09 de marzo de 2019
09.03.2019

Coso Infantil

La fantasía de los más pequeños inunda las calles

Murgas, comparsas y grupos coreográficos acompañan a su Reina y su Corte de Honor en un desfile en el que los niños son protagonistas

09.03.2019 | 01:19
La fantasía de los más pequeños inunda las calles

La fantasía y la ilusión de los más pequeños inundó ayer las calles del Carnaval de las Profundidades Marinas. El Coso Infantil recorrió el centro de Santa Cruz de Tenerife en uno de los actos en el que los niños son los grandes protagonistas. A pesar de que a lo largo del día parecía que el mal tiempo podría aguar un poco la fiesta, finalmente el cielo se portó bien y permitió que los menores vistieran sus mejores galas carnavaleras y salieran a disfrutar de su desfile.

En un día en el que en otro punto de la ciudad estaba teniendo lugar la manifestación con motivo del Día Internacional de la Mujer, -que tuvo que cambiar su recorrido habitual para no interferir con la celebración del Coso Infantil-, en otra zona de la capital las calles se llenaron de pequeñas mascaritas, en un desfile en el que abundaban los disfraces de princesa para ellas y los de superhéroe para ellos. "Papi, papi soy la princesa Sofía", aseguraba ayer una pequeña a su progenitor momentos antes de que pasara junto a ellos el desfile. Por otro lado, correteaban Cenicienta, la Bella o la princesa de Elsa de Frozen. Ana Díaz, madre de Alicia una niña de seis años que vestía como Blancanieves, apuntó que no se había percatado de que una gran cantidad de niñas vestía de pricesa pero recalcó que "al final le acabas poniendo lo que ella te pide", aunque sí reconoció que podía existir algo de sexismo en la elección.

Sin embargo, Diana Guerrero (8 años) rompió ayer estereotipos y lució un disfraz de Batman completando el grupo de superhéroes con el resto de sus amigos disfrazados de Spiderman, el Capitán América o Hulk. "Me gusta mucho y le pedí a mis padres que me compraran este disfraz", sostuvo orgullosa bajo la atenta mirada de su madre, Irene González. "Los niños tienen que ser libres para ponerse lo que quieran. ¿Por qué un chico no va a poder disfrazarse de una princesa", se preguntó.

Junto a los menores se acercaron a disfrutar de la gran fiesta de los más pequeños otros personajes de dibujos animados que arrancaron las sonrisas de los niños. Úrsula, la malvada bruja de La Sirenita o Buzz Lightyear, el gracioso astronauta de la película Toy Story, que fue uno de los que acaparó más peticiones para fotografiarse junto a los asistentes.

También se sumaron a la fiesta numerosos personajes de la saga Star Wars, de la mano del grupo Stormtruper Santa Cruz. Darth Vader, Kylo Ren o Chewbacca pasearon por las calles de El Pilar, Villalba Hervás y La Marina haciendo las delicias de los menores de la casa, pero también de aquellos que ya soplan muchas más velas en la tarta de cumpleaños.

Poco después de las 18:00 horas arrancaba la comitiva que partió de los alrededores del parque García Sanabria, donde había congregadas decenas de personas que se habían acercado para ver salir a los diferentes grupos. Encabezando el desfile las pequeñas brujas y hechiceros del Centro Infantil Patuco, que bailaban y se divertían jugando con sus escobas elaboradas para la ocasión.

Comparsa Tropicana

El ritmo de esta pequeña comitiva carnavalera lo puso ayer la Comparsa Tropicana Infantil, que con sus movimientos animaron a todos los presentes y arrancaron los aplausos de quienes se habían acercado a disfrutar del Coso. A medida que la comitiva comenzaba a bajar por la calle de El Pilar el público se iba haciendo cada vez más numeroso. Muchos fueron los que compraron pipas, papas o chucherías para comer mientras admiraban la calidad de los disfraces y se movían al ritmo de la música que los diferentes grupos paseaban por las calles de Santa Cruz.

Otros trataban de indentificar a sus conocidos entre una marea de caras pintadas y fantasías que hacían muy difícil distinguir a los más pequeños. Cuando conseguían reconocerlos, los gritos para llamar su atención se mezclaban con las canciones que sonaban en la calle.

Al darse cuenta, los pequeños saludaban con la mano, pero había quien incluso se acercaba para dar un beso volado y un abrazo a sus familiares y amigos, que no dejaban de pedirles que se hicieran una fotografía con ellos.

Otros parecieron encontrarse con el Coso Infantil casi por casualidad. "¿Qué es esto mami?", preguntó un niño distraído que pasaba por allí. Sin embargo, el desconocimiento no fue excusa, ya que acabaron uniéndose a la fiesta.

Justo detrás de la comparsa infantil llegó la más aplaudida. Ylenia Rodríguez, Reina Infantil del Carnaval 2019, que lucía por última vez su fantasía Entre el pasado y el presente, diseñada por Santi Castro. Desde la plataforma, la niña se movía al ritmo de la música, mientras lanzaba besos al público. "¡Guapa¡", ¡Estás preciosa!", le gritaron algunos de los asistentes.

Acompañándola desfiló también su corte de honor. La Primera Dama, Aroa García con su fantasía En busca de la esencia del Carnaval; la Segunda Dama, Oriana Cabrera luciendo Jugando en el 92... Llegué a la meta final; la Tercera Dama, Karen Irene Acosta con el diseño La que ama a su isla; Ithaysa Delgado, que fue Cuarta Dama gracias a su fantasía Pim, Pam, Pum. ¿Esto lo recuerdas tú?; la quinta Cynthia Gazmira con el traje ¿Quieres bailar conmigo?; y la sexta Adriana García Cedrés, que lució la fantasía Coloreando el cielo. Tras la pequeña soberana de las Profundidades Marinas le tocó el turno a la murga infantil ganadora del certamen este año. Los Castorcitos, primer premio de Interpretación, desfiló con salero por las calles de la ciudad. Junto a ella también participaron en el Coso el resto de las murgas infantiles del Carnaval chicharrero, que vivieron una de las tardes más importantes de su fiesta. El desfile también contó con la presencia de multitud de grupos coreográficos que llenaron las calles de música e imposibles coreografías, que animaban la comitiva. Esfuerzo, sudor y mucha motivación acompañaba a las diferentes actuaciones de estos grupos.

El viernes de Piñata

A medida que el Coso Infantil se adentraba en el centro neurálgico de la ciudad, los más pequeños convirtieron el Viernes de Piñata en un día en el que los menores hacen suya la fiesta. Un desfile que se inició hace cuatro años y que tuvo una gran aceptación desde que se puso en marcha, dando la oportunidad a los niños de ponerse casi por última vez las fantasías que han lucido durante todo este Carnaval.

Sin embargo, para muchos el desfile de ayer no será una despedida, pues sin duda volverán a salir hoy al último Carnaval de Día de 2019, al que seguro asistirán también con mascara y peluca acompañados de sus familias. A medida que la noche se adueñaba de la ciudad, los más pequeños se iban retirando para dar paso a los carnavaleros de más edad, que disfrutaron de la penúltima noche de fiesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook