16 de julio de 2010
16.07.2010
Adiós a Agustín García Carló

El tinerfeño que tocó el 'Mamy Blue'

El mundo del jazz en Canarias llora la muerte del excepcional bajista Agustín García Carló

16.07.2010 | 18:34
1973-Agustín tocando la guitarra con Los Pop Tops en el Club A-Go-Go

MURIO AGUSTÍN "EL LOCO"

Dicho esto en el mejor de los sentidos. Agustín ni era un loco ni lo estaba, solo aguantó un mote que, supongo, algún amigo le pondría en su momento, allá por los sesenta. Agustín fue siempre un destacado en cualquier actividad que abordara. Si una persona se iba por encima del nivel, en cualquier aspecto de la vida, siempre se le ha tachado de loco. Agustín ante todo fue músico, lo fue toda su vida. Uno de los músicos más sobresalientes de las islas. Con una memoria, habilidad y sentimiento excepcionales. La primera vez que lo vi fue en el Guimerá, en noviembre del 68, cuando casi todos los que tocábamos rock and roll tuvimos que sacar el "carnet de artistas" o de Circo y Variedades. Su grupo era Makenoises Group, allí estaban: Nino, Elías "El Negro", Manolo "El Diablo" y el propio Agustín. Tocaban "I´m happy just to dance with you, de Los Beatles y sus pintas eran un tanto fuera de lo normal. Si, eran un poco "locos" para la época, pero aprobaron ante aquel tribunal extrañado y franquista. Luego colaboró con Los Buitres de su amigo Domingo "El Kaka", y, más tarde, tocó con Los Types. En el conjunto coincidió con Paquito Glez y José Manuel Yánes que también se han ido.

Su instrumento siempre fue el bajo pero tocaba muy bien la guitarra y se incursionó con ella en algún que otro momento. Los instrumentos de cuerda le fascinaban, llegando a ser un excelente luthier. Algo que siempre sorprendió de Agustín, siendo un comentario de asombro en boca de todos, fue aquello de que aprendió a tocar el saxo en un mes. Su inteligencia musical y su retentiva eran tales que, requiriendo el conjunto Los Sombras un saxofonista para su época soul, no se lo pensó dos veces y se puso manos a la obra; se fue a Arafo, de donde procede su familia, y sí, han leído bien, en un mes ya tocaba con ellos. Era sensacional. Luego su maestría le llevo a tocar con todos y de todo; un paso fugaz por Los Sobrinos de la Tía Tula en Las Palmas, hizo de puente para llegar a los Pop Tops, en el momento de su éxito: Mamy Blue, tocando bajo, guitarra y saxo. Regreso, y ya en su tierra, toco con muchos; con la orquesta Nicanrandy, con el grupo Funky (Fafi, Federico y Kenny), con la banda de Chago Melián y con muchos otros€ con todo el que requería su delicioso y rítmico toque, y, metido en el mundo del jazz, fue el bajista preferido de los hermanos Ortí; tocando con el trío de Polo, siempre. Su última época en activo fue en la órbita de este estilo. A principios de ésta década fue operado del corazón y a partir de ahí dejó la música en directo, lo que más amaba. Y el 11de julio pasado se lo llevo un cáncer.

Agustín, aunque siempre se diga cuando muere alguien, verdaderamente fue una persona amable, tranquila, seria€ y llegado el momento podía ser alegre, totalmente abierta y ligeramente alocada. Hasta, en ocasiones, contaba chistes muy buenos. Lo vi la última vez el año pasado, en una misa por nuestro amigo Paquito Glez., y el lunes, Toño Ariza, el que siempre me da estas noticias, me llamó para decirme que se había muerto Agustín "el loco". Agustín, de manera autodidacta, llego a ser uno de los más excepcionales músicos tinerfeños, y tocó el cielo el mismo día que la selección de futbol. No recuerdo si le gustaba este deporte pero, en cualquier caso, murió un día que todos recordaremos, bien por una cosa o por la otra.

Hasta siempre "loco" amigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine