30 de julio de 2010
30.07.2010

"En la UGT, quien demanda a la empresa se va a la calle"

El juez condena al sindicato por despedir a un trabajador por represalias

30.07.2010 | 13:50
Trabajadores de Fundescan en una protesta contra UGT.

Sin precedentes. El Juzgado de lo Social número 8 de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado a la UGT (Unión General de Trabajadores) a readmitir a un empleado de informática al que había despedido después de que éste presentara una demanda contra el sindicato por acoso laboral. El magistrado Gumersindo Manza Abizanda, ponente del fallo, hace resumen de lo ocurrido en el juicio y muestra su sorpresa por la declaración de la "propia delegada de personal del sindicato, que sin titubear dice que ´en la UGT, quien demanda a la empresa se va directo a la calle".

El trabajador, R. S. S. , se había quejado al sindicato en varias ocasiones por "carecer de mesa y lugar de trabajo", por no poder realizar "llamadas telefónicas al exterior", y por la modificación de sus condiciones de trabajo, entre otras cosas. Como quiera que la empresa hacía caso omiso a sus reclamaciones, presentó una demanda por vulneración de derechos fundamentales, en la que alegó "acoso moral y atentado a la dignidad".

Tras la presentación de la demanda, UGT procedió a entregar al trabajador una carta de despido en la que, según el juez, se vierten "imputaciones absolutamente falsas. Todo lo imputado (al demandante) es falso o espurio".

En este sentido, el magistrado ponente explica en la sentencia que "en cuanto a las quejas del trabajador se ha acreditado que todas son absolutamente legítimas, por cuanto todos los hechos que denunció el actor son ciertos y además de una gravedad considerable".

UGT también acusaba al empleado de desobediencia, pues la secretaria de organización del sindicato denunció que el trabajador se había negado a facilitarle unas claves informáticas para realizar una videoconferencia. Pero el juez asegura que "dicha imputación es absolutamente falsa". Uno de los testigos "es claro y contundente a la hora de declarar que el actor se ofreció a dar la clave y que fue la secretaria la que se negó a recibirla con palabras altisonantes".

El juez ve probado que "el despido constituye sobre todo una represalia de la empresa por sus quejas reiteradas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine