13 de enero de 2010
13.01.2010
Cultura, cara B

De Morzart hasta Chuck Berry

Hola, soy Catana, y en mi búsqueda de conocimientos humanos para afinarme en mi tonalidad pura, como plasmaba Pitágoras, practico un ejercicio basado en la tónica

13.01.2010 | 13:09

Hola, soy Catana, y en mi búsqueda de conocimientos humanos para afinarme en mi tonalidad pura, como plasmaba Pitágoras, practico un ejercicio de facultades intelectuales basado en la tónica, dominante y subdominante, envuelto en un alto sentido de riffs que salen de un amplificador gracias a la Unidad Atómica Celular guitarra eléctrica y cuerpo energético, su nombre es rock and roll cuántico.

Mi intro es sublime y cósmica porque muchos señores que llevan una horca en el cuello piensan que ser un hombre vestido de cuero es algo banal y en él no existen sentimientos culturales, pero si aprendemos a separar el sentir del mentir y profundizamos más adentro, comprenderemos que Mozart tiene la misma importancia vital y cultural que Berry, y que la sinfonía número cuarenta puede ayudarnos tanto en evolución humana como Johnny B. Good. La persona que comprenda esto está capacitada para entrar en un estamento político y cultural; si no lo entiende, mejor es que se dedique de lleno a sentirse pleno en su bodega folk. La ignorancia y la incomprensión es lo que impide que el conjunto de modos de vida, costumbres y conocimientos de grado artístico se desarrollen con plenitud y puedan llegar a integrarse con el pueblo. Un pueblo libre es un pueblo sano, y así reconoce los valores humanos de sus habitantes.

Me alegra el alma saber que en mi tierra palmera hubo grandes artistas como el pintor del siglo XIX Manuel González Méndez, el periodista y poeta Domingo Acosta Guión y el rockero poeta Felix Francisco Casanova. Me muestro como soy para que los músicos de rock canario dejen de competir en un escenario de manera insana. El rock es integridad y libertad. Pido a los hombres y mujeres de prensa y radio dignidad e igualdad, porque existe un compromiso con esta música intensa e interna, ya que el verdadero rock and roll, el que es fiel a sus principios políticos, sociales y morales, nos alimenta el alma. La honestidad de un consejero cultural es importante y necesaria para llenar las plazas, los teatros y las salas de eventos culturales, entre ellos el Rock and Roll. Mi deseo es bombardear al pueblo con acordes, palabras y colores para que vuelva a ser un pueblo de cultivo, crianza y esencia. ¡Benahoare, bendita tierra!

* Músico y poeta

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook