11 de septiembre de 2018
11.09.2018
Entrevista | Agoney Hernández Morales

Agoney ya vuela solo

El concursante tinerfeño de la última edición de 'Operación Triunfo' habla de su increíble año mientras asiste al éxito de su primer trabajo en solitario

11.09.2018 | 00:16

"Realmente, la vida empieza después de OT", confiesa Agoney, el concursante tinerfeño del exitoso programa de televisión que acaba de publicar su primer trabajo en solitario, Quizás, producido por Bruno Valverde. Con una nueva edición del fenómeno Operación Triunfo a las puertas -la Academia vuelve a abrir sus puertas el 17 de septiembre en La 1 de TVE- y aprovechando el lanzamiento de su single, el joven de Adeje repasa este último año en el que se ha enfrentado incluso a acusasiones de plagio por su videoclip "de un artista que", dice Agoney, "no tengo ni idea de quién es".

Pero la historia del sexto clasificado del concurso comenzó hace muchos años, cuando con tan solo 6 años, comenzó a tocar la trompeta en una banda de música y posteriormente continuó estudiando bachillerato en Artes Escénicas. Poco antes de entrar en el programa de Gestmusic , Agoney se dedicaba a amenizar las tardes y las noches de los huéspedes de un hotel del sur de Tenerife.

¿En sus cálculos entraba la posibilidad de encontrar una plataforma que le permitiese dar un salto profesional a su faceta artística?

"Nunca de manera tan repentina. Es lo que más me sorprendió de todo esto", cuenta Agoney. "Entramos a la Academia siendo personas anónimas y de repente sales a la calle y la gente te conoce. Pero sí es verdad que desde muy pequeño empecé a estudiar música y tenía muy claro cuál era mi objetivo, y fui a por él".

En 2017 se presentó al casting de Operación Triunfo, programa de televisión que volvía sin demasiadas expectativas tras años sin emisión. Agoney fue escogido como uno de los 16 participantes del talent show con la fortuna de que el espacio se convierte, de nuevo, un un pelotazo con millones de seguidores ante las pantallas y, sobre todo, millones más pegados a sus dispositivos -móviles, tablets...- convirtiendo en virales cada canción, cada gesto y cada beso de los concursantes, quienes reunían además un perfil bastante profesional alejado de los anteriores participantes de OT, que acabaron en algunos casos convertidos en carne de cañón de los espacios de corazón.

Agoney sería expulsado en la gala 12, en un duelo reñido que terminó con el porcentaje más ajustado de toda la edición frente a su compañera Ana Guerra que obtendría el 50,3% de los dos millones de votos.

¿Es real la química que parece existir entre los y las integrantes de su edición de OT? Se lo pregunto porque tan buen rollo puede resultar a veces impostado.

"Estar en un encierro durante tres meses, sin información del mundo, y trabajando 24 horas del día en algo que te gusta hace que conectes con las personas que compartes esa experiencia única e irrepetible. Es algo inexplicable", confiesa este joven de 22 años, que no puede ocultar su alegría ante el nuevo salto que da en su carrera con la publicación de su sencillo Quizás.

"Estoy muy satisfecho. Si no me hubiera gustado no me hubiese permitido publicar Quizás como mi primer single. Fue un tema que desde que lo escuché? dije "es para mí", cuenta.

Unas horas después de su publicación, el trabajo del tinerfeño superó las 250.000 reproducciones y se colocó como número 1 en iTunes.

"Como decía antes, realmente la vida empieza después de Operación Triunfo", dice al respecto. "Es ahora cuando salimos de la burbuja y tenemos que enfrentarnos al mundo laboral sin estar tan protegidos".

Esa exposición sin la protección de la Academia la ha vivido en sus propias carnes con comentarios crueles hacia el artista y su condición sexual. "Si es cierto que en un principio me sentía impotente ante noticias falsas. Ahora me hace gracia. Estos días me acusaban de plagiar un artista que no tengo ni idea de quién es. Voy aprendiendo a relativizar las cosa", asegura sobre los fakes y las redes.

La naturalidad con la cual ha mostrado a media España su condición sexual también surge en otro momento de la entrevista.

¿Antes de entrar a OT vivía con tanta normalidad su sexualidad?

"No", dice rotundo. "Todo cambió un día en plato. Vi a un chico con una camiseta con mi cara y pensé: hay una persona que me admira y puede tomarme como referente. No podía permitir que ese chico tomase como referente a una persona con miedo e inseguridades. Entonces recordé las palabras de alguien que una vez me dijo 'se libre y haz siempre lo que te de la gana' y eso he hecho. Mas alla? de la condición sexual, poco a poco me he ido despojando de esas inseguridades y miedos. Se podría decir que cada día soy un poquito más libre".

Y lo demostró besando a otro de los alumnos de la Academia, Raoul, gesto que también generó críticas en las redes -286.000 seguidores sólo en Instagram; 131.000 en twiter...-.

"Hoy en día la información es mucho mas rápida gracias a las redes sociales. Cualquier cosa que hagas por pequeña que sea, es analizada con lupa. Para bien o para mal, las redes han hecho que la gente nos pueda conocer de otra manera", dice al respecto.

Al final OT no deja de ser un programa de tele donde se trata de formar musicalmente a sus concursantes. ¿Ha aprendido algo?

"Mucho. Operación Triunfo es el máster de mi vida", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook