30 de mayo de 2012
30.05.2012
DÍA DE CANARIAS

Por Namibia con el timple a cuestas

Los emigrantes reclaman que se exporten más productos de las Islas, como el gofio

30.05.2012 | 13:43
Isabel Ovalle Esta periodista de 31 años es freelance en Letonia, donde colabora con una revista y un periódico.

Están fuera de casa, pero sus raíces viajan con ellos. No han sido profetas en su tierra, aunque triunfan en el exterior. El Día de Canarias no será una jornada más para los emigrantes isleños, el folclore y las tradiciones del Archipiélago llegarán a los rincones más inhóspitos, incluso a Namibia.

La tinerfeña Desirée Rodríguez (Buenavista del Norte, 33 años), profesora de español en la Universidad Politécnica del país africano, se llevará su timple a clase, cantará con sus alumnos alguna folía, isa y malagueña y, "si da tiempo", les enseñará un baile tradicional. Llegó a través de un programa de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Este año el Gobierno central "ha decidido que ya no es relevante la expansión del español y ha cancelado más de 200 lectorados", explica, por lo que volverá a Tenerife en Navidad, aunque pronto buscará un nuevo destino, pues lleva desde los 19 años viajando. "Viajar no es echar de menos, es aprender, experimentar, descubrir", expone.

En Reino Unido hay nada menos que 3.201 canarios. Clara Iglesias, licenciada en Administración y Dirección de Empresas, tiene 24 años y trabaja en Bedford (Inglaterra) en una empresa donde empezó como becaria. Para ella, Canarias debe copiar la predisposición de los ingleses de empezar a trabajar a los 16 años y su facilidad para compaginar estudio y trabajo. Anima a los empresarios isleños a seguir en la línea de exportación de productos como el gofio, el dulce bienmesabe y el ron miel Arehucas, difíciles de encontrar fuera, al igual que el envío de frutas tropicales como aguacate, piña y mango.

En Plymouth, en el condado de Devon, vive la galdense Dunia Moreno, de 29 años, que echa de menos "unos buenos rayitos de sol y una buena playa". Cree que "económicamente no es el mejor momento para volver a Canarias".

Elsa Díaz-Duque, una tinerfeña de 26 años, ha empezado a trabajar en Dubai, tras vivir en Londres, Bruselas y Moscú. Está "quemada de la corrupción, la lacra de Canarias".

La periodista Isabel Ovalle, de 31 años y de Santa Úrsula (Tenerife), abandonó su isla en enero de 2011 para viajar junto con su marido a Letonia, que les dio "la oportunidad de estar juntos" y trabaja como freelance. Asimismo, la periodista grancanaria Virginia Casado, de 31 años, vive en Pekín desde hace cuatro años y medio. Adora el frenético ritmo de Asia, donde puede cubrir desde un tsunami hasta una crisis política, mientras en Canarias el tiempo va "más lento".

Un total de 742 canarios residen en Suiza. Una de ellas es la periodista y artista tinerfeña Elizabeth Bello, de 28 años. Vive entre Glarus y Zürich. Trabaja desde hace un año y medio en un restaurante. Otro es Xavier Pérez, licenciado en Administración y Dirección de Empresas que, con 35 años, trabaja para una importante multinacional de productos de alimentación suiza. "En Canarias perdemos mucha fuerza en discusiones estériles y no se explota lo suficiente el potencial de las Islas", protesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine