12 de marzo de 2018
12.03.2018

Filmoteca proyecta 'El extraño caso del Dr. Jekyll'

La película, nominada en 1941 al Oscar a la Mejor Fotografía, se proyecta este jueves en Tenerife

12.03.2018 | 11:29
Una escena del clásico.

Filmoteca Canaria continúa esta semana en Gran Canaria y Tenerife con el ciclo El negro es un color, dedicado a los grandes maestros de la fotografía en blanco y negro. En esta ocasión el público tendrá la oportunidad de ver la película El extraño caso del Dr. Jekyll,dirigida en 1941 por Víctor Fleming, con Joseph Ruttenberg como director de fotografía, cuya destreza fue reconocida con varios Premios Oscar, y diferentes nominaciones al mismo galardón, entre ellas por su trabajo en este film. Las sesiones serán este martes 13, en el Teatro Guiniguada, en Las Palmas de Gran Canaria, y el jueves 15, en Multicines Tenerife, ambas a las 20:30 horas.

Joseph Ruttenberg (1889-1983) destacó por su pericia en la fotografía en blanco y negro haciéndola parecer casi tridimensional. También trabajó para la mejora del sonido en las películas y junto a George Eastman, en el revelado de las películas en color. Para los viejos ejecutivos de los estudios, actores y directores, era un director de fotografía cuyo dominio técnico iba emparejado con una visión artística que en, Joseph enriquecía las películas de los directores más preocupados por el drama y la interpretación que con el estilo visual. Cuando trabajó con directores a los que les importaba la luz y la composición, las películas a menudo eran nominadas a los premios de la Academia. Ruttenberg consiguió diez nominaciones y ganó el Oscar cuatro veces. Trabajó en 110 películas entre 1917 y 1968.

El trabajo de cámara de Ruttenberg era característico por tres razones. Primero, el componía la imagen sobre dos planos. El primer punto de interés, uno o más actores, aparecerían en el punto principal, iluminado y brillante y el fondo sería más suave y ligeramente desenfocado, por lo que los actores se proyectaban casi fuera de la pantalla adquiriendo un peso casi tridimensional. Consideraba la profundidad de campo, una técnica usada por Gregg Toland para William Wyler y Orson Welles, un error que perdía una oportunidad para dirigir el ojo del espectador

La segunda razón era su iluminación. Mientras muchos directores de fotografía delegan la iluminación a sus asistentes, Ruttenberg pensaba que ésta era primordial en el cine. Con la luz podía moldear y cambiar lo que estaba frente a la cámara. A menudo desafiaba las reglas del oficio para manejar las luces él mismo. Y no fue hasta que se mudó a Hollywood que usó un fotómetro. Katherine Hepburn al igual que muchas otras actrices, querían a Ruttenberg como director de fotografía en sus películas porque su iluminación les favorecía.

La tercera razón que diferenciaba el trabajo de Ruttenberg es que, por iniciativa propia, intentaba filmar secuencias enteras en una sola toma. Construyó travellings, grúas y mecanismos para hacer tiros de cámara de más de 30 segundos. Algunos de sus encuadres o tiros desafían la comprensión.

El extraño caso del Dr. Jekyll

Con el título original de Dr. Jekyll y Mr. Hyde, la película trata sobre un prestigioso científico que vive obsesionado con la idea de encontrar una fórmula que le permita aislar los impulsos malignos del ser humano. Cuando lo consigue, decide experimentar consigo mismo y se bebe la poción que ha inventado. A partir de ese momento, se convierte en un monstruo de maldad que deambula por las calles durante la noche cometiendo todo tipo de fechorías.

Joseph Ruttenberg ganó cuatro Oscar a la mejor fotografía por The Great Waltz (1938), Mrs. Miniver (1942), Somebody Up There Likes Me (1956) y Gigi (1958) y un Globo de Oro por Brigadoon (1954). Estuvo nominado a este mismo galardón en otras seis ocasiones, entre ellas por Dr. Jekyll and Mr. Hyde (1941) y Gaslight (1944).

El ciclo El negro también es un color, que comenzó la semana pasada con Rebecca, de Hitchcok, ha programado para las siguientes sesiones las películas Laura, de Otto Preminger; Luz que agoniza, de George Cukor (cuya fotografía también dirigió Ruttenberg); y La heredera, de William Wyler.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine