12 de abril de 2018
12.04.2018

"Soy inocente, ni robo ni falsifico másteres"

El diputado de Podemos Alberto Rodríguez pide al Supremo que archive su causa por desórdenes públicos. Niega que insultara a la policía en un altercado en 2006

12.04.2018 | 02:38
El diputado Alberto Rodríguez, ayer a la salida del Tribunal Supremo.

Alberto Rodríguez, diputado canario de Podemos, insistió ayer en proclamar su inocencia respecto a los hechos que se le imputan por un supuesto delito de desórdenes públicos en una madrugada navideña de hace más de once años en La Laguna, y niega rotundo que agrediera u hostigara a la policía local de la villa tinerfeña, tal como recoge el auto que se abrió contra él y otras personas que le acompañaban en ese momento. Rodríguez mantiene su versión de que lo único que hizo en esa discusión con los agentes laguneros fue "defender los derechos" de su hermano, uno de sus acompañantes, que como consecuencia del altercado perdió parte de la visión en un ojo, aunque no aclara cómo llevó a cabo esa defensa ni cómo fue la agresión que señala.

El político canario considera así que no hay motivos para permanecer imputado, por lo que sumado al tiempo transcurrido procedería un archivo de la causa que se mantiene abierta contra él en el Tribunal Supremo.

Ayer, n una gélida mañana en Madrid, fue requerido por el magistrado instructor, Luciano Varela, para que diera su versión de los hechos. Era una comparecencia voluntaria que Rodríguez no esquivó porque, asegura, no tener "nada que esconder", una circunstancia que su defensa aprovechó para presentar un escrito de petición de archivo por prescripción del supuesto delito que pudiera haber cometido.

La declaración ante Varela venía justificada por el cambio producido en la instrucción del caso, ya que este magistrado acaba de heredarla del anterior instructor, el juez Julián Sánchez Melgar, nombrado Fiscal General del Estado en noviembre pasado. Varela escuchó ayer a Alberto Rodríguez por un tiempo de apenas media hora y a partir de ahora estudiará el escrito de solicitud de archivo presentado por la defensa del parlamentario tinerfeño. Durante su declaración, este rechazó los cargos y dio su versión sobre los hechos que le mantienen imputado.

Rodríguez aseguró a la salida que estaba "muy tranquilo" y que no tenía "nada que esconder. "Es una pena que tenga que estar aquí doce años después de que ocurrieran los hechos".

"No estoy aquí por falsificar masters [señaló en referencia a la investigación periodística mantiene en jaque a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes (P)], ni por robar dinero público, estoy aquí por defender los derechos civiles de mi hermano ante una agresión", sostuvo el diputado tinerfeño. Y añadió que "con todo el trabajo que tiene el Tribunal Supremo hoy en día con los cientos de casos de corrupción que hay abiertos, es una pena que estén teniendo que meterse en una cosa de que debería haber sido juzgada en un juzgado ordinario hace ya muchísimo tiempo". Y creo que no soy el único que lo pienso". Con todo, resaltó que su intención en todo momento es la de "colaborar con la justicia".

Según él, la razón de que tanto tiempo después de los hechos, se le mantenga la imputación "evidencia cual es la situación del sistema judicial de nuestro país". "Que algo que debía haberse resuelto en un juzgado ordinario, que doce años después de repente esté en el Tribunal Supremo y se filtre a la prensa, puede tener algo que ver con ser diputado de Podemos", afirmó Rodríguez a la salida del alto tribunal donde, insistió, dio "la misma versión que dí en el juzgado en Santa Cruz de Tenerife desde el principio, que soy inocente, que no cometí delito alguno, y que será lo mismo si tengo que volver a declarar".

Acuerdo previo

En el auto judicial por el que se acordó abrir esta causa el pasado mes de septiembre la Sala Segunda, el alto tribunal se declara competente para investigar si el diputado canario participó en los hechos dada su condición de aforado.

Según recogía el documento de apertura de procedimiento, en la madrugada del día de Navidad de 2006, tras una identificación realizada por la Policía Local de La Laguna en un dispositivo de control contra el consumo de drogas hubo un "hostigamiento" de Rodríguez y de otros acompañantes hacia los agentes.

El auto inicial resaltaba que las personas a las que la policía local de La Laguna había tratado de identificar "increparon a las personas que allí se encontraban consumiendo bebidas alcohólicas, provocando que arrojaran botellas, vasos y otros objetos" y ocasionando desperfectos en un vehículo.

En 2014, el Juzgado de lo Penal número 3 de Santa Cruz de Tenerife dictó una sentencia de conformidad respecto a dos de los acusados, dejando pendiente de celebración de juicio contra otras dos personas, una de ellas el diputado de Podemos, con las que no se alcanzó ningún acuerdo. Tras la elección de Rodríguez como diputado, su causa, pendiente desde entonces, pasó al Supremo por tener este la condición de aforado.

El procedimiento del otro de los investigados pendiente de juzgar continúa en el Juzgado de Santa Cruz de Tenerife, que fue el que remitió testimonio del caso al alto tribunal.

En distintas ocasiones, Alberto Rodríguez ha señalado que en ningún caso insultó ni agredió a los agentes durante aquella madrugada y que estos procedieron a arrestarlo cuando estaba informado telefónicamente de lo ocurrido, asegurando además que como consecuencia de los hechos, su hermano perdió la visión en un ojo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook