24 de enero de 2012
24.01.2012

Muere el transformista canario Paco España

El artista isleño revolucionó el mundo del cabaret en la época del franquismo con sus imitaciones de la cantante Lola Flores

24.01.2012 | 13:27
Paco Plaza, transformado para uno de sus espectáculos.

El mundo del espectáculo y del transformismo perdió ayer a uno de sus pioneros y a uno de los artistas más populares y queridos de su género, Paco España. El grancanario, nacido en La Isleta y que revolucionó el mundo del cabaret a finales del franquismo vistiéndose de mujer e imitando a la cantante Lola Flores y a otras tonadilleras de la época en una sociedad pacata y sin libertades, será incinerado hoy a las dos de la tarde en el tanatorio de San Miguel de la capital grancanaria.

El artista, que hasta hace un par de meses continuaba haciendo reír y disfrutar al público con sus chistes y canciones en un local del sur de Gran Canaria, falleció ayer tras una enfermedad a los 66 años de edad.

Francisco Morera García, como en realidad se llamaba el artista, deja dos hijos y dos nietos. Ayer, numerosas personas se acercaron al tanatorio para decir el último adiós al artista, muy querido entre sus vecinos y profesionales del mundo del espectáculo.

Pedro Daktari, compañero de profesión, calificó ayer a Paco España como "un maestro del transformismo" que, además, era una "maravillosa persona". "Para mí, era un hermano. Lo conozco de toda la vida, desde niño porque ambos somos de La Isleta. De aquí se llevó a mucha gente para que actuara en su ballet cuando estaba en Barcelona y en Madrid; nadie puede decir nada malo".

Datkari señaló que de él aprendió todo del oficio. "No sólo sabía manejar el abanico y mover la bata de cola sino que sabía estar sobre un escenario. Respetaba al público y se lo llevaba al bolsillo porque estaba al tanto de todos los chismes y cotilleos de los artistas como si fuera ahora Sálvame".

Paco España se hizo famoso nada más saltar a Barcelona desde Gran Canaria a finales de los 70 con su atrevimiento y descaro sobre el escenario porque , como dijo en una ocasión en una entrevista "esto se le hacia chico". El dictador Franco había fallecido ya y el régimen daba sus últimos coletazos en una España que se abría a las libertades individuales y públicas, tras décadas de persecución social y penal a todas aquellas personas que manifestaban abiertamente su homosexualidad.

De Barcelona saltó a Madrid, donde continuó con las galas, el éxito –hizo varias películas– y el reconocimiento entre las artistas de la época. "En el mundo del transformismo ha sido una persona muy respetada. Lola Flores le tenía un gran respeto. Lolita se ha llevado un gran disgusto", indicaba ayer la tonadillera Charo Reina.

La cantante y actriz, Charo Reina, reconocía el valor de Paco España de subirse al escenario y vestirse de mujer en una época en que era my arriesgado. "Ha sido un luchador en una época muy complicada, donde se perseguía y se juzgaba a la gente por su condición sexual. Además, ha sido uno de los grandes defensores de la copla, cuando nadie daba un duro por ella".

Las salas de los cabarets y los clubes vieron nacer a este artista canario, pero su fama no se quedó en los locales de copas. Paco España, cuya biografía está aún por hacer, rodó varias películas. Entre ellas, Un hombre llamado Flor de Otoño, de Pedro Olea (1978) y Gay Club, de Ramón Fernández (1980).

La fama del transformista llegó también a los escenarios teatrales. Durante dos años estuvo en la cartelera de Madrid con la obra Pecado Mortal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook