26 de enero de 2018
26.01.2018
Las murgas, a escena

Ocho estilos, ocho apuestas

Las grandes favoritas al podio guardan sus mejores cartas para la final de esta noche, marcada por la ausencia de Bambones

26.01.2018 | 10:38
Ocho estilos, ocho apuestas
Ocho estilos, ocho apuestas
Ocho estilos, ocho apuestas
Ocho estilos, ocho apuestas

Ayer era día de nervios, de preparativos de última hora, de arengas y ensayos generales. Los locales de las murgas finalistas eran un hervidero, con aficionados preguntando si había entradas y corrillos para comentar el fallo del miércoles. Nunca un veredicto dio tanto de sí.

A solo unas horas de subirse nuevamente a las tablas del Recinto, los conjuntos clasificados guardan sus cartas. Al menos la mitad de ellos han guardado sus mejores composiciones para hoy; otros, arriesgaron menos y decidieron cantar algún tema gordo en las preliminares.

Entre los murgueros finalistas, el testimonio más buscado era el de José Castilla, veterano presidente de la Afilarmónica Triqui Traques. En su 50 aniversario, estarán en la final. ¿Premio excesivo? "Cierto es que tuvimos algún desafine y la del martes no fue nuestra mejor actuación", admite desde la autocrítica. Pero desmonta los rumores que apuntan a que no hubiesen preparado bien los cuatro temas. "Tenemos uno de crítica y otro de humor para el viernes", avisa.

Eso sí, Castilla echará de menos a Bambones, que se quedó fuera por unas centésimas. "Me gustaron mucho sus letras; a lo mejor se equivocaron en la selección musical, pero merecían pasar", enuncia. Más tajante es Adela Peña, de Burlonas, que ayer estaba absolutamente indignada. Así se desprendía de sus palabras, dichas con el alma.

"Estoy indignada con el veredicto. No es nada contra las murgas que lograron el pase, pero yo cuando no estoy a la altura soy la primera en reconocerlo. Y durante las fases hubo hasta cuatro y cinco murgas que merecieron estar por debajo de Bambones", afirma. A juicio de Peña, se está perdiendo la fuerza de la letra. Y es justamente lo que reivindicarán hoy.

Atendiendo a los antecedentes hay cuatro grandes favoritos -con permiso de unos genios Trapaseros- a repartirse los cartones. Javi Lemus ya advirtió en los días previos al concurso que necesitan "que todo cuadre y que salga en la final el mejor ensayo de todos". Empezarán con una radiografía y acabarán apelando al sentimiento. Así, su apuesta visual y por la innovación volverá a tener cabida en el concurso de murgas.

Mamelucos pretende rizar el rizo. Buscan el más difícil todavía con un segundo tema que aspira a sorprender; antes, crítica social. Triquikonas buscará llenar de risas el Recinto y Diablos Locos , confirmar que su trabajo -con tantos ensayos de más- ha valido para elevar un listón que dejaron bajo el año pasado. "Hacía tiempo que no hilábamos una crítica tan rotunda", avisan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook