa Espacio Bronzo propuso a la autora participar en el catálogo de su sexta temporada, que arranca con la obra de Temes.

Durante un año, "de septiembre a septiembre", creó una obra concebida para la sala del número 19 de la calle Núñez de la Peña. "Sabía dónde iba a colocar cada pieza", explica, y por eso Espacio Bronzo actúa como una especie de refugio, un laberinto subterráneo de piezas conectadas entre ellas, de manera que casi forman una única instalación. "Las obras son muy grandes y la sala es pequeña. Entonces, la idea era que toda la sala se convirtiera en ese mundo subterráneo. Crear un mundo. Los dibujos son muy matéricos, hechos con materiales naturales, son casi grabados", describe. Por eso, las piezas colocadas en las paredes no están enmarcadas e, incluso, el dibujo sobresale más allá de una especie de marco imaginario y se lanza a recorrer la pared.

La exposición está constituida por cuatro piezas de gran formato, en las que la tela se convierte en el material protagonista, y varios dibujos, collages y pequeñas piezas. El uso de tela no es del todo casual -lo ha hecho otras veces-, pero tampoco es una elección que vertebre la propuesta artística. Explica que, "en este caso, ha sido porque era lo que me rodeaba en el momento en el que estaba trabajando. Igual, si hubiera estado trabajando en medio de un bosque, hubiera trabajado con tierra, pinocha? siempre he utilizado telas en obras anteriores, aunque no tanto como ahora. Es lo que tenía alrededor, ese mismo intento de no almacenar me lleva a buscar expresarme casi con cualquier material. Es como un músico, que puede expresarse muy bien solo con una guitarra. Si puedo expresar una idea o concepto con algo que tengo a mano, voy a intentarlo con eso".

El título Mundo subterráneo hace referencia a ese adentrarse en las profundidades de lo oscuro que es una inclinación constante en la obra de la artista. Desde siempre, en su trabajo hay piezas que contrastan por su efecto inquietante mientras, a un tiempo, producen una experiencia estética agradable.

"Históricamente, en mi trabajo hay piezas así, que provocan inquietud, son un poco oscuras o góticas. Es como buscar la belleza en la oscuridad", afirma la artista. El color negro ha sido constante en su obra, acompañado por el rojo, "no mucho más". Solo cuando nació su hija amplió su paleta hacia tonos fluorescentes. "Es como si fuera la parte espiritual que yo podría tener, como un acto de fe", comenta sin afán de explicarse. "No puedo teorizarlo. Lo expreso", dice cuando se le pregunta por esa inclinación tan suya a explorar el mundo de la oscuridad: "Cuando te metes en un proceso creativo, te estás explorando a ti misma, tienes un montón de ideas y de conceptos que tienes en la cabeza. La plástica es la forma que tengo de sacar esas imágenes que tengo dentro. No soy muy teórica. Soy más espiritual, por decirlo así, más intuitiva?". Estos y otros detalles podrá conocer el público de la mano directa de la autora en la visita guiada que está programada para el martes, a las 18:00 horas.

Así, a dos semanas de la clausura de la muestra, Espacio Bronzo ofrece al público la oportunidad de esta exploración por el mundo subterráneo de una autora que escogió la escultura como la mejor fórmula para trabajar con los volúmenes, una forma de expresión tan cercana a la arquitectura que tanto ama.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Globos de Oro 2019

Globos de Oro 2019

Conoce los nominados a los globos de Oro, las imágenes de la alfombra roja en directo y novedades de la gala