27 de febrero de 2017
27.02.2017

"Los últimos estudios dicen que el cepillado debe realizarse desde que nacemos"

"Los medios que tenemos en Hospiten, tanto quirófanos como personal cualificado en urgencias, y la apertura horaria aportan una serie de valores añadidos que no tienen otros centros", manifiesta Javier Isidro Togores, odontólogo de Hospiten Rambla

27.02.2017 | 09:53
"Los últimos estudios dicen que el cepillado debe realizarse desde que nacemos"

Javier Isidro Togores, odontólogo de Hospiten Rambla, explica en esta entrevista que, desde el punto de vista físico, "la fobia al dentista viene probablemente de la época de nuestros padres y abuelos cuando la anestesia no era lo suficientemente efectiva como para crear seguridad en el trabajo. A esto hay que sumarle que las técnicas odontológicas no eran tan refinadas como lo son hoy en día y, por lo tanto, había más dolor y más trauma". Por otra parte, desde la perspectiva psicológica o psicosomática, Togores manifiesta que "el miedo viene determinado porque la boca es una cavidad en la que durante los tratamientos odontológicos no tienes posibilidad de respuesta como sí sucede en otras disciplinas médicas donde se puede interactuar en mayor medida con el especialista. El paciente no se puede expresar y, además, se produce una intrusión en su espacio vital".

¿Qué podemos hacer para superar este miedo?

Buscar buenos profesionales y sentir confianza con el médico que te trata. Con esta confianza y las técnicas que se utilizan hoy en día para evitar el dolor físico todo suele ir bien. _Actualmente los niños van mucho más alegres al dentista de lo que podían ir sus padres a su edad.

Según los últimos estudios, Canarias está en el vagón de cola en salud dental, tal vez por la dispersión poblacional, tal vez porque el dentista ha sido caro de manera genérica, y también por lo que hablamos del dolor.

¿Cuáles son los principales elementos que atacan esta salud bucodental en este entorno?

La alimentación tiene mucho que ver en este sentido porque aquí se sigue una dieta un poco peor a la del resto de España, por eso también tenemos índices de obesidad mayores que el resto de la población española y un cierto grado de incultura sanitaria que, desgraciadamente, influye en la percepción de salud. De hecho, estamos teniendo pacientes con edades entre 20 y 40 años que vienen por primera vez al dentista. Esto no sucede en otros terrenos médicos porque, por ejemplo, los padres llevan al pediatra a sus hijos, al oculista, pero si no duele no los llevan al dentista.

¿A qué edad debemos empezar a ir al dentista?

Con la dentición primaria. El pediatra se encarga de indicar ir al dentista cuando aparece la primera dentición, y a partir de la aparición de los dientes definitivos se debe tener ya un contacto fluido y periódico para que el niño vea que no hay dolor y que la experiencia no sea traumática.

Y el cepillado de los dientes, ¿cuándo debe empezar y con qué frecuencia?

Los últimos estudios están diciendo que, sin uso de pasta dentífrica, el cepillo debe usarse en pacientes desde poco tiempo después del nacimiento, mediante dediles que se utilizan para frotar las encías que además estimulan la erupción dentaria y, por otro lado, mejoran ese dolor que tienen los niños cuando les salen los dientes.

Sobre la frecuencia, debemos cepillarnos los dientes siempre que comamos, siempre que se use la boca. Y, obligatoriamente, cuando tengamos periodos de inactividad en la boca, es decir, cuando tengamos la boca cerrada o abierta durante bastante tiempo sin movimiento. Así resulta básico el cepillado al acostarse y al despertarse.

¿A partir de que edades nos debemos plantear que los niños necesiten sistemas de ortodoncia?

La ortodoncia como tal, es decir, en lo que respecta al manejo de los dientes, a partir de los 11-13 años, que es cuando ya tenemos la mayoría de los dientes definitivos en la boca, debería instaurarse un tratamiento ortodóncico, si lo necesita, y siempre a grandes rasgos y según el caso. Lo que sucede es que existe otro problema de base denominado ortognático, que se refiere a los huesos que sostienen a los dientes, en cuyo caso se trata antes, sobre los cinco o seis años, dependiendo siempre de los casos.

¿Qué novedades se han producido dentro de este campo en los últimos años?

Las principales novedades en este campo tienen que ver con la inmediatez tanto en lo relacionado con ortodoncia, implantes o restauradora. En este sentido, cada vez conseguimos mejores tratamientos y más rápidos. Si antes se hablada de seis meses para poder colocar un implante, en la actualidad hay pacientes, en determinados casos, que pueden aprovecharse de implantes inmediatos sustituyendo el diente por el implante en la misma operación.

¿Qué aspectos caracterizan a Hospiten en el campo de la odontología?

La diferencia respecto a otros centros dentales sería a nivel de infraestructura; los medios que disponen los odontólogos en Hospiten, tanto quirófanos como personal cualificado en urgencias ante cualquier tipo de problema médico que pudiera surgir, y la apertura horaria. Todo esto aporta una serie de valores añadidos que no tienen otros centros. Quiero creer que todos tratamos a nuestros pacientes con la profesionalidad, cordialidad y seriedad que se presupone.

¿Existe exceso de oferta actualmente en los tratamientos odontológicos?

Lo que existe es muchos profesionales, y la plétora profesional, como en el resto de especialidades, conlleva a que algunos opten por la vía rápida y otros mantengan la seriedad que se le presupone a un profesional de la salud.

¿Cómo podemos saber que el médico que nos atiende es un buen dentista?

Supongo que "el boca a boca", tener una referencia en la calle, es un valor muy importante. Por otra parte, yo no iría a ningún médico que no tuviera la certificación colegial pertinente. Además habría que comparar del mismo modo que hacemos con el resto de profesiones libres.

¿Sigue siendo un lujo "ir al dentista"?

Rotundamente no, si existe un control periódico. Lo que sucede es que sí puede llegar a convertirse en un lujo para una persona que ha llegado a descuidar su boca a límites máximos. En este sentido, un paciente con una boca que denominamos séptica, es decir, con infinidad de problemas, le puede llegar a resultar muy caro ponerse al día. Pero lo que sí que es verdad es que también existen alternativas más económicas, y no por ellas "malas", que podrían resolver "los diferentes problemas". No sólo se rehabilitan bocas con implantes, hay infinidad de alternativas.

¿Qué recomendaciones daría a la población en general para el mantenimiento de la salud dental?

La palabra clave, con mayúsculas, en salud dental es higiene. Seguido de control y prevención. Aquellos padres que sean capaces de inculcar en sus hijos una correcta higiene dental desde las primeras edades tendrán ganadas un montón de cosas no solo relacionadas con la salud de la boca y los dientes sino, también, digestivas y de salud general.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine