21 de diciembre de 2009
21.12.2009
santiago pérez, Portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento de Canarias

"En el PSOE no hay una estrategia alternativa a López Aguilar"

"Creo que la cuestión no es si Juan Fernando está o no, sino en debatir sobre qué tipo de partido queremos"

21.12.2009 | 02:05
Santiago Pérez

Pérez asegura estar "sorprendido" por las reacciones de propios y extraños ante las decisiones de Juan Fernando López Aguilar, más aún al compararlas con la marcha a Madrid de Ana Oramas o de Jerónimo Saavedra, en su día. En cuanto a las críticas internas, subraya que "no hay una estrategia alternativa a López Aguilar" y por eso "no hay debate".

-Finalmente, Juan Fernando López Aguilar ha anunciado que no será candidato a la presidencia del Gobierno. ¿No le parece que ha tardado un poco más de la cuenta?

-Después de ganarle unas elecciones al régimen de poder era previsible lo que iba a suceder. No sólo se trataba de impedirle gobernar, sino que tampoco estaban dispuestos a dejarlo que siguiera tan campante por las calles de la política canaria. La primicia de lo que iba a ocurrir la tuvimos en el debate de investidura de Paulino Rivero. Todo esto es opinable y lo dice una persona que ha vivido una experiencia similar: ganar unas elecciones con claridad, verme en la oposición y haber aguantado todo el mandato. Le aseguro que es una experiencia que no le deseo a nadie.

-La diferencia está en que usted se quedó los cuatro años como edil de La Laguna. López Aguilar, en cambio, lleva tiempo labrando su futuro político fuera de las Islas, lo que deja a los socialistas canarios en un estado de cierta orfandad.

-Si yo volviera a empezar, seguramente no haría algunas cosas que he hecho, pero no me arrepiento de hacerlas hecho. Yo me pondré a meditar sobre este tema cuando compruebe que los medios de comunicación le dedican una centésima parte de lo usan para este asunto a lo que ha hecho Ana Oramas. Creo que no es lo mimo abandonar a los electores cuando uno está gobernando. Juan Fernando trabajó en una línea renovadora y más combativa, y esa idea la defendemos un número muy alto de dirigentes socialistas y sintoniza muy bien con nuestros votantes. Creo que la cuestión no es si Juan Fernando está o no, sino en debatir sobre qué tipo de partido queremos.

- Sin duda, ese es el asunto fundamental. Por eso hay quienes piden un congreso regional para resolver este asunto.

-Yo no tengo por qué ser el abogado defensor de todas y cada una de las manifestaciones y actitudes de López Aguilar. Ahora bien, yo he visto a Paulino Rivero dirigiendo CC desde el Congreso de los Diputados y he visto a Jerónimo Saavedra siendo secretario general mientras era ministro y ser candidato a la presidencia del Gobierno sin ser secretario general. Y en ninguno de estos casos he visto los ríos de tinta que ha suscitado ahora López Aguilar. Creo que en este asunto hay dos varas de medir, no sólo por parte de nuestros adversarios políticos, sino también de unos dirigentes del PSOE que están reclamando un congreso extraordinario desde hace meses. Esto no tiene precedentes. El PSOE es un partido conformado por personas de carne y hueso, con virtudes y ruindades, pero hay una línea roja en las reglas de juego, marcada las mayorías, que no debe saltarse. Sin embargo, viene desbordándose desde hace mucho tiempo, mucho más de lo tolerable. Esto debilita al partido como un instrumento político eficaz, no sólo en la lucha por el poder, sino en la protección de unos ideales que decimos defender.

-¿Cuál es el interés que hay detrás de la actitud de Jerónimo Saavedra en esta especie de caza y captura de López Aguilar?

-Uno podría pensar que hay una estrategia política diferente, pero yo no la he visto formulada. A menos que la estrategia sea lo que expresó hace unos días Saavedra cuando dijo que era mejor sacar menos votos y gobernar. Cuando no hay un solo episodio en la historia de Canarias que indique que el PSOE con menos votos tiene más posibilidades de llegar al gobierno. Y habría que ver si quieren llegar para estar o para liderar. Yo creo que no hay una estrategia alternativa a López Aguilar, por eso no hay debate en el partido socialista. Lo que hay son unas escaramuzas, cuyo sentido no se sabe pero intuyo que tiene que ver con integrar mejor al PSOE en el establishment y con que alguien que lideró el partido durante casi 30 años acabó interiorizando que es el director que lleva la batuta. De repente llega el momento en el que ya no es así y la condición humana aflora con sus factores vitales y psicológicos. Esto pasa entre los más letrados e ilustrados líderes políticos.

-El nuevo candidato no lo tendrá nada fácil. Se conjugarán la larga sombra de López Aguilar, un contexto de crisis con altos niveles de paro y las cotas más altas de abstención de todo el Estado.

- El mejor antídoto para la abstención es que el PSOE represente una opción diferente. Que la gente no crea que todos somos más o menos lo mismo. Eso desincentiva, sobre todo a votantes progresistas. No hay nada más triste y menos recomendable en este sentido que una reflexión como la de Saavedra, restando importancia a los votos. Esto es un mazazo para la ilusión de sectores sociales que han votado al PSOE en 2007 y pueden volver a hacerlo en 2011. Las encuestas son claras y el PSOE sigue siendo primera fuerza política de Canarias, por razones de muy diversa naturaleza. Por un lado porque el PP tiene algunos topes para convertirse en fuerza hegemónica en el Archipiélago. Por eso han hecho lo que hicieron en Arrecife, que es calzarse una alcaldía siendo fuerza minoritaria, con el voto de dos personas confesas de corrupción. En tanto, CC tiene otro límite importante y es que son prácticamente extraparlamentarios en Gran Canaria.

-¿Confía usted en que se pueda romper el actual pacto de Gobierno entre Coalición Canaria y PP?

-Sí. Soria está convencido de que puede sacar más votos que CC y va a exigir la presidencia. Eso puede llevar a romper el pacto porque los nacionalistas dicen que ellos no renunciarán a la presidencia siempre que puedan. Pero, ¿cree usted que el PSOE debe configurar su estrategia en base a que esto se produzca? Es evidente que no. Pero me pregunto si no nos hemos pasado muchos haciendo tácticas y estrategias pendientes de posibilidades como esta. A mí me parece un gravísimo error, que no nos ha hecho ganar elecciones ni tampoco llegar al poder. La historia lo demuestra.

- Si en Canarias hay un acuerdo entre el PP y CC, que lleva ya muchos años, y un PSOE que no consigue obtener la mayoría absoluta, porque la Ley Electoral imposibilita resultados superiores a los 27 diputados, tope histórico conseguido por Jerónimo Saavedra. ¿Qué opciones quedan para los socialistas?

- Yo creo que el partido socialista tiene que actuar en diversos frentes, no con una sola receta. Hay que cambiar la legislación electoral del Archipiélago, porque está pensada para mantener una situación como ésta.

- Pero no la pueden cambiar si no están en el Gobierno.

- Si la reforma del Estatuto llega a las Cortes Generales y ahí podemos cambiar el sistema electoral, no haremos. Como lo hicieron en 1996. Yo lo que no voy a hacer es sentirme culpable por algo que le conviene al régimen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook