05 de febrero de 2018
05.02.2018

La alfombra roja de las mujeres

Con pantalones y zapatos planos, de negro en señal de protesta o derrochando belleza para gritar su libertad: ellas fueron las protagonistas de la noche del cine español

04.02.2018 | 23:50
La alfombra roja de las mujeres

La mujer fue la protagonista en la alfombra roja de la 32ª edición de los premios Goya, que se celebró el sábado por la noche en Madrid. Pero no solo por las alusiones a las diferencias salariales o de trato dentro de la industria del cine en los discursos, o porque dos directoras estuvieran nominadas este año o casi todas estuvieran protagonizadas por mujeres; sino porque todas las mujeres que pasearon ayer por la alfombra roja gritaron a su manera que su papel secundario en el cine y en la sociedad está pasado de moda. Y nunca mejor dicho. Porque además de decirlo con palabras, lo hicieron con su vestimenta. Algunas con un traje de pantalón azul de terciopelo y con zapatos planos, como la actriz y directora Leticia Dolera para demostrar que "no hace falta ir de tacones para ir guapa", aseguró. O la modelo y actriz Alba Galocha, que escogió un conjunto negro de pantalón recto y top con volante de Prada. Muchas lo hicieron vistiendo de negro, siguiendo los pasos de las actrices de Hollywood, como Elena Furiase, con un crop top de pedrería de escote asimétrico y una falda de corte semisirena, de Benjamin Friman; o Nathalie Poza, protagonista de No sé decir adiós, con un diseño lleno de carácter, realizado en seda y con un bordado abstracto de lúrex y plumas de corte semisirena, firmado por Ana Locking. También la directora Isabel Coixet, premiada por La Librería, escogió un vestido negro con escote asimétrico, capa y mariposas blancas en 3D, realizado por la diseñadora asturiana María Lafuente. O la actriz Cristina Castaño, con un vestido de manga larga de tul, bordados de flores de pedrería y terciopelo negro, de corte sirena con cola, de Vicky Martín Berrocal; Anna Castillo, con un diseño ajustado de manga larga y escote vertiginoso de Alfredo Villalba; y Dafne Fernández, con un vestido sin mangas y con cristales bordados firmado por Pronovias.

Pero, no solo yendo de negro reivindicativo o de pantalón las mujeres lanzaron su "basta ya", o su "+ mujeres"; también lo hicieron con grandes escotes, grandes colas y muchos brillos. "Los Goya son para mostrar nuestro glamour, nuestra elegancia, nuestro carácter femenino, que también es uno de nuestros poderes", aseguró Juana Acosta, luciendo un espectacular vestido de plumetti azul marino de Pedro del Hierro. Esta firma también fue la elegida por otra de las más acertadas de la noche, Blanca Cuesta, una de las protagonistas del fenómeno La Llamada. Su compañera de reparto, Macarena García, brilló gracias a un diseño de tul de seda nude bordado con flores multicolor de Dsquared2. Entre las favoritas, como siempre, se coló Penélope Cruz, con un ajustado vestido blanco de corte sirena, manga larga, abertura lateral, bordados y cadenas por toda el pecho y la espalda diseñado por Atelier Versace, dejando un aperitivo de lo que será verla como Donatella en la serie. También destacó Irene Escolar, con un precioso diseño frambuesa con aberturas y escote pico de Santos Costura; Hiba Abouk, con un vestido de inspiración griega en tono granate de Azzedine Alaïa; Macarena Gómez, con un diseño en terciopelo verde y plumas de Teresa Helbig; Marta Etura, con un vestido de tul nude lleno de lentejuelas doradas de tirante fino de Elisabetta Franchi; Mariam Hernández, con un vestido-capa de Alicia Rueda; y Sandra Escacena, protagonista de Verónica, con un palabra de honor bordado de flores multicolor de Dolores Promesas.

El granate y el azul fueron los protagonistas en los estilismos masculinos, como en el caso de los dos presentadores, Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla; Paco León o Unax Ugalde. Entre los más originales, Leiva, con un traje ajustado firmado por La Condesa; Javier Ambrossi y Javier Calvo, vestidos con trajes llenos de color de Gucci; Eduardo Casanova, con un traje de chaleco negro y con lentejuelas de Palomo Spain; y Brays Efe, con un traje patchwork de Outsider Division.

Además de la multitud de periodistas y relaciones públicas que decidieron vestir trajes intervenidos por el artista Ernesto Artillo, que ya se vieron en los premios Feroz, y que dejaron una estampa para el recuerdo; hubo momentos inolvidables como el discurso de Carla Simón sobre el VIH al llevarse el Goya a la mejor dirección novel por Verano 1993; la salida de Javier Bardem de la zona de entrevistas para abrazar a Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida; o el posado de los políticos Garzón, Pedro Sánchez, Pablo Echenique y Albert Rivera, mostrando una unión a la que nos tienen poco acostumbrados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine