12 de julio de 2010
12.07.2010

Bridgewater en el Auditorio

La cantante actúa a partir de las 21:00 horas en la Sala Sinfónica

12.07.2010 | 17:53
Bridgewater

Dee Dee Bridgewater actúa esta noche, a partir de las 21:00 horas, en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife dentro de la agenda de conciertos del Festival Canarias Jazz y Más Heineken.

Nacida en Memphis, en Mayo de 1950, como Denese Garrett, adquirió su nombre artístico en 1970 tras su matrimonio con el trompetista Cecil Bridgewater. Afincada en París desde mediados de los ochenta, ha grabado numerosos e importantes discos donde se observa la enorme influencia de las cantantes Nancy Wilson y la propia Sarah Vaughan.

Desde el blues al scatt, pasando por los standars o los discos en directo, Dee Dee Bridgewater ha hecho historia en el mundo del jazz vocal. Pocos artistas han destacado con tal profundidad en diferentes medios artísticos. Menos aún, se han visto recompensados con un Premio Tony, dos Premios Grammy o el máximo galardón de Francia, Victoire de la Musique.

Se incorporó en 1971 a la Big Band de Thad Jones y Mel Lewis, una brillante e innovadora orquesta con la que realizó numerosas actuaciones. Allí adquirió la formación suficiente para dar un salto de calidad en su carrera y colaborar en los grupos de las figuras consagradas del jazz: Max Roach, Dizzy Gillespie, Sonny Rollins, o Dexter Gordon.

Tiene 15 trabajos en su haber. El primero, en 1974 (Afro Blue). El último, este mismo año, Eleanora Fagan to Billie with Love from Dee Dee Bridgewater, en el que la artista rinde un homenaje a Billie Hollyday y donde recoge los doce temas más emblemáticos de Hollyday. Como embajadora de Jazz, se ha bañado en este estilo de música antes de que pudiera caminar. Su madre escuchaba los mejores discos de Ella Fitzgerald, cuyo arte siempre ha sido una inspiración para Dee Dee a lo largo de su carrera. Su padre era un trompetista que enseñó música (a Booker Little, Charles Lloyd y George Coleman, entre otros). Dee Dee no cree en las etiquetas y por eso, en 1974, se metió de lleno en el mundo del musical. Tuvo la oportunidad de actuar y cantar en Broadway, donde su voz, belleza y presencia en el escenario la hicieron cosechar un gran éxito y un premio Tony por su papel de Glinda, la Bruja Buena, en The Wiz. Esto fue el comienzo de una larga lista de premios y galardones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine