04 de julio de 2010
04.07.2010
Gastronomía

"La primera cata de vino por Twitter de Canarias"

Carlos González, director de Enothinking, consultora de marketing del ámbito de la enología, lamenta que las bodegas no tengan una estrategia en las redes sociales

02.07.2010 | 19:59
Carlos González en una feria de vino ecológico

– ¿Cómo analiza la situación del mercado viticultor en este contexto de crisis?

– Es innegable que hay crisis, pero yo prefiero verla como una oportunidad y no como un problema. Me he lanzado a crear mi propia empresa en medio de esta situación y no me asusta. Estoy convencido de que hay muchas oportunidades. Las bodegas necesitan vender sus vinos y no pueden mantener una plantilla especializada en mi campo. Es una cuestión de escala. Son empresas pequeñas y no pueden permitírselo. Sin embargo, sí pueden apostar con la comunicación, por participar de eventos innovadores, por estar en las redes. Y con empresas como la mía lo pueden hacer contratando servicios especializados en el momento que los necesitan.

– ¿A qué se dedica concretamente Enothinking?

– Somos una consultora de marketing y promoción especializada en empresas agroalimentarias.

– ¿Es su empresa la primera de Canarias dedicada a la asesoría 2.0 para el sector vitivinícola?

– Sí, no hay ninguna otra empresa que ofrezca tantos servicios en torno al mundo del vino. También somos pioneros en el diseño de campañas de comunicación 2.0 para bodegas en redes sociales.

– ¿Hay muchas bodegas canarias presentes en las redes?

– Sí, cada vez hay más. Están presentes en Facebook y también hay algunas en Twitter, pero no tienen una estrategia estudiada para posicionarse. No basta con estar, hace falta un asesoramiento profesional para saber cómo sacarle el mejor partido.

– ¿Twitteando o sumando amigos en el muro de Facebook se puede vender más vino?

– Las redes pueden servir como altavoz de un producto. Son una herramienta importante para ganar mercado. Bien utilizadas podrían elevar el nivel de conocimiento y de reconocimiento de una marca.

– ¿Y cómo se puede pasar de tener fans en una red virtual a conseguir clientes que descorchen botellas de un vino concreto?

– Los bodegueros tienen que captar clientes aprovechando el sentido de pertenencia de grupo que sienten los miembros de las distintas redes sociales. A partir de ahí pueden hacer que sus vinos estén presentes en acontecimientos sociales organizados por grupos de Facebook. Las redes también pueden servir para atraer público a eventos en los que se fusiona, por ejemplo, el vino con jazz, con poesía... Las opciones son infinitas.

– ¿De qué manera estas herramientas permiten innovar?

– Le doy un ejemplo. Hace poco organizamos un evento muy llamativo en el Hotel Victoria de La Orotava. Hicimos la primera cata por Twitter que se ha hecho en Canarias. Unas 30 personas, entre las que había gente que no tenía experiencia en catas, retwittearon al mundo entero sus sensaciones al degustar seis vinos tinerfeños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine