01 de diciembre de 2018
01.12.2018

La Audiencia confirma la condena a un exjefe de la Policía Canaria

El acusado, a quien se le rebajan las penas, sometió a dos agentes a un trato "humillante"

01.12.2018 | 01:26

Una sentencia firme de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas confirma el grueso de la condena a un exjefe de la Policía Canaria por acoso laboral a dos agentes en Gran Canaria. No obstante, la Audiencia estima parcialmente el recurso de apelación presentado por el acusado, C. M. S. D., contra la sentencia anterior del Juzgado de lo Penal número 5 de la capital grancanaria, dictada en febrero de este año. Finalmente estas son las penas que se le imponen al acusado, cuatro en total, dos por cada agente afectado: un año y cuatro meses por acoso laboral y ocho meses por lesiones psíquicas; y en lo que se refiere al otro agente, un año por acoso laboral y seis meses por lesiones psíquicas.

La nueva sentencia, contra la que no cabe recurso, "acepta en lo fundamental" los hechos probados, salvo por la supresión de un párrafo sobre la denegación de cambios de turno y de una licencia de estudios. Según queda recogido, entre los años 2010 y 2013, este exjefe de la Policía Canaria - que ocupaba los puestos de oficial y después de subinspector y jefe de la base del cuerpo en Gran Canaria-, mantuvo con los dos agentes un trato "humillante y discriminatorio", se reía de ellos delante de sus compañeros, les dirigía expresiones como "flipao, chifao, militrocho", y les asignaba con más frecuencia que a los demás "los servicios peor considerados".

A uno de ellos de los agentes, "de forma reiterada", en las reuniones para impartir instrucciones, en los vestuarios y delante de compañeros, le decía que no era policía o que no merecía serlo; que había personas que sólo servían para estar rodeados de "putas y maricones" o le quitaba la palabra y reía de él, recogen los fallos judiciales.

A otro de los agentes, el acusado le asignaba los servicios peor considerados, dio cuentas de ausencias al servicio que no eran tales con clara intención de que le abriesen expediente o no le concedió permisos ni sustituciones. Ese trato provocó a los denunciantes problemas de ansiedad, según se refleja en ambas sentencias: uno de los agentes tiene reconocida a raíz de los hechos una incapacidad permanente total para ser policía y el otro pidió una excedencia voluntaria y "presenta trastorno adaptativo con sintomología mixta ansioso-depresiva, de la que ya ha sido dado de alta". Por último, la primera sentencia declaró la responsabilidad civil subsidiaria de la Comunidad Autónoma Canaria, punto que mantiene la Audiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook