12 de julio de 2018
12.07.2018
ÚLTIMA HORA
La cifra de muertos en el atentado de Estrasburgo asciende a cuatro

Mauricio se queda solo en su defensa por un supuesto amaño de un contrato

El expolítico de CC lamenta que no le hayan dejado explicarse durante el juicio

11.07.2018 | 23:44

El exportavoz de CC en el Congreso José Carlos Mauricio se queda solo en la defensa de su inocencia en el juicio en el que se le acusa de haber falseado un contrato laboral para ayudar a un amigo a regularizar la situación de su pareja.

Tanto el decano de la Facultad de Economía de Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Juan Manuel Benítez, como la ciudadana cubana Mayra Despaigne reconocieron ayer ante el Juzgado de lo Penal número 2 de la ciudad que, como denuncia la Fiscalía, amañaron un contrato de la Fundación Centro de Estudios Canarios para facilitar que ella regularizara sus permisos de inmigración. Ambos han dado ese paso después de llegar a un acuerdo con el Ministerio Público por el que este reduce las penas de un año y tres meses que pedía para cada uno de ellos por otras de seis meses de prisión, que además permitirían a Despaigne permanecer en España.

Los dos acusados han decidido cambiar la versión que habían mantenido durante toda la instrucción del caso por consejo de su abogado, que avisó de ello a José Carlos Mauricio. Sin embargo, este ha decidido seguir proclamándose inocente a pesar de sentirse "indefenso", porque considera que lo ocurrido en esta causa penal "es un escándalo". "Yo me he negado a decir mentiras", porque "aunque solo sea un día de pena el que me pongan, si es por una mentira yo no lo acepto", afirmó. "Es una indignidad de la Justicia", protestó.

Mauricio ha declarado que Benítez le dijo que les ofrecían "reducir la pena si aceptaban lo que decía la Fiscalía", porque en el caso de una pena superior a un año "a ella la expulsaban del país". Según ha explicado tras la vista, el otro acusado le comentó que a él le "podían reducir incluso más la pena", pero se negó a aceptarlo, porque "es un chantaje de la Justicia".

Para el exconsejero, "esto es una perversión judicial", porque el posible trato que le ofrecían "no es para coger a un culpable sino para que un inocente se autoinculpe". Ante el alegato acusatorio de la Fiscalía, insistió en que no le "han dejado" explicarse "en ningún momento" durante la sesión, en la que fue continuamente interrumpido para pedirle que en sus contestaciones se ciñese a los hechos y a las preguntas concretas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook