14 de junio de 2018
14.06.2018

La Cámara enmendará la ley turística para encajarla en la Constitución

El pleno del Parlamento de Canarias acordó ayer, sin el apoyo de los grupos de Nueva Canarias (NC) y Podemos, abrir el debate

14.06.2018 | 01:23

El pleno del Parlamento de Canarias acordó ayer, sin el apoyo de los grupos de Nueva Canarias (NC) y Podemos, abrir el debate para la modificación de la controvertida ley de renovación y modernización turística y devolverla al marco constitucional. En concreto, la proposición de ley presentada por el Gobierno autonómico persigue la derogación del no menos controvertido apartado 'C' del artículo 4.2, el mismo que limitaba la autorización para la construcción de nuevos hoteles a aquellos que fueran, como mínimo, de la categoría de cinco estrellas.

Fue el consejero de Turismo, Cultura y Deportes del Ejecutivo autonómico, Isaac Castellano, quien presentó ayer en la sesión plenaria que celebró la Cámara la proposición de ley. Castellano recordó que la propuesta de modificación se produce así alrededor de tres años después -la ley se promulgó durante el segundo y último mandato de Paulino Rivero al frente del Gobierno del Archipiélago- de que el Tribunal Constitucional sentenciara que el susodicho apartado 'C' del artículo 4.2 atentaba contra los postulados de la Carta Magna. El pronunciamiento de la justicia dejó claro que el Legislador canario se había excedido al establecer un condicionante meramente económico para la concesión de autorizaciones hoteleras.

Hay que recordar que la decisión del Tribunal Constitucional se produjo a raíz de un recurso presentado por el Gobierno central cuando el ministro de Industria, Energía y Turismo era precisamente el canario José Manuel Soria. Ayer, el consejero Castellano defendió, por un lado, que la ley camina en la dirección correcta siguiendo la "tradición" de la Comunidad Autónoma que se abrió con la moratoria de 2003; sin embargo, igualmente cree necesaria la supresión de la polémica limitación a la construcción de hoteles de menos de cinco estrellas para "simplificar" y tras el "encendido debate" que se produjo en su día. No en vano, desde Gran Canaria se insistió en que la imposibilidad de levantar hoteles de cuatro estrellas penalizaba a su turismo, donde estos hoteles están menos extendidos que, por ejemplo, en Tenerife.

Desde las bancadas de NC y Podemos no apoyaron la propuesta del Gobierno por entender que este apuesta por la desregulación y la "barra libre" al renunciar a fijar unos límites que sí pueden establecerse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook