08 de febrero de 2019
08.02.2019
Gran Canaria

La familia de Román valoró sus fincas de Amurga en 306.500 euros en 2010

08.02.2019 | 02:36

Las tres fincas de la familia de Román Rodríguez en el Macizo de Amurga, compradas por el Cabildo de Gran Canaria por 4,06 millones de euros, fueron valoradas en 306.500 euros en abril del año 2010, cuando la esposa y los cinco cuñados del líder de Nueva Canarias (NC) firmaron ante notario la "Escritura de aceptación y adjudicación de herencia parcial y consolidación del pleno dominio" de esos terrenos. Según ese documento, incluido en el expediente elaborado por el Servicio de Patrimonio de la corporación insular, la finca principal de la familia de Román Rodríguez y de otros 16 propietarios, denominada como Amurga en el Registro de la Propiedad de San Bartolomé de Tirajana, fue valorada en 300.000 euros en dichas escrituras, menos de una décima parte de los 3,46 millones de euros en que ha sido tasada por el Cabildo.

La segunda finca en extensión, conocida como Umbría de Fataga, fue valorada en el año 2010 en 5.000 euros. Ahora, el gobierno insular de Antonio Morales pagará por ella 382.170 euros.

Por último, la parcela denominada Lomo Gordo fue tasada en la aceptación de herencia de los parientes de Román Rodríguez en 1.500 euros, una cantidad que contrasta de forma evidente con la tasación realizada por el Cabildo en diciembre de 2018, que asciende a 222.505 euros.

Estas valoraciones del año 2010, que figuran en la documentación presentada al Cabildo por José Victoriano González Rodríguez, cuñado de Román Rodríguez y exinterventor del Ayuntamiento de Santa Lucía y de la Mancomunidad del Sureste, generan nuevas dudas entre los cuatro grupos de la oposición del Cabildo y también entre dirigentes del PSOE, socio de NC en el gobierno insular, que coinciden en que se ha hecho "un traje a medida" para favorecer a esos propietarios de tierras.

En el expediente de la compra de Amurga figuran hasta seis valoraciones diferentes de las tres fincas de la familia del máximo dirigente de NC, desde los 305.500 euros de la aceptación de la herencia en el año 2010 hasta los 4.068.640 euros que figuran en el acuerdo de compra aprobado por el consejo de gobierno del Cabildo el 28 de diciembre de 2018. En medio del procedimiento administrativo aparecen otras cuatro cantidades, lo que siembra las sospechas sobre el valor real de esos terrenos. Así, un informe de la Consejería de Medio Ambiente de febrero de 2015 cuantifica el precio total de las tres fincas en 4.446.907 euros.

En febrero de 2018, cuando el Cabildo creó la Bolsa Insular de Fincas Rústicas para reforestación, la familia de Román Rodríguez ofertó sus tierras a 0,35 euros el metro cuadrado, lo que supone un precio total de 1.632.753 euros.

En el mes de marzo, José Victoriano González Rodríguez presentó tres escritos, dirigidos al presidente del Cabildo, en el que consideró que el precio máximo admitido por el Cabildo -los 0,50 euros por metro cuadrado de la denominada oferta indicativa- estaba basado en criterios "estrictos" y solicitó una valoración "diferenciada" que incluyera elementos como pistas forestales, aljibes, cuevas o facilidad para la reforestación. Por tanto, calculó que el valor de los terrenos debía estar en el "entorno" de los 0,78 euros por metro cuadrado, es decir 3.638.707 euros. Sin embargo, en la convocatoria del procedimiento restringido aprobado en el mes de julio de 2018, en cuyas bases ya se especificaron siete zonas prioritarias y un precio máximo de 0,50 euros, la familia de Román Rodríguez ofertó sus tierras a 0,45 euros el metro cuadrado, es decir 2.099.254 euros. Finalmente, el Cabildo valoró las tres fincas de Amurga en un precio medio de 0,87 euros por metro cuadrado, por lo que pagará esos 4.06 millones de euros.

El baile de cifras en la tasación de los terrenos de Amurga y el escrito del cuñado de Román Rodríguez en mitad del procedimiento administrativo para solicitar un aumento del precio, así como otras actuaciones que siguen sin aclararse, han llevado a los cuatro grupos de la oposición del Cabildo -PP, Unidos, Podemos y CC- a reclamar la paralización de la compra y a revisar el expediente, pues entienden que se ha hecho "un traje a medida" para acabar adquiriendo unas parcelas de unas determinadas personas. También han puesto en duda que esos terrenos sean apropiados para la reforestación.

Además de los cuatro grupos opositores, dirigentes del PSOE como Luis Ibarra y Sebastián Franquis han cuestionado la actuación del consejero de Hacienda, Pedro Justo Brito, y han pedido una reunión de la mesa de seguimiento del pacto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook