Salud

¿Por qué es necesario lavarse el pelo con champú?

El "no-poo", la moda de no lavarse el pelo con productos químicos, puede acarrear riesgos como la dermatitis

21.10.2015 | 14:25
Los especialistas recomiendan lavarse el eplo con champú

En los últimos años ha surgido una moda conocida como 'no-poo', una tendencia que defiende que lavarse con champú es perjudicial para el pelo. Su origen se remonta a publicaciones en blogs de belleza en cuyas entradas se afirmaba que este producto era dañino y, en vez de ello, se sugería emplear bicarbonato, vinagre o solo agua.

¿Es malo lavarse el pelo con champú?

Según explica Sergio Vañó, coordinador de la Unidad de Tricología del Hospital Universitario Ramón y Cajal de la Comunidad de Madrid, quienes promovían el ´no-poo´ sostenían que el champú era negativo para el crecimiento de la raíz del pelo, lo dañaba e incluso podía causar alopecia.

"Todo ello no cuenta con evidencia científica alguna y procede de una filosofía de la belleza que se sitúa en contra de los productos químicos industriales y los derivados del petróleo", apunta Vañó.

El perfil de quienes aún ´caen´ en esta moda de no lavarse el pelo es el de mujeres jóvenes muy influidas por las/los gurús de la moda en las redes sociales. Sin embargo, como señala el dermatólogo, la raíz del pelo es una estructura profunda a la que no llega el champú y el resultado de no lavar el pelo suele ser una dermatitis en el cuero cabelludo.

El champú tiene una función cosmética sobre el pelo (por ejemplo, puede dejarlo más brillante) y puede ser un producto sanitario cuando se emplea para tratar la caspa o las dermatitis del cuero cabelludo pero no alcanza la raíz, por lo que no puede intervenir en la caída del pelo.

La costumbre de no lavar el pelo puede incidir sobre la salud capilar pero de forma distinta a la que señalan sus precursores ya que al dejar de lavarlo o emplear productos agresivos como el bicarbonato o el vinagre pueden desarrollarse procesos como una inflamación del cuero cabelludo o prurito (picor) que ocasione el rascado y con ello la posibilidad de pequeñas heridas en la piel y un mayor riesgo de sobreinfección.

Volver a lavar el pelo y emplear una loción antiinflamatoria revierte un proceso que se deriva de una desinformación sobre la anatomía del cabello extensible a otras falsas creencias entre la población como que la gomina es mala para el cabello, que las canas son más resistentes a la alopecia o que cortar el pelo lo fortalece.

Según señala Vañó, la mayoría de falsas creencias proceden de no tener en cuenta que la raíz es la fábrica del pelo y que éste está compuesto por proteínas y sustancias que biológicamente son materia muerta. Así, los tratamientos que se dirigen al cabello no intervienen más que en su estética, para hacerlo en su salud tendrían que intervenir en la raíz.

Tendencias de alto riesgo

El doctor Vañó apunta que hasta su consulta llegan cada vez más personas que son víctimas de trasplantes de pelo ´low-cost´ que se realizan en otros países donde los costes se presentan como menores, entre ellos Turquía.

Además, en la mayoría de los casos, estas personas ven cómo los costes del tratamiento total resultan más elevados de lo acordado en un inicio ya que una vez en el país extranjero los proveedores van sumando otro tipo de costes al presupuesto inicial.

Según señala el dermatólogo, se busca ahorrar costes sin pensar en un riesgo médico al que estas personas no se expondrían si en vez de ser un implante capilar se tratara de cualquier otro órgano o sistema del cuerpo.

Quienes se someten a estos tratamientos en el extranjero deben viajar de regreso en avión tras pasar por intervenciones quirúrgicas en la mayoría de los casos muy agresivas dado que se someten a procesos que en España se hacen de forma paulatina.

Si la evolución es mala por infecciones, sangrado o dolor no pueden acudir a la consulta del exterior y los procedimientos tienen un alto riesgo de fallo, lo que finalmente supone, junto con los riesgos sanitarios, la pérdida del dinero invertido.

En este sentido, el doctor Vañó apunta que siempre hay que buscar opciones de calidad cuando se trata de una intervención de este tipo y que ofrezcan, además de una buena relación calidad-precio, garantías de seguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine