27 de junio de 2012
27.06.2012
Asier Antona Gómez, Secretario general del PP de Canarias 

"En política he sido soldado, he hecho guardias y sigo pegando carteles"

"Si no creen en Rivero ni los propios afiliados de CC, me temo que tampoco lo harán los canarios"

27.06.2012 | 03:37
Un instante de la entrevista, ayer en la redacción de la opinión de tenerife.

De padre salmantino y madre vasca, Asier se siente palmero 100%, no sólo porque es la isla donde nació y ha vivido siempre, sino porque asegura que es donde tiene sus verdaderos amigos, aquellos que hizo desde que estaba en la guardería. Aunque estudió Ciencias Políticas en la Universidad del País Vasco, asegura que es tal su amor por La Palma que tras realizar sus cursos de doctorado en Pensamiento Político quiere buscar un hueco para hacer su tesis sobre los diputados palmeros presentes en las Cortes de Cádiz (1812) y sobre toda la evolución política, social y económica de la Isla desde entonces. A sus 35 años, muestra seguridad sobre lo que quiere y sobre el proyecto político en el que milita desde los 19 años, cuya Secretaría General ocupa desde finales de mayo. Admite no ser forofo del fútbol, ni siquiera en plena Eurocopa, y se siente más atraído por otros deportes. De hecho, fue subcampeón regional de judo sub 17.
–¿Ser secretario general del PP canario fue algo en lo que usted pensó al entrar en política?
–No. Sinceramente, no. En ningún momento me he planificado, porque en política planificarse a largo plazo es muy difícil. Eso no es posible. Sí existe un proyecto común en el que he militado desde 1995. Es verdad que en los últimos tiempos el partido me ha dado la oportunidad y he tenido el honor de desempeñar responsabilidades importantes, no sólo dirigiendo el PP en La Palma, sino en otros puestos. En estos tres años y medio que llevo como presidente del PP palmero se ha producido un vuelco interno importante en la formación, desde el punto de vista electoral y de la cohesión interna. Eso va unido a la responsabilidad que me han dado en el grupo parlamentario como portavoz adjunto.
–Sí, pero le preguntaba si era algo que deseaba, si quería y buscaba responsabilidades políticas más allá de la simple militancia.
–Bueno, la política me ha gustado desde siempre. Pero yo hoy estoy donde estoy porque he pasado por todos los escalafones, es decir, he sido soldado y he hecho guardias en garitas; me he manchado y sigo manchando las manos de cola para pegar carteles; he embuchado muchos sobres y papeletas y, por lo tanto, conozco el partido no de arriba abajo, sino al revés, inicié mi militancia en Santa Cruz de La Palma, donde fui también concejal, presidente local, teniente alcalde. Es decir, he tenido una trayectoria importante, pero siempre desde abajo. Ahora soy secretario general del PP de Canarias, que para mí un reto muy importante.
–¿Qué pasa en el PP de Canarias para que nunca haya una voz discordante de la oficial? ¿Tan de acuerdo están todos siempre?
–En el Partido Popular, como en las mejores familias, no existe un pensamiento único y hay diferentes formas de entender los retos y estrategias que nos planteamos abordar. Pero lo que sí tenemos claro es que esos debates intensos se producen en el seno del partido. Lo que le hemos pedido a todos los cargos públicos y orgánicos es que cualquier debate, discrepancia, diferencia de criterios a la hora de realizar un planteamiento se haga dentro del partido.
–Pero una vez que se lleva a cabo todo ese debate interno, lo cierto es que a los congresos políticos siempre va una única candidatura oficial y nunca se enfrentan dos propuestas.
–Porque aunque no existe un pensamiento único, lo que sí es verdad es que hay un liderazgo único, el de José Manuel Soria. Todos, en todas las islas, tenemos claro ese liderazgo. Bajo el mandato de Soria se han cosechado los mayores éxitos del PP en Canarias; es el líder y nuestro referente en las Islas, y lo seguirá siendo durante muchísimos años.
–Si no fuera secretario general del PP, sino un simple militante o simpatizante, ¿sería tan fan de Soria como ahora?
–Bueno, yo he sido militante también. Valoro muchísimo la trayectoria que ha tenido José Manuel Soria en las diferentes responsabilidades; ahora tiene el alto honor de estar sentado en el Consejo de Ministros y creo que es un referente no sólo para quienes tenemos responsabilidades en el partido, sino para cualquier ciudadano, que debe sentirse orgulloso de tener en el Consejo de Ministros a un canario como José Manuel Soria.
–Lo de definirse como el político palmero no lo comparten otros palmeros, contrincantes suyos, que ven en usted a alguien foráneo. ¿Se ha sentido desplazado por tener nombre vasco y antecedentes peninsulares?
–No, en absoluto. Cuando me han visto crecer en La Palma, cuando mis amigos actuales son los que tengo desde la guardería y cuando me he criado en el barrio de La Portada (Santa Cruz de La Palma), el mismo donde vivo ahora, hace que para nada me sienta desplazado.
–¿Qué opinión le merecen entonces los comentarios de quienes dicen que usted no es un auténtico palmero?
–Bueno, yo no sé cómo se mide la autenticidad de ser de un lado o de otro, si es por el RH sanguíneo o por tener 45 apellidos. A esa gente le digo que donde se tiene que medir el amor a la isla de La Palma es en la defensa de sus intereses. Y lo que yo garantizo, y lo pongo sobre la mesa, es que defiendo con muchísima pasión los intereses de La Palma las 24 horas del día y en todas las responsabilidades que he tenido. Trato de aportar mi grano de arena para que la Isla recupere el protagonismo que ha ido perdiendo durante todo este tiempo.
–¿Qué le parecieron los comentarios de Manuel Hermoso sobre la necesidad de que el PP debería entrar en el Gobierno de Canarias?
–Pues que pone de manifiesto la incapacidad que hay en este Gobierno y en el propio Paulino Rivero para llevar a Canarias donde se merece y para que se recupere económicamente. Y lo que dice Manuel Hermoso es que el Archipiélago necesita de un partido solvente, con las ideas claras, que es el Partido Popular, para que intente recuperar y reconducir la situación de las Islas. Hoy [por ayer] se lo decía yo a Rivero en el Parlamento: es fundamental tener a un partido como el PP, con las ideas claras de Canarias y de España en la acción de gobierno. Paulino tiene que reconsiderar las palabras de Manuel Hermoso. Mira si no cómo ha salido del congreso de CC. Si no creen en él los propios afiliados y dirigentes de su partido, me temo mucho que tampoco tendrá credibilidad entre los ciudadanos de Canarias.
–¿Y ve factible en estos momentos un giro en el Gobierno de Canarias para que entre el PP?
–Eso habría que preguntárselo a los que lideran hoy CC. Lo que está claro es que existe una unidad en torno a la debilidad de ambos líderes, tanto Paulino Rivero como José Miguel Pérez. Y esa debilidad los hace estar unidos, pero es mala para las Islas, porque con esa estrategia de confrontación permanente con el Gobierno de España no sólo no están aislando al Gobierno de Canarias, sino que, más grave aún, están aislando a todos los canarios de las reformas de que está necesitada esta Comunidad Autónoma.
–A los partidos políticos y a sus dirigentes se les critica muchas veces la nula autocrítica que hacen de su labor. ¿Podría citar algún ejemplo, algún proyecto, iniciativa o idea en la que el PP canario no lo haya hecho bien?
–Creo que en mi partido y en cualquier otro debemos hacer un ejercicio de reflexión, porque el modelo financiero, económico y social ha cambiado mucho. Hoy la Canarias que conocemos no es la de hace cinco años. Y como las instituciones, las familias y las empresas están ajustando sus modelos, tam- bién debemos hacerlo los partidos políticos. Tenemos que ser mucho más sensibles y permeables con los problemas de la gente. Está muy bien eso de estar pegado a la calle, pero no sólo hay que decirlo sino practicarlo. La gente hoy está muy necesitada de políticos que escuchen y que no hablen tanto. Hablar menos y escuchar más.
–En su día a Zapatero se le criticó que no reconociera que en España había una crisis. ¿Se aprende de los errores en política? ¿Por qué Rajoy no ha reconocido que la ayuda que va a prestar Europa al país es un rescate y no un crédito en condiciones ventajosas a la banca?
–Creo que los responsables públicos tenemos que hacer mucha pedagogía política, tenemos que simplificar los mensajes y los discursos. Es fundamental.
–¿Por qué no se habló de rescate desde el principio?
–Porque lo primero no fue un rescate, sino una línea de crédito que no venía condicionada. Ahora lo que ha pedido España es un rescate para su sistema financiero. Antes no había ninguna condición; ahora habrá una inyección económica para sanear a los bancos con una serie de condiciones, entre ellas un mayor control por parte de las instituciones europeas y ahí sí que podemos hablar de rescate.
–Este fin de semana se celebra en Tenerife el congreso regional del PSC-PSOE, histórico rival de su partido. ¿Qué espera?
–Espero que no caiga en lo mismo que ha caído CC, que ha pasado todo el periodo precongresual hablando de liderazgos y no de los temas que preocupan a los ciudadanos. No han ocupado un solo minuto en hablar del diagnóstico, de las medidas e iniciativas que como partido tienen para los ciudadanos. El de CC no fue un congreso para Canarias, sino para dar salida a algunos líderes. Pero mucho me temo que el PSOE va a ir por el mismo camino, más ocupado en enfrentamientos de liderazgos y de equilibrios de poder y menos en dar respuesta a los ciudadanos, que son los que peor lo están pasando. En el PP, como tenemos resuelto el asunto del liderazgo, ocupamos todo nuestro tiempo en dar respuestas claras a los ciudadanos de Canarias.
–¿Se atreve a dar un resultado para el partido de hoy entre España y Portugal?
–Bueno, espero que gane España, claro, 2 a 1.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook