Reacciones

¿Por qué lloramos? Beneficios y perjuicios

Reprimir el llanto puede ser un problema y, por ello, hay que dar rienda suelta a las emociones

15.06.2016 | 15:57
Una mujer no puede reprimir sus lágrimas.

Tipos de lágrimas

  • Basal: tiene un efecto lubricante sobre nuestros ojos.
  • Refleja: limpia el ojo ante la agresión de partículas extrañas o sustancias irritantes. Es lo que pasa cuando cortamos una cebolla.
  • Psíquicas: responden a las emociones. Pueden ser como respuesta a situaciones dolores, tristes o alegres.

Seguramente muchas veces nos hemos planteado la pregunta de ¿por qué lloramos?. Se trata de una cuestión que los científicos han estudiado profundamente. No obstante, las razones psíquicas por las que se genera este acto siguen siendo objeto de arduas investigaciones por todas las dudas que plantea.

Los humanos somos los únicos seres vivos que lloramos. Lo solemos hacer como respuesta al dolor o a determinadas emociones.

Las situaciones en las que se nos escapan unas lágrimas son muy variadas. Puede ser que hayamos llorado con una tierna escena en una película, que nos hayamos contagiado del llanto de otros o que no hayamos podido reprimir las lágrimas ante las imágenes de alguna catástrofe.

De esta manera, parece ser que el llanto responde a determinados estímulos que se activan en nuestro cerebro. Las maneras de llorar pueden ir desde un compungido sollozo, hasta un mar de lágrimas imparable.

Qué efectos tiene llorar sobre la salud

El acto de llorar es muy común y, normalmente, satisfactorio y beneficioso para nuestro organismo. Sin embargo, en muchas ocasiones tratamos de reprimir el llanto. Este hecho no hace más que perjudicar a nuestra salud, ya que nos genera angustia y tensión.

Los hombres son los que más suelen cohibirse a la hora de llorar. Piensan que demuestra debilidad, cuando lo que se debe fomentar es todo lo contrario.

Por eso, hay que desterrar la idea de que llorar es perjudicial.


FOTO: GETTY IMAGES.

El acto de llorar beneficia tanto a la salud mental, como a la física de los seres humanos. Al derramar unas lágrimas liberamos una serie de hormonas que nos proporcionan bienestar y calma. De ahí, que después de llorar nos invada un sentimiento de relax.

El llanto se refleja de manera inmediata en nuestro organismo. Los expertos explican cómo el corazón se acelera, las arterias se dilatan, aumenta la sudoración y la respiración se dispara. Se trata de un acto reflejo de todo el sistema nervioso del cuerpo humano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine