07 de febrero de 2019
07.02.2019

Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2019 | El campeón no defiende su corona

La ausencia de Rebobinados marca un concurso de infantiles de pronóstico incierto y con varios aspirantes al Primero

06.02.2019 | 23:33

Como ya es tradición, las murgas de la cantera izan el telón de los concursos del Carnaval, en esta ocasión con una anomalía: la ausencia del ganador del año pasado, Rebobinados, que se baja del cartel tras paladear las mieles del triunfo con su actuación redonda de 2018. Las ausencias y los esperados regresos (de Bambas y Pita Pitos, tras un paréntesis sabático) marcan un certamen muy abierto, con varios aspirantes al codiciado Primero de Interpretación. Con pronóstico incierto y un sinfín de candidatos a cartón, hasta 19 formaciones compiten por los premios repartidas en tres fases. La más larga será mañana -con siete participantes- y habrá que esperar al sábado para conocer los nombres de los ganadores.

Las actuaciones comienzan con un plato fuerte: el retorno de una murga histórica como Los Bambas, que cumple 45 Carnavales desde su génesis en las Fiestas de Invierno. "Nuestro objetivo para este año ha sido que los niños sientan que están aquí más para hacer amigos que para ganar premios", resume Joel Ramos, responsable del grupo. Al frente de la batuta, el entusiasmo de Paula Díaz, bajo supervisión de don Pepe y doña Mary.

Los Mamelones, que cerrarán la primera fase en horario de noche, están llamados a marcar el paso en la jornada de hoy. El ingenio de Idafe y el trabajo descomunal de Alberto Justo les permitió subir a un podio del que ahora no quieren bajarse. Irán de granjeros para optar a cartón en Presentación y recurrirán al humor para ganarse un sitio entre las preferidas en Interpretación. No hay dudas en el trabajo musical, que lleva la impronta de Xerach Casanova.

Entre estas dos infantiles históricas habrá otras cuatro actuaciones. Dos provenientes del Norte, pues desde Los Realejos vienen Los Distorsionados y desde Tacoronte, Los Raviscuditos. Para ambos planteles, el objetivo es consolidarse; en el caso de los primeros, con un auténtico pelotón que les convierte en uno de los grupos más numerosos del concurso. En cuanto a Los Chinchositos, empezó el año con serias complicaciones para reclutar componentes pero se han repuesto. Les marca la pauta un letrista al alza como es Ardiel Herrera.

Otro de los grandes platos fuertes del jueves ha de ser Pita Pitos. "Estamos preparadísimos tras un año sin salir", cuenta Óliver Yanes, que dispone del mismo equipo de ocasiones anteriores. Cuando han ganado premio, lo han hecho a lo grande (Primeros en 2008 y 2014).

Sobre el papel, la fase más fuerte será la de mañana. Hasta siete murgas competirán por sobresalir. El primer turno será para Los Rebeldes, a punto de su cincuentenario y con el ímpetu del incombustible Paco Cortés detrás de las bambalinas. Anuncian para este concurso el disfraz más elaborado de su historia aunque en la presentación no pareció el más adecuado para un grupo infantil. El año pasado fueron capaces de rearmarse tras la escisión que propició el nacimiento de Los Redoblones y, ya recuperados del cisma, prometen mejorar en letras y voces.

Varios favoritos

Lenguas Largas es otra de las murgas a tener en cuenta, porque ha heredado el tándem ganador del año pasado en Rebobinados (Romén Soriano y Sara Febles). Su fábrica de ideas se une al empuje de Graci para opositar a los premios. No obstante, el cabeza de serie de la fase será Guachipanduzy, que busca sacar punta a su apuesta por el humor, marca de Félix Padilla y con una garantía en la dirección como es Lara Coello. Actuarán justo antes que otra murga ya premiada como Los Castorcitos, que busca volver a los laureles tras dos Carnavales consecutivos de éxito (Primero de Interpretación en 2016 y 2017) que no tuvieron continuidad el año pasado. Mantienen la fe en el trabajo siempre exquisito de Ione Expósito y Óscar Gómez.

La fase de mañana la cerrará Los Redoblones, a los que ya les tocó lidiar con este puesto difícil (últimos de la tercera) en el año de su debut. La murga de El Pirata busca prolongar el buen sabor de boca que dejó en su estreno. Entonces fueron los mejores en sonar, pero les faltó carga infantil en sus letras que ahora buscan de la mano de Airam Bazzocchi. Prometen una actuación muy floral. Completarán esta fase -en tercer y cuarto turno- Frikywikis con el reto de superarse a sí mismos y El Cabito, con el propósito de acercarse a lo que siempre se espera de una murga con solera.

El maratón de murgas infantiles acabará el sábado en la fase que concitará más público de las tres. Será así porque es el día que se coronará al grupo que releve a Rebobinados en el primer escalafón del podio. Arrancarán Minivirgues, plantel que se estrenó hace 12 meses en el concurso santacrucero y tiene su raíz en la orotavense Virgueritos.

Ojo a Triqui Traquitos, cuyo muy logrado disfraz del personaje animado Coco augura una puntuación alta en Presentación. Eso sí, comparten alegoría con otras muchas murgas que han optado por caracterizarse de la misma forma. Su gran hándicap ha sido trabajar justos de componentes.

Tras su actuación subirán a las tarimas Distraídos, con una arriesgada apuesta de Carlos Casanova, el letrista de La Traviata. Las quinielas les sitúan como la murga a batir de la última fase. Tras triunfar en 2011 y 2012, su máximo logro ha sido el Tercero de Interpretación, que conquistaron hasta en tres ocasiones desde entonces.

Todo lo que sea acercarse a los cartones en cualquiera de los dos apartados sería un éxito para Revoltosos, que coparán los focos antes que Sofocados, éstos últimos con el aval del trabajo bien hecho a cargo de Alberto. Quedará para el final de los tres días la actuación de la gran favorita a coronarse en Presentación, Los Retorciditos, con una genialidad hecha delfín. Su esmero en las fantasías les ha hecho asiduos en el podio de disfraces, al que han subido cuatro veces en cinco años. Su gran desafío es mejorarse a sí mismos en Interpretación. Llegan en trayectoria alcista y suenan mejor que nunca gracias a un muy alto número de componentes.

El concurso de infantiles será desde hoy el mejor preludio al de adultas -las tres ganadoras en Interpretación harán de teloneras a partir del lunes- pero comienza con una asignatura pendiente. Que vaya más público es imprescindible para reconocer el trabajo de los menudos tanto como se merecen. Ahora bien, en Presentación hace años que este certamen gana por goleada al de los mayores. Al concurso cabe pedirle más letras infantiles, menos pique por los premios en litigio y, lo más importante, que los niños disfruten sobre el escenario. Si así fuera, el objetivo (de todos) estará cumplido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook