04 de marzo de 2018
04.03.2018

'Ya no quedan junglas adonde regresar', de Carlos Augusto Casas, premio Novelpol

La asociación anuncia en Festival Atlántico de Género Negro Tenerife Noir el fallo de un galardón que se entregará en la Semana Negra de Gijón

04.03.2018 | 01:19

La Asociación de Amigos de la Literatura Policiaca Novelpol anunció ayer por la mañana en Tenerife Noir el fallo de su premio Novelpol 2018, que ha recaído en la novela de Carlos Augusto Casas Ya no quedan junglas adonde regresar (MAR editora, 2017), según el resultado de la votación de los miembros de la asociación respecto a la mejor novela negra publicada en 2017.

La novela de Augusto aspiraba al premio junto a otras cinco finalistas: Conduce rápido, de Diego Ameixeiras; Taxi, de Carlos Zanón; El peor de los tiempos, de Alexis Ravelo; Sucios y malvados, de Juanjo Braulio, y La mala hierba, de Agustín Martínez. Estas tres últimas obras han sido seleccionadas también por el Festival Atlántico de Género Negro Tenerife Noir, junto a Ya no quedan junglas adonde regresar, como aspirantes al premio Ciudad de Santa Cruz que concede el encuentro noir tinerfeño.

"Una pasada lo del Novelpol? Solo hay que ver la lista de escritores que han ganado y los finalistas que había este año? Es una pasada que con mi primera novela haya ganado el premio ante estos finalistas, a los que admiro y a los que hasta hace un año veía inalcanzables", aseguró ayer el escritor y periodista madrileño al conocer la noticia.

Augusto dijo tener "una relación maravillosa con Tenerife", al referirse a que también en el marco de Tenerife Noir su obra recibió en 2017 el premio VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra. "Es maravilloso lo que está ocurriendo con la novela, llevo un año que no me lo puedo creer. Esto demuestra que funciona y está gustando", dijo el autor, quien informó que "ante las presiones", está ahora escribiendo su segunda novela.

El autor recogerá el Novelpol en julio, durante la celebración de la decana de los festivales negrocriminales españoles: la Semana Negra de Gijón. Ya no quedan junglas adonde regresar ha recibido también el Premio Morella Trufa Negra 2018 y es candidata además al Premio Silverio Cañada que concede el festival gijonés.

El escritor y periodista madrileño ha conseguido este reconocimiento para "una novela de personajes". A esa fuerza, Augusto une el ritmo como factores de este éxito, "y, sobre todo, el romper clichés del género, porque el protagonista, Gentleman, es un viejo de 72 años que no es detective". Ya no quedan junglas adonde regresar es una historia de personajes solitarios. "La soledad y la se le echan encima a Gentleman en un acto de venganza que lo hace evolucionar hacia lo que quería ser o a algo que llevaba dentro", dice su creador.

Carlos Augusto Casas presenta su primer apellido portugués, que en nuestro país es causa de las más variadas confusiones. Después de escribir Ya no quedan junglas adonde regresar ha podido identificar la importancia que ha tenido su experiencia como periodista de investigación en reportajes sobre prostitución, bajos fondos, venta de drogas? para conocer una realidad social en la que el público no puede profundizar a través de los medios porque "condensas una realidad en un minuto de televisión y es algo que para el espectador se evapora".

"Es una ficción"

En cualquier caso, "no tengo vocación" de hacer una obra periodística. "Es una ficción, que cuenta con elementos que conozco para darle visos de verosimilitud", explica. Su manera de abordar el mundo de la prostitución en el centro de Madrid está inspirada por la intención de crítica social que nutre al género negro. Carlos Augusto Casas escribe de noche, cuando sus hijos duermen, pero no se sienta a escribir hasta que tiene la historia estructurada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine