28 de septiembre de 2009
28.09.2009
María Mérida, cantante 

"Yo soy la primera mujer canaria que grabó un disco"

28.09.2009 | 01:19
"Yo soy la primera mujer canaria que grabó un disco"

Me llamó la atención que una mujer como María Mérida (Valverde, 1925) no ocultase su edad cuando le pedí si por favor me la podía revelar: "Acabo de cumplir 84 años el 25 de junio de este año". No va de diva, aunque su trayectoria contenga todos los ingredientes para serlo.

De lo que está orgullosa es de haber recorrido los cinco continentes defendiendo nuestro folclore y lo que denomina "canción canaria", de contribuir al bienestar de nuestros emigrantes dispersos por el mundo, regalando su chorro de voz a través de las ondas de la radio, de sus discos y de sus directos donde pone a todo el mundo en pie. Sus penas más negras en ningún momento han tiznado su voz, esa voz de contralto dramático que ya en su juventud una nota en el New York Times clasificó entre las cuatro mejores que había entonces en el mundo. Entre tantos reconocimientos María Mérida cuenta con el Premio Canarias en la modalidad de Cultura Popular, por todos sus méritos y por el sentimiento singular con el que colma sus interpretaciones.

-La han definido de muchas maneras€ ¿Usted misma sería capaz de catalogarse teniendo en cuenta su amplio repertorio?

-Son tantos los años de mi vida dedicados al folclore y a la canción canaria que me han definido de muchas maneras: la voz de las islas, la señora de la canción canaria, la reina de la canción canaria, voz de leyenda€ Pero yo no soy nadie para catalogarme a mí misma, me gusta más que me lo digan, que me oigan cantar y me lo digan.

-¿Cómo describiría las peculiaridades de su propia voz?

- Mi registro es de contralto dramático. Los graves son demasiado graves para mujeres, hay muy pocas mujeres que los tengan€ Yo la describiría como las montañas y los barrancos de nuestro paisaje, una voz profunda que Dios me ha dado como mi mar.

- Nació para cantar: ¿verdad o mentira, María?

- Verdad, mi niño€ Desde que nací, desde que tuve uso de razón a mí me gustaba cantar€ Yo me embelesaba junto a mi padre que tocaba puntos cubanos y folías, o me subía a una mesa y me ponía a cantar mientras mi padre tocaba la guitarra. Desde entonces mi vida ha sido siempre cantar€ Mi padre cantaba muy bien.

-Por cierto, ¿a qué se debió el traslado familiar a Tenerife?

-Eso fue por mi hermana Matilde, siete años mayor que yo, porque mi madre quería que estudiara el bachiller, siendo entonces la única posibilidad en Tenerife. Ella era muy buena estudiante pero yo me escondía para no ir a la escuela. Vivimos en varias calles de Santa Cruz hasta que nos establecimos en la de La Rosa€ Aquí gané mi primer concurso de folías a los 12 años. Estuve bastante tiempo en la Masa Coral y el Maestro Estany me preparaba para actuar en distintos cines y teatros de aquí. Me metí en Coros y Danzas y con el grupo fui a representar a Tenerife al Teatro María Guerrero en 1944, donde obtuvimos el segundo premio a nivel nacional, el mismo año que me casé. Yo estudié solfeo completo y dos años de piano en el conservatorio cuando estaba frente a la Plaza del Príncipe. Mi primer piano me lo regaló Orbaneja, el gobernador civil

-Y ya casada se traslada a Madrid. ¿Se puede conocer la causa fundamental?

- Me fui a Madrid en 1946 por fuerza mayor, porque mi marido se quedó sin trabajo y un hermano suyo le llama para que vaya allí a trabajar. Entonces yo me voy con mi hijo en brazos, el mayor, de un año y pico en el barco y en estado de mi segundo hijo€ Allí decido presentarme al conservatorio de Madrid por libre, preparándome de forma particular con doña Lola Rodríguez de Aragón, que era entonces la mejor especialista en canto Madrid. Cuando ya estaba por quinto año de canto mi profesora me dice: "María, ha llegado la hora en que has de elegir, no puedes cantar isas y folías por la noche y venir por la mañana a impostar la voz,". Y yo le respondí: "Maestra, yo me quedo con lo que amo". Y dejo el canto, dejo el conservatorio, lo dejé todo, porque yo no podía dejar la canción canaria...

-¿En qué consistía esa otra actividad para que doña Lola la obligara a elegir?

-Cuando todavía no existía la televisión estuve 7 años en Radio Nacional de España en Madrid cuando estaba en la Castellana. Al mismo tiempo salía y trabajaba fuera con otras compañías como la de Roberto Iglesias (5 años por América y Europa) o con la de José Greco, con el que llevé una estampa canaria hasta el año 1960, recorriendo Estados Unidos, Canadá e Hispanoamérica€ Los emigrantes usaban la radio para escuchar a todos los que cantábamos: Lola Flores, Marujita Díaz, Pepe Blanco, Carmen Morel, Carmen Sevilla, Nati Mistral, etc. Cada uno grababa su aportación de madrugada para que los emigrantes lo oyeran cuando salían de su trabajo... Entonces recibía muchas cartas de los que estaban en los barcos pescando o viajando, sobre todo de emigrantes dándome las gracias por cantarles canciones de su tierra añorada, que llegaban cansados de abrir la selva, un trabajo muy duro, y para ellos era una dicha llegar a casa y oír una voz canaria. Por eso también me han llamado la voz del emigrante€ Al oírseme a través de la radio empiezan a ofrecerme trabajos, me contratan muchas emisoras. Se interesa por mi voz la casa de discos Columbia y me hace un contrato por diez años, desde 1949 a 1960. También es cuando aparece Néstor Álamo a contratarme para grabar su primer disco de canciones... Yo soy la primera mujer canaria que grabó un disco.

-¡Curioso! ¿Y fue la primera que grabó en disco las canciones de Néstor Álamo?

-Sí, las grabé en 1948. El disco incluía las muy famosas Adiós canaria querida, Isla mía, El zagalejo y Rubio y alto€ Néstor tenía preparado para mí un gran repertorio posterior, pero como yo estaba en América cuando regresé me dijo que no, que ya no me necesitaba, lo que sí me dolió por parte suya, y fue entonces cuando preparó a Mary Sánchez€ Ah, también fui la primera que en 1952 grabó Sombra del Nublo, así como las canciones Somos costeros y Barquito velero de Pancho Guerra, gran amigo mío, en 1953. Estas canciones fueron ensayadas en mi propia casa de Madrid, donde nos reuníamos todos los canarios...

-¿Ha existido rivalidad alguna con Mary Sánchez?

- No, no, qué va. Tengo buena amistad con ella, yo quiero a todas mis compañeras. Es una mujer que ha trabajado muchísimo y merece ser reconocida en todos los sentidos€

-Hablando de emigración, también llegó a experimentarla en carne propia...

-Pues sí, me voy de emigrante a Alemania a finales de los 60 porque mi marido quería que lo dejara, ya que allí consiguió un buen trabajo en la Mercedes. Entonces me voy con mis tres hijos, que ya había perdido dos, cuatro años a Alemania. Allí formo el primer grupo de folclore canario en la casa de España en Stuttgart. Allí nació mi hija Mayte, la más pequeña, que se lleva casi 20 años con el mayor. Tengo a mi hija y me vengo porque la doctora me recomendó que me viniera para España de la depresión tan grande que tenía. Y vuelvo a recoger mis trastitos y me vengo para Madrid.

-Y vuelta a empezar de nuevo con las grabaciones en disco, ¿no?

-La casa Hispavox se entera de mi regreso y empiezo a grabar de nuevo durante dos años. Pero me exigían que con esta voz yo podía cantar otras cosas, me insistían en que metiera algo que no fuera canario y grabo Cucurrucucú paloma, La flor de la canela€ Me sentí tan infiel a la canción canaria que me prometí que nunca más cantaría ni grabaría este tipo de canciones.

-En realidad empezó interpretando folclore canario hasta que incorpora a su repertorio lo que usted denomina canción canaria. ¿Cómo fue visto desde fuera?

-Yo empecé con el folclore puro, pero al entrar en Columbia tuve que hacer mucha canción canaria que yo a mi manera también componía.
Lo hago con mucho respeto, vinculando la canción canaria con el paisaje y tantas cosas que Dios ha puesto en nuestras islas... Al principio me criticaron por haber cambiado, pero yo nunca dejé el folclore, que también siempre respeté, de tal manera que la canción canaria se basaba en el propio folclore. Pero no fue entendido, como te digo. Así que no hay dos Marías Méridas, para nada. Yo todo lo que sea hablar de mi tierra, interpretarla y llevarla al pentagrama es una cosa sola. Si Teobaldo Power no hubiera llevado el folclore al pentagrama casi diría que todo eso se habría perdido, pero lo lleva al pentagrama y lo hace música, composición, y ahí están metidos toda clase de ritmos del folclore.

-Por cierto, ¿qué opina sobre la elección del Arrorró como himno de Canarias?

- Opino que el Arrorró es muy digno que se haya elegido como himno, pero que si por mí fuese hubiera metido alguna que otra parte hermosa de los Cantos Canarios de Power para darle otro movimiento intermedio, para darle un poco de vida, empezar con el Arrorró para volver a terminar con él.

-¿Y el pasodoble Islas Canarias no le parece más idóneo como himno?

-Yo estrené ese pasodoble porque era íntima del maestro Tarridas. Lo grabé en 1952 y lo he llevado por los cinco continentes, pero reconozco que un pasodoble no lo veo como himno canario. A mí se me pidió la opinión por parte del gobierno y dije, eso sí, que prefería el Arrorró al paso doble.

-Con una voz tan particular como la suya, ¿nunca ha colaborado con Los Sabandeños, tan proclives últimamente a grabar con tantos artistas?

-Pues no.

-¿Y sabe por qué?

- No sé, nunca me han llamado para grabar ni actuar con ellos, pero yo los admiro como grupo, puesto que han trabajado muchísimo por nuestro folclore... Es curioso que con Los Gofiones y tantísimos grupos más sí que he cantado mucho.

-¿Considera a Canarias como una patria?

-Yo siempre digo que soy española, pero mi tierra es canaria porque antes que nada me siento canaria, pero soy española y no lo oculto, porque mis hijos han nacido en la Península y mi hija más pequeña en Alemania... Mis hijos son del mundo, por eso yo también soy del mundo.

-¿Pero sí que se considera una gran embajadora canaria, verdad?

-Completamente cierto. Yo salí ya como embajadora desde el año 1946 cuando me fui a vivir a la Península. Me parece que visto así fui la embajadora número uno, y si estuve con Tamayo hasta 1995 recorriendo los cinco continentes que ya había recorrido con otros, creo que más embajadora imposible. Es más, según la historia yo abrí la puerta de América a los demás cantantes canarios. Por supuesto que aquí también tengo que recordar a Los Guaracheros que bastante trabajaron fuera por esa época. Sería ingratitud por mi parte no nombrarlos, yo que tanto los admiré y grabé muchas de sus canciones.

-¿Existe alguna canción preferida por usted, favorita a la hora de interpretar?

- La folía. Me parece lo más grande para cantar, la que más sentimiento me da, incluso más que la malagueña.

-¿Y cuál la canción más solicitada por todas esas partes del mundo recorridas?

- Las siete rosas de Los Huaracheros y Adiós canaria querida de Néstor. Pero la que más arraigo tuvo en toda la Península fue la isa palmera Palmero sube a la palma€

-Esa canción creo que tiene su historia particular€

-Palmero sube a la palma fue un arreglo mío que yo grabé en 1950, y fue un éxito tan grande que la cantaba todo el mundo en la Península, de tal manera que se conoció mucho a Canarias a través de esta ella. La gente la cantaba hasta limpiando las ventanas.

-¿Cuál es el dolor o la herida más grande de María Mérida?

- La pérdida de algunos de mis hijos.

-¿Y como artista?

-El olvido, cuando veo que pasa el tiempo y no me llaman o no oigo una canción mía.... Cuando estoy en Madrid y estoy en mi casa sola y me llaman para venir a Canarias a actuar siento mucha alegría de la vida, pienso entonces que la gente me recuerda y me quiere. Y cuando tardan en llamarme siento la nostalgia€ De todas formas tenemos que saber que nos van a olvidar, que estamos de paso y que el olvido viene sin remedio y muy deprisa. ¡Hasta a Alfredo Kraus no se le ha reconocido todo lo que se le debía...!

-¿Pero María Mérida está retirada o no?

-Como no tengo representante la gente no sabe si yo estoy en activo o no€ Pero los años no pasan en balde y yo misma me estoy restringiendo las actuaciones, comprendo que a mi edad no puedo estar ya de un lado para otro. Mi voz sigue ahí, pero hay cosas que ya no puedo hacer. El último año que estuve en Venezuela fue en el 2002 y el año pasado en Hamburgo. Ahora me han ofrecido ir a China y no voy, volver a Hamburgo y tampoco porque me siento ya algo cansada...

-¿Qué es lo más negativo que María Mérida ha acumulado en tantos años?

-Separarme de mis hijos por largas temporadas, dos accidentes (uno en Miami y otro en Valencia), no conocer los idiomas, el olvido de mi trabajo, cierto boicot hacia mis discos sobre todo al principio, sospechar que tiraba más por una isla que por otra€ Si actuaba en una me decían que cantaba muchas canciones de la otra. En cada una de ellas me han echado algo en cara, fruto de piques muy dolorosos€
También cuando tardaba en ir por El Hierro pensaban que era porque los había olvidado, pobrecitos, pero es mi tipo de vida el que no me permitía tiempo para más. Mi repertorio canciones dedicadas a cada una de las islas. Si alguna no tenía su canción yo se la componía...

-¿Si le dedicara una al presidente del gobierno de Canarias de qué iría la letra?

-Yo le pondría una letra pidiéndole que ya que ha sido elegido por el pueblo trabaje para él, que cuide el folclore con amor y esmero y que nunca se avergüence como para decir que el folclore o la canción canaria es de segunda fila, como hace años oí a un político: cuando está bien cantado es lo más grande. Se lo demuestro a todos.

-¿Se ha sentido apoyada María Mérida por las instituciones públicas canarias?

-Yo nunca he tocado las puertas de mi gobierno. Será por eso que ellas tampoco lo hacen en las mías. Yo he vivido de mi trabajo. Mis discos han salido de forma independiente, casi como de limosna. Incluso ahora sale una reedición de mis boleros canarios, pero por iniciativa de la casa Acentejo...

-Pero sí que tiene calles con su nombre en varias islas€ ¿no es algo institucional?

-Bueno, sí. La primera a la que le pusieron mi nombre fue en Valverde, en mi isla del alma€ En Santa Cruz tengo otra y me enteré cuando un amigo me dijo "acabo de pasar por tu calle" y yo "qué dices" y fui a verla. Es una calle pequeñita sin salida que está en El Toscal. Pero que no sufra nadie por eso, mucha gente me ha dicho "María, mereces una calle mayor", y yo les contesto que estoy contenta con mi callecita en El Toscal donde fui muy feliz. Nunca me avisaron para ninguna inauguración€ En Güímar tengo otra preciosa, cuyos vecinos ya me conocen porque he ido a verla y otra en Lanzarote que ni siquiera conozco. A la única que sí fui invitada y se inauguró en toda regla fue la de Valverde, acompañándome entonces Mary Sánchez, Pinito del Oro, Luis Doreste...

-¿Es de esas cantantes dispuestas a morir sobre un escenario?

-El otro día estaba yo en el casino de El Hierro cantando en su escenario y perdí un poco el conocimiento, pero muy poco, la gente estaba en pie, todo el mundo cantando, y pensé que si algo iba a pasar era un momento hermoso para morir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook