04 de marzo de 2019
04.03.2019

Drag Chuchi, Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2019

Acompañan a la ganadora en el trono Dag Noa, Drag Quirón, Drag Vulcano y Drag Múlciber

05.03.2019 | 02:01

Drag Chuchi es el Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2019. Le acompañan en el trono Drag Noa, primer Drag Finalist: Drag Quirón, segundo Drag Finalist; Drag Vulcano, tercer Drag Finalista y que también se llevó el Premio de Diseño; y Drag Múlciber, cuarto Drag Finalista.



La gala arrancó con la famosa canción 'Maria Caipirinha' de Carlinhos Brown, que desde una escalera móvil fue el encargado de ambientar y animar Santa Catalina que no tardó en entregarse a la samba y los ritmos cariocas. La Reina del Carnaval, Erika Echuaca y drag La Tullida, ganadora del año pasado, también fueron los protagonistas de la colorida obertura que convirtió el parque en una auténtica fiesta.

Soraya Arnelas, Ruth Lorenzo, José Corbacho y Paco Luis Quintana, fueron los maestros de ceremonias de una de las veladas más esperadas del Carnaval. El azar quiso que drag Grimassira Maeva fuera la primera en pisar el sambódromo y lo hizo al son de Camela convertida en una candidata a Reina, pero rodeada de carritos de la compra en vez de plumas. Varios superhéroes la acompañaron después en su puesta en escena en la que ella se transformó en Wonder Woman.

Drag Elektra salió en segundo lugar inundando el escenario de pesadillas que no tardaron en desaparecer con la coreografía de Pennywise. Eso sí, el terrorífico payaso poco después se pasó a la pedrería para rematar el show de su primera final.

Más al estilo Versalles llegó drag Sirius enfundada en un enorme vestido rojo que tampoco duró mucho sobre el escenario. Con el tradicional cambio de vestuario también llegaron las acrobacias imposibles para la mayoría de los mortales.

Como la señorita Ofelia llegó drag Boy D Vil y High Heels Performance, que también estuvo acompañada por Mortadelo y Filemón. Todo ello antes de que el mismísimo Franco resucitara para ir a la gala e interpretara el himno de España inventado por Marta Sánchez, aunque al final acabó con un look más a lo Alaska.

Otro que salió del ataúd fue Drácula encarnado por drag Múlciber. La versión más bling- bling y artista del vampiro se propuso resucitar a los muertos al ritmo de techno y de una divertida coreografía.

De viaje se llevó a los presentes drag Aruba que pisó el escenario convertida en una flamenca de cuya falda salieron toreros y bailaoras. No obstante, el ritmo carioca les invadió después y cambiaron las peinetas y monteras por las plumas.

Drag Kiova convirtió el parque en el Katalina Rouge para para su número. Un cabaret que pasó a ser un sambódromo en décimas de segundos donde se pudo oír como broche de oro un "pío pío mi carnaval es mejor que el de Río".

El final del primer bloque lo puso drag Lemnos, que salió como una vaca lechera. Nunca mejor dicho ya que no dudó en ordeñarse durante su paso por las tablas del epicentro del Carnaval que para su espectáculo adquirió un toque más granjero.

El Olimpo llegó a Santa Catalina con drag Quirón. Ataviado como Hércules realizó numerosas acrobacias y hasta se atrevió con ejercicios aéreos con su cuello enganchado a una cuerda.

Poco después llegó el turno de Bang Drag que se metió en la piel de un toro bajo el cual también había un torero. Un espectáculo de tauromaquia muy especial que acabó con una reivindicación al final de las corridas de toros.

En avión aterrizó sobre el escenario drag Ácrux para pilotar un divertido número que acabó al puro estilo de Río, con un sambódromo llenó de plumas y mucho color.

Un trozo de China se coló también en la gala durante el número de drag Équinox, que se quitó el kimono de geisha realizar una baile con abanicos antes de que les acompañase en la actuación un enorme dragón.

Drag Gio salió como si de un dios de Egipto se tratase, pintado completamente de azul y dorado. Acompañado por Cleopatra, Anubis y gatos egipcios se bajó de su trono para dar alguna que otra voltereta entre paso y paso.

Otra divinidad, aunque de la India, llegó también al Carnaval de la mano de drag Chuchi. No faltó bollywood en el número en el que el protagonista se lanzó desde unas escaleras tras las que reapareció para realizar difíciles saltos y figuras.

La niña del exorcista tampoco quiso perderse la gala y ni los sacerdotes pudieron detenerla. Drag Vulcano saltó de la cama para dejar salir el demonio que llevaba dentro que hizo arder el parque con su actuación.

El punto y final de las actuaciones de la noche lo puso drag Noa que salió de una concha como una sirena que se elevó en las alturas, literalmente. Poco después se transformaba en un tritón que se llenó de piche y puso patas arriba a Santa Catalina entre criaturas marinas.

Los participantes aguardaron el veredicto del jurado en la Glitter Room, un espacio habilitado por primera vez en el escenario por el que también pasaron Agoney, Ana Mena, así como tuvo lugar un mini concierto de Divas in Drag. Las cantantes Soraya, Ruth Lorenzo y Cristina Ramos también pusieron la nota musical a la gala.

El broche de oro puso Sergio León, quien da vida a drag La Tullida que realizó un número de despedida de cuento inspirado en La Cenicienta en el que se organizó hasta un baile en honor a los abogados cristianos al que estaban invitadas "todas las maricas", tal y como anunció drag Sethlas, uno de los muchos compañeros que participaron en el show.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook