23 de enero de 2018
23.01.2018
Concurso de murgas infantiles

Fiesta doble en la Casa del Miedo

Los Mamelones 'imita' los éxitos de su murga adulta y se sube hasta dos veces al podio

24.01.2018 | 16:33
Fiesta doble en la Casa del Miedo
Los Mamelones, ayer en su local de ensayo antes de partir hacia el Recinto Ferial.

Un contrato en una servilleta

  • Cuenta Alberto Justo cómo se produjo el fichaje de Idafe González para que se convierta en el nuevo letrista de Los Mamelones. "Andábamos detrás suya durante largo tiempo, pero no había manera porque estaba comprometido con Tiquis Miquis", recuerda. El caso es que la amistad entre los dos devino "en la simbólica firma de un contrato en una servilleta" durante la última visita que hicieron a La Palma con motivo de la fiesta de Los Indianos. Ahora, ambos evocan aquel instante con afecto y se sienten "muy orgullosos" de trabajar el uno con el otro. Juntos, parieron las dos ideas que llevaron con cierto al concurso. "La primera ya la tenía Idafe en mente, pero nunca había llegado a desarrollarla", dice. Y en cuanto a la composición de humor, surgió cuando estaban ambos en el baile de magos de Candelaria. "Dijimos: ¿y por qué no hacer un tema de los niños del coro? ¿Y por qué no con canciones de Enrique Iglesias". El resto corrió a cargo de los niños, que realizaron una excelente ejecución que maravilló al jurado, que les quedó a tan solo unas centésimas del segundo premio. Mención especial merece el director, sobresaliente, que firmó un día que no olvidar.

La noche del sábado fue larga y de fiesta en la Casa del Miedo. La apoteósica celebración por el inesperado doblete de Los Mamelones (primer premio de Presentación y tercero en Interpretación) confirmó el buen momento de este grupo con tanta solera y lustre, fundado en 1979, y que ahora reverdece los viejos laureles. El trabajo incansable de Alberto Justo tras bambalinas y la nueva apuesta por Idafe González, que se estrenaba como letrista para este grupo, dieron un resultado tan feliz que alargó la celebración hasta altas horas de la noche.

Como cuando gana Mamelucos, la fiesta fue de las grandes. Emulando los éxitos más recientes de su adulta, la infantil subió hasta dos veces al podio. Así pues, sobraban motivos para el entusiasmo. "No todo ha sido un camino de rosas, así que es normal que estemos tan eufóricos", avisa Alberto Justo, quien confiesa que aún no se ha bajado de la nube. Sus palabras de gratitud son "para todos los que han hecho posible" este rotundo éxito, que no esperaban.

El magisterio de Javier Torres

De los dos, el premio menos sorprendente es el de Presentación. Tras el disfraz de Mamelones estaba el buen gusto y el criterio del catedrático Javier Torres Franquis, una apuesta segura. De hecho, desde que se reveló el diseño, la murga de la Casa del Miedo se convirtió en indiscutible favorita en todas las quinielas gracias a su lobo rojo y a su caperucita feroz.

"Es un vestuario que está inspirado en la literatura infantil. Pensé que en este mundo tan digital, rescatar y poner en valor historias clásicas como la de Caperucita Roja sería parecido interesante. Ya el año pasado lo hicimos con El flautista de Hamelín", recuerda.

La idea de Torres era brillante. "Disfrazamos al Lobo de Caperucita y jugamos con la fábula para demostrar que las cosas no siempre son como parecen", apunta. "El de Mamelones es un disfraz disfrazado", resume. La propuesta estaba en la gaveta hasta que el año pasado decidieros rescatarla para llevarla a la práctica. "Primero hicimos un trabajo de documentación para ver qué otras cosas se habían realizado en el ámbito de los vestuarios a través de este tipo de personajes. Del lápiz pasamos a aplicar color; y no hay esta vez gamas variadas, como en 2017 o en Mamelucos, sino que optamos por una gama única para todo el colectivo", explica.

Lo siguiente fue llevar la idea a Mari Falcón, la costurera que confecciona el traje; y empezar a seleccionador los géneros textiles. "Fuimos probando, valorando tiempo y costes... hasta que resolvimos el disfraz", dice Torres, quien se alegra "muchísimo" por el éxito doble de su murga. "No solo por la parte que me toca a mí, sino por toda la gente que hay implicada. En los disfraces se han involucrado familiares, colaboradores... y en la parte de las canciones, pues también. El de Interpretación ha sido un galardón muy celebrado, pues sabemos que en el mundo de las murgas, la razón de ser son las letras", apunta.

El doblete Los Mamelones sabe especialmente bien porque han sido un sinfín de dificultades las que han tenido que sortear hasta lograr conformar un repertorio equilibrado (un tema de crítica y otro de humor), ajustar las voces de los más menudos -gracias a la labor inconmensurable de Xerach Casanova- y hacerlos crecer como grupo. Desde la plena madurez, la murga de La Noria hace historia. Y empieza a cocinar un año grande para la Sociedad Mamel's.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook