19 de enero de 2018
19.01.2018

"Hemos dado un giro de 180 grados para adaptarnos a los nuevos tiempos"

19.01.2018 | 04:00
"Hemos dado un giro de 180 grados para adaptarnos a los nuevos tiempos"

Keila sonríe cuando se le recuerda que hace ahora 30 años del primer pase a la gran final para las históricas Marchilongas. "Tenemos toda la ilusión y las ganas del mundo; ahora falta que todo cuadre", apunta la directora.

"Si no tuviésemos ganas, no saldríamos ni a competir. Es verdad que vamos a ir en una línea diferente. No sabemos si gustará, pero lo cierto es que la murga ha dado un giro de 180 grados", previene. Cuando se le pregunta por las causas del cambio, se explica. "Es que el concurso está enfocándose ahora de una manera determinada y a la gente le está gustando mucho el espectáculo, no solo la letra, sino la combinación de ambos".

Transcurridos varios meses del comienzo de los ensayos, Jerez hace un balance eminentemente positivo de este tiempo. "Ha habido complicaciones por la premura de tiempo y porque el concurso empieza muy cerca de las Navidades, las rebajas... pero hemos sobrellevado los agobios con entusiasmo", explica la joven batuta de Las Marchilongas, que antes dirigió a Los Bambas. "Mi madre nunca quiso que fuera directora, pero lo llevo en la sangre. De hecho, ella estaba embarazada de mí cuando dirigía".

"Ella me ha contado anécdotas muy curiosas, por ejemplo que el primer año competían en un mundo solo de hombres. Cuando pasaron a la final, salieron unas cuantas de la Plaza de Toros y el segurita les dijo: ¿qué habrán hecho ustedes para pasar a la final? Al principio, ni las querían dejar inscribirse", cuenta Keila, que tiene claro a quién dedicará su actuación. "Si antes ya me acordaba a Los Bambas... este año lo haré todavía con más motivos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas