27 de febrero de 2017
27.02.2017

Una ortodoncia rápida, extraíble y transparente. ¿Es posible?

Artedental se convierte en la primera clínica de Canarias en utilizar un sistema que logra reducir el tiempo de la ortodoncia estética

27.02.2017 | 14:00
Dra. Sonsoles Pérez Tamajón, ortodoncista de Artedental.
Según la ortodoncista de Artedental, Sonsoles Pérez Tamajón, es necesario llevar el aparato una media de 6 a 12 meses, dependiendo del caso, lo que lo convierte en el tratamiento de ortodoncia estética removible más corto del mercado.

Un empresa española logra reducir el tiempo de la ortodoncia estética al combinar las férulas extraíbles con la potencia de los aparatos fijos. En Tenerife, apenas 10 clínicas utilizan este sistema que está revolucionando el mercado. El equipo de Artedental, la primera clínica en Canarias en utilizarlo, destaca entre sus ventajas la rapidez y estética logradas en un mismo producto, además de su atractivo precio.

¿Por qué una persona en su edad adulta decide ponerse aparatos? No se trata de un tratamiento corto, estético ni placentero, pero los resultados "merecen la pena", o eso es al menos lo que opinan quienes han decidido llevarlos.

Rosa Coello, vecina de Santa Cruz de Tenerife, por ejemplo, llevó los tradicionales aparatos o brackets de acero durante dos años y medio, y asegura estar "muy contenta" porque los dientes le han quedado "perfectos". Sin embargo, matiza que no fue un proceso fácil. Una vez al mes tenía que someterse a revisiones para ajustar los aparatos, lo cual le causaba dolor y molestias durante una semana. ¡Una semana al mes durante dos años y medio! Y eso sin contar las limitaciones con la comida, nada de alimentos duros o susceptibles de incrustarse en los aparatos; y por supuesto, la desventaja estética.

Al preguntarle por la ortodoncia invisible removible, asegura que le hubiera gustado llevarla, aunque su precio y el hecho de que fuera más prolongada la llevaron a decidirse por los brackets tradicionales. Pero ¿y si hubiera podido llevar una ortodoncia transparente, que se pudiera extraer para comer, cepillarse los dientes e incluso para reuniones o entrevistas por el mismo precio y tiempo que su tratamiento? No lo duda, se hubiera decidido por ello.

Esto es lo que ha conseguido la empresa madrileña Geniova Technologies hace apenas dos años, y está revolucionando el mercado. El hecho de estar formada por diseñadores, especialistas en 3D y expertos odontólogos y ortodoncistas ha sido clave en la creación de Geniova, The Fast Aligner, sistema que combina la potencia de los brackets tradicionales y las férulas dentales (extraíbles) en un aparato que caracterizan por ser "híbrido" e individualizado según las necesidades de cada paciente. Este novedoso tratamiento apenas se practica aún en Canarias. Tan sólo 10 clínicas lo utilizan en Tenerife, y 6 en Las Palmas.

Artedental, clínica especializada en implantes dentales y conocida por su investigación en esta materia, fue la primera en implementar este sistema en las Islas. Sonsoles Pérez Tamajón, ortodoncista de la clínica, comenta que lo empezaron a utilizar en Artedental poco después de su lanzamiento en Madrid, en marzo de 2015, tras comprobar sus ventajas.

"El aparato está formado por cofias transparentes unidas por un arco de níquel-titanio. Dicho arco permite que la tensión se reparta por toda la férula, confiriéndole la potencia de los brackets tradicionales. Además, la férula está fraccionada para que el movimiento se dé en los dientes que necesitan rectificación y no en el resto. Ambas características son las que lo hacen tan rápido", explica la doctora Pérez Tamajón. "El aparato se puede extraer por períodos de dos horas al día, siempre y cuando el paciente lo lleve una media de entre 16 y 18 horas", añade. La ventaja en este caso es significativa: "Imagina que tienes una cena con amigos, o una reunión importante. Puedes prescindir del aparato. También puedes quitártelo para comer y limpiarlo, y no altera los hábitos de higiene". Si bien es cierto que conlleva algunas molestias, "es mucho menos doloroso que los aparatos tradicionales. Mientras que éstos tienen aristas, el sistema Geniova ha aplicado un diseño lobulado, lo que reduce las molestias de los pacientes".

Óscar Cubillo, tinerfeño pero residente en Madrid, se decidió por este tratamiento tras valorar otras opciones. "Me sorprendí cuando lo tuve en mis manos por primera vez, pues no es exactamente 'invisible'. Sin embargo, una vez puesto en la boca, el hecho de que sea transparente hace que se mimetice bastante bien con mis dientes y prácticamente no se note". Con respecto a la higiene, puntualiza que el único trastorno es "llevar siempre contigo un cepillo de dientes", y añade que, al poder extraerse durante las comidas, "no necesitas privarte de nada".

Según la doctora de Artedental, es necesario llevarlo una media de 6 a 12 meses, dependiendo del caso, lo que lo convierte en el tratamiento de ortodoncia estética removible más corto del mercado. Un tratamiento de brackets tradicionales dura una media de 24 meses, y las férulas removibles entre 15 y 18 meses. En el caso de las férulas, el diente se mueve una media de 0,5 milímetros al mes. Con Geniova, el movimiento se acelera hasta 1 y 1,5 milímetros durante el mismo período. La rapidez se consigue gracias a la tensión que ejerce el arco de níquel-titanio. "Es un tratamiento perfecto para adultos con una mordida posterior correcta y anomalías en la parte frontal", especifica la ortodoncista. En el caso de Óscar Cubillo, su tratamiento duró apenas 8 meses, lo que supuso "una ventaja importante en comparación con otros sistemas".

Otra de las características de Geniova es que se puede ver el resultado antes de iniciar el proceso. Con una radiografía panorámica y fotos del rostro y del interior de la boca, se genera un modelo virtual en 3D donde el paciente observa los movimientos que efectuarán sus dientes y su posición final. "No se trata de una imagen del antes y el después, es mucho más que eso, lo que sin duda sorprende y termina de convencer a los pacientes", asegura la doctora Pérez Tamajón. Añade además que el coste puede llegar a ser "un tercio inferior al de la ortodoncia removible e invisible tradicional, lo cual lo convierte en un producto bastante más atractivo a nivel del consumidor".

Al preguntarle a Óscar Cúbillo qué hizo que se decidiera por un tratamiento de ortodoncia a una edad madura, lo tiene claro. "Los dientes nunca dejan de moverse, y yo ya los tenía en una posición muy poco estética. No me apetecía en absoluto llevar unos aparatos tradicionales, así que en cuanto la doctora de Artedental me comentó las ventajas de Geniova, no lo dudé. La rapidez, la estética y el precio me parecieron razones de sobra para decidirme".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine