22 de enero de 2018
22.01.2018
máscara y letra

Cosas que no se entienden

22.01.2018 | 01:52

El concurso de murgas infantiles ha abierto los concursos del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2018 y, a su vez, también ha abierto La caja de Pandora. Ha sacado al descubierto muchas cosas que como amantes del Carnaval no podemos entender, ni comprender.

No entendemos que un jurado haya sido capaz de dejar fuera del apartado de Interpretación a una murga, como Castorcitos, sin desmerecer el trabajo de las demás, que ha sido muy bueno, llevando al concurso a un nivel altísimo. Se dejaron en el olvido el gran trabajo que realizaron los chicos de Ángel Cabrera, que han demostrado un gran nivel por tercer año consecutivo -para algunos merecedores incluso del Primer Premio de Interpretación-.

El público carnavalero vuelve a reclamar que su voz se escuche en un veredicto, en un concurso que se olvida de un público al que le gusta y disfruta oyendo la crítica, la ironía y el humor de nuestros pequeños murgueros. No entendemos que nos quejamos de que era un año difícil para este colectivo, que había perdido a cuatro de sus murgas, como son Bambas, Pita Pitos, Paralepípedos o Tiquis Miquis. ¡Había que arroparlos! Pero miramos hacia otro lado, porque no se ha llenado un concurso que en muchos momentos rozaba una pobre entrada de casi la mitad de las sillas.

Era el momento de que el público carnavalero se volcase con ellos y llenara en cada fase el aforo de este concurso. Son el futuro de nuestra Fiesta. Quizás tuvimos el concurso con el nivel más alto de los últimos años.

Nos cansamos de comentar que hay que fomentar la participación en las murgas y olvidarnos de los premios, que eso es solo un trozo de cartón. Las experiencias vividas son más importantes que todo reconocimiento. Pero eso sólo se queda de boca para fuera, porque sentimos vergüenza que al finalizar el veredicto del jurado tenga que entrar la policía al Recinto Ferial para separar varias peleas entre componentes de varias murgas. Señores, eso no se puede permitir. ESO NO ES CARNAVAL. Y menos en un concurso tan sensible como el de las murgas infantiles.

No entendemos que murgas sigan año tras año y no tengan la fuerza de intentar mejorar, de lograr un proyecto que aspire a otro tipo de metas. Estos proyectosse están extinguiendo con el paso de los años y corren un serio peligro. Esto quizás haría que el concurso se debilitara, llegando incluso a perder una fase, pues si perdiéramos una o dos murgas más en el próximo Carnaval, no es descabellado ver dos fases de nueve murgas en años sucesivos aprovechando el viernes y sábado, ya que, eso sí serían fases bastante largas.

No entendemos, además, cómo tras la polémica del año pasado, con la absoluta desaparición del pito murguero, sólo dos murgas en este Carnaval hicieron uso del instrumento por excelencia de los grupos de la crítico como son nuestras murgas. No podemos perder la esencia de nuestra murga y el pito murguero es parte de ella.

Este concurso de murgas infantiles ha dejado muchos aspectos que no entendemos.

Y a partir de hoy llegan las murgas adultas.

Grupo Mascarada Carnaval

www.grupomascarada.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine