22 de enero de 2018
22.01.2018

"Las letras tienen que ser infantiles"

Juan Bazzocchi y Romén Soriano, artífices del éxito de Rebobinados, celebran que a los niños les saliese la actuación soñada. "Ellos son los protagonistas", coinciden

22.01.2018 | 03:57
"Las letras tienen que ser infantiles"

Rebobinados vuelve a reinar. La murga de Romén Soriano, Sara Febles y el veterano Juan Bazzochi se hizo en la noche del viernes con el primer galardón en Interpretación después de un año de arduo trabajo y serias dificultades, en la misma línea que el resto de infantiles. "El panorama está complicado y creo que aún se va a complicar más", vaticina el autor de las dos composiciones que se llevaron el oro. "Cada vez es más difícil sacar adelante una murga", advierte Bazzocchi.

En Rebobinados, eran tan solo 20 los componentes cuando empezaron los ensayos. "Tuvimos que hacer actividades y salir a la calle para conseguir nuevas incorporaciones; así acabamos con 52", subraya Soriano, quien asegura que "ya no hay niños murgueros, como había antes". "La falta de compromiso es una de las claves para explicar la crisis de los grupos infantiles", asegura.

No obstante, ayer era un día para celebraciones y para repartir méritos. Les cuadró a la perfección su apuesta por letras infantiles y ahí creen que está la clave de su Primero. "Personalmente estoy muy feliz con el veredicto porque se premió a las murgas que más fueron en esta línea", dice Romén, alma máter de la formación. "Si realmente quieres hacer letras infantiles, te tienes que meter en el papel de un niño. Y en la mente de los chiquillos, hay limitaciones. No entienden de todos los temas, así que no concibo cantar cosas de adultos", aporta Bazzocchi.

Con este nuevo éxito, el letrista ya suma dos Primeros y dos Segundos, amén de dos Criticones en su modalidad infantil (premio Enrique González). Tan laureado palmarés le llega después de aterrizar en el mundo de los niños "casi de casualidad, por circunstancias que se dieron". Tras el adiós súbito de Carlos Casanova, que fichó por Distraídos, la murga agonizaba y Bazzocchi acudió al rescate. "Él fue clave; no nos dejó morir", afirma Romén, quien le atribuye una parte capital del mérito. Y también se acuerda de su fallecida prima Reyes. "Ya no está entre nosotros, pero siempre decía: Rebobinados ganará un Primero algún día". Y ese momento llegó el viernes, tras una espera larga de ocho Carnavales.

"Salimos muy contentos sobre todo por los niños, que son ellos los grandes protagonistas. Tengo la suerte de que estoy colaborando con una gran murga infantil. Son todos súper cariñosos, se dejan querer y hacen que tengas m ás ganas de trabajar con ellos", atestigua Bazzocchi, dispuesto a seguir en la pomada.

"Si fuera por mí, le daba premio a todas", concluye. Pero esta vez el más preciado galardón fue para ellos. Merecidísima recompensa a la perseverancia, al tesón... y a un estilo. "Nosotros somos muy de letra y nada de parafernalia", apuntan en pleno debate sobre los estilos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas