25 de febrero de 2018
25.02.2018
XVII Encuentro Regional de Murgas

Mamel´s y Nietos dan sentido a Candelaria

La simbiosis entre los colectivos dirigidos por Xerach Casanova y Pitu Santana propician un magnífico, inolvidable e irrepetible colofón en la cita celebrada a los pies de la Basílica

25.02.2018 | 23:03
Mamelucos y Los Nietos de Sary Mánchez, durante su actuación del sábado en Candelaria.

Un final a pedir de boca. Ni el más ambicioso de los responsables del XVII Encuentro Regional de Murgas hubiera elegido un broche tan perfecto para la decimoséptima edición vivida este pasado sábado. Un final para el recuerdo. Un epílogo que pareció casi planeado ex profeso para la ocasión y que protagonizaron Mamelucos, como ganadores del concurso de Santa Cruz, y Los Nietos de Sary Mánchez en su condición de invitados en el tema estrella de los de la Casa del Miedo.

Con la garantía de que interpretar de nuevo la final de Santa Cruz era sinónimo de éxito seguro, Mamelucos fueron los encargados de cerrar la velada. Lo hicieron sonando y llegando con tanta o más potencia que en sus actuaciones anteriores, y también muy por encima de lo escuchado sobre el escenario de Candelaria las cuatro horas previas. En realidad su primer tema En primera persona solo fue un aperitivo, ya que Mamel's (y Nietos) le dio una vuelta de tuerca a la ocasión con un menú de cinco tenedores. En medio del sano pique entre los directores Xerach Casanova y Pitu Santana, los chicharreros pusieron en escena su Canción de ida y vuelta, un tema ya para el recuerdo. Luego, ambas formaciones se permitieron una licencia, la casi obligada contestación por parte de lo teldenses. Una réplica que ya de por sí tenía su chicha, pero que por estructura y contenido bajaba varios escalones respecto a la canción primigenia. Parecía extraño que no hubiera algo nuevo. Aunque lejos de quedarse ahí llegó el colofón a modo de despedida inédita. Una venia extra que hubiera estado fuera de lugar en otro momento, pero el sábado se convirtió en la guinda de un Encuentro único. Con un fondo musical de Hasta mi final de Il Divo, Mamel's y Nietos rememoraron un canto a la unidad y amistad de los murgueros, aquella que precisamente ha nacido entre ellos en los últimos meses. El condimento perfecto para que la plaza disfrutara de un final memorable y se rindiera a una simbiosis que difícilmente se volverá a repetir. Ni en Candelaria ni en ningún otro punto de la geografía murguera.

Quizá por lo esperado del final, o tal vez por lo embriagador del remate, lo cierto es que el resto del Encuentro Regional quedó un tanto eclipsado. En parte también por la distribución de los grupos. Y quizá con esto último tuvo que lidiar Bambones, los primeros en cantar ante una plaza todavía algo fría. Los de Primi Rodríguez engancharon con su entrada, pero luego dieron la sensación de bajar algunos grados con esos dos temas que no pudieron cantar en la final. Entre las otras tinerfeñas, Ni Pico no desentonó con sus Teorías y El ladrón, y aunque les faltó algo de lustre, su mera presencia en Candelaria ya era tener "la ilusión de un niño en la noche de Reyes" tal y como confesó su director Carlos Estévanez. Se ganaron a la grada con su reversionado "Candelaria de corazón". Zeta-Zetas, por su parte, tiró de fuerza y sendos buenos remates para llegar y con sus dos temas de la final (La radiografía y Los eruditos) demostrar que su actual estatus no es casualidad.

Trapasones, terceros en Las Palmas, demostraron ser capaces de cantar con potencia y seguridad en dos temas (los de su fase), si bien el primero no se correspondía con lo que quisieron transmitir en su título (Got Talent), mientras que el segundo, una buena idea sobre los problemas que padecen los invidentes, se quedó a medio camino de una correcta dramatización. Los Nietos, reservándose para el momento cumbre, también cantaron su fase, a medio camino entre la rabia y la contundencia, y la chispa de su particular Muñeco Diabólico. Serenques, también en su versión de eliminatorias, fue de menos (Academia de murgueros) a más (Eurofestival del Carnaval) y tuvo el plus de loas puntitas dejadas por su director Javi Santana.

Con Josema Guiance, presidente de Trabas fallecido horas antes, en el recuerdo (a Carlos Estévanez se le vio especialmente emocionado), y los homenajes a carnavaleros como los mamelucos Luis Maya El Medusa (Murguero del año para Radio Carnaval) y Manolo Peña (por su trayectoria y ser precursor del certamen), el Encuentro ganó aún más en emotividad. Pero todo quedaría en un segundo plano con una simbiosis para el recuerdo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook