18 de enero de 2019
18.01.2019
Visita institucional

El Carnaval ya se siente en la calle La Noria

Los locales de ensayo de esta zona de la capital reciben al alcalde y miembros de la Corporación

18.01.2019 | 03:13

"Cuando conocí a mi mujer una de las primeras cosas que le dije fue que era murguero". José Juan Guadalupe advirtió a la que después se convertiría en su esposa que su pasión por el Carnaval forma parte de su vida y que serían muchas las horas que dedicaría a ensayar, preparar y actuar. "Lo aceptó y ahora me dice que entiende porque se lo dije", aclaró este tinerfeño que lleva 37 años saliendo a cantar con las murgas, los últimos 14 de ellos en la Ni Fu Ni Fa. Mucho esfuerzo y dedicación que se intensifican cuando se va acercando el Carnaval, un momento en el que los locales de ensayo se convierten en un hervidero en el que los grupos tratan de pulir sus actuaciones.

Una afición que acaba convirtiéndose en una adicción para muchos, que se ven incapaces de dejar de salir cada año con su murga. "Cuando terminan todos los carnavales decimos, el próximo no salimos, pero al final acabas enganchándote de nuevo", reconoce Javi Guadalupe, que también lleva más de tres décadas siendo murguero.

El cansancio, la gran dedicación que necesita y las muchas horas de ensayo no pueden con la diversión y las ganas de salir al escenario a cantar que sienten estos murgueros cuando se va acercando febrero. "Siempre piensas en tomarte un año sabático, pero nunca lo haces", reconoce José Juan, quien mantiene que aunque es duro "te acabas acostumbrando y ya cuentas con ese tiempo".

En las últimas semanas todo se hace más intensos. "A partir de Reyes la Fufa ensaya todos los días, entre dos horas y dos horas y media", explican. Unos ensayos "que son duros, aunque la murga no concurse como tal", ya que el grupo no quiere defraudar a los carnavaleros.

Los representantes públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se acercaron ayer hasta la calle La Noria para ser testigos de una pequeña parte del trabajo que realizan durante todo el año los grupos del Carnaval. El alcalde, José Manuel Bermúdez, acompañado de una nutrida representación de los concejales que conforman la Corporación chicharrera, recorrieron los locales que se encuentran en el entorno de una de las zonas más carnavaleras de la capital.

A las 20:00 horas, el grupo se reunió en la de sede de la Peña del Lunes 1965, la primera parada de este recorrido. Allí, la agrupación deleitó a los visitantes con el tema Santa Cruz en Carnaval, que arrancó el aplauso de los asistentes. La visita institucional a los grupos marca el comienzo extraoficial del Carnaval. Por eso, el alcalde chicharrero manifestó que no hay mejor manera de comenzar que con el tema elegido por esta formación.

El regidor agradeció al grupo que les recibieran un año más en su local. Una visita con la que "queremos agradecerles su trabajo".

Una dedicación que es fundamental para que el Carnaval de Santa Cruz sea "el mejor del mundo, porque es brillante no solo por los disfraces sino también por el talento de su gente". Personas que durante todo el año restan tiempo a sus familias "para engrandecer la fiesta".

Antes de despedirse, el alcalde les deseó suerte y que las fiestas sean "al menos tan buenas como las del año pasado" y les aseguró que eran "un orgullo para todo Santa Cruz".

Tras la foto de rigor, la comitiva se trasladó hasta el local de la Ni Fu Ni Fa. Aunque ellos aseguran siempre que se trata de un ensayo más, lo cierto es que se canta con más ganas cuando se tiene delante a quienes son objeto de algunas de las críticas que han incluido en sus canciones. De hecho, conocer "si nos van a dar mucha caña" es uno de los objetivos de esta visita, según argumentó Bermúdez, quien aseguró luego que el otro es "agradecer a todos los componentes, los que llevan aquí toda la vida y los que se han incorporado nuevos, lo que hacen".

El alcalde manifestó que la Fufa "encarna ese espíritu chicharrero, esa manera de vacilar que no se puede perder" y apuntó sentirse "como en casa" cada vez que acude al local.

Allí pudo encontrarse con el histórico letrista de la formación, Nicolás Mingorance, que acude cada viernes a "pasar un examen a la murga", pero que esta semana decidió adelantarlo para poder estar presente durante la visita, como hace cada año.

Los componentes de la Fufa no desaprovecharon la oportunidad para reclamar a los representantes municipales algunos defectos que sufren en el local, algo que no hizo desaparecer el buen ambiente, ni quitó las ganas de cantar. Incluso invitaron al alcalde y al resto de los miembros de la Corporación municipal a subirse a las tarimas para que cantaran con ellos su despedida.

Trompeta en mano, los ediles acompañaron a los componentes de la histórica formación. "¿Está afinada esta trompeta?", bromearon momentos antes de entonar las estrofas.

Al ritmo del Adiós amigo, Good bye my friend el grupo puso punto y final a su visita a la Fufa y prosiguió su camino hacia la casa de los trónicos, que ya les estaban esperando.

Una visita en la que también hubo un momento para recordar a la madre y abuela de todos los Diablos Locos, Bolodia, que falleció esta semana y no pudo estar presente en la visita institucional. "Ella desde donde esté seguro que está aquí con nosotros", fueron las palabras que el director, Maxi Carvajal, le dedicó a su madre. Después de esto, la formación murguera comenzó a hacerle el mejor homenaje que podía recibir: cantar el repertorio que llevan todo el año preparando.

La visita institucional tenía previsto continuar por el resto de locales de ensayo de los grupos que se encuentran en el entorno de la calle La Noria. Un espacio que calienta ya motores para dar el pistoletazo de salida al Carnaval de 2019.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook