13 de febrero de 2011
13.02.2011

La voz grave de Helder Moutinho llena de emociones el Auditorio

El cantante portugués de fado presenta su último disco esta noche a las 21:00 horas

13.02.2011 | 02:09
El cantante de fado Helder Moutinho.

El fadista Helder Moutinho, máximo representante de la nueva generación de artistas portugueses del género, presentará en el Auditorio de Tenerife Que fado e éste que trago?, su último disco, en el que se revela como un singular y completo fadista, dotado de una extraordinaria voz y con una gran capacidad para plasmar en su música nostalgias y emociones.
El concierto tendrá lugar esta noche, a las 21:00 horas, en la Sala de Cámara del Auditorio de Tenerife Adán Martín. De familia con tradición fadista, Moutinho ha saltado desde las casas de fado a los teatros y auditorios de todo el mundo, en los que presenta un repertorio inmejorable y una puesta en escena única.
Hay voces que pasan y otras que permanecen, que nos empujan al interior de las canciones y sus letras, que nos dejan en suspense y nos roban la respiración a la espera de cada verso que se sucede. La voz de Helder Moutinho pertenece a este último grupo, una voz poderosa y discreta, grave y sin devaneos. Su fado es de raíz tradicional. Nacido y crecido en el seno de una familia de fadistas, conocedor pleno del arte que representa, ha experimentado igualmente en las áreas de la composición y la ejecución.
A raíz de la edición de este último disco, Antonio Pires comparaba en Time of Lisboa la entrega y la postura vocal de Helder Moutinho a la de los crooners de la estirpe de los norteamericanos Bing Crosby, Frank Sinatra o Johnny Hartman. Y, en efecto, hay un raro clasicismo en Helder, propio de quien que se crió con el fado y nunca fue detrás de modas, de quien supo siempre respetar su arte de la forma más generosa posible: mirando hacia atrás y no olvidando pasado, pero permitiéndose también sugerirle un futuro.
Nacido en Lisboa en 1969, Helder Moutinho proviene de una familia que ha estado vinculada al fado desde siempre y, tanto él como sus hermanos, se han convertido en la nueva gran saga del fado en Portugal. Comenzó a cantar para los amigos sin más ambición, pero en 1994 fue invitado a formar parte de la agrupación de fados Barrio Alto de Lisboa. Ese mismo año participa en el proyecto Fados da Mae d´Água, organizado por la Cámara Municipal de Lisboa con motivo de la celebración de Lisboa como Capital Europea de la Cultura. Su primer trabajo, Sete Fados e alguns Cantos, obtuvo ya una buena crítica del público y la prensa en Portugal, lo que le llevó a la feria Strictly Mundial (Feria Internacional de World Music), donde fue uno de los artistas destacados. En 2005 editó su segundo disco, Luz de Lisboa, en el que se incluyen fados tradicionales y temas de composición propia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook