Maternidad

Grandes prematuros, los bebés de la semana 32

Más de 500 niños nacen cada año demasiado pronto en España y con menos de 1.500 gramos

19.07.2015 | 10:13
La parálisis cerebral es su gran desafío

Cerca de 500 bebés nacen cada año en España antes de la semana 32 de gestión, se les considera grandes prematuros y representan un importante desafío para el sistema sanitario ya que casi la mitad de estos niños debe ser hospitalizado durante su infancia, principalmente por problemas respiratorios.

De hecho, el 44 por ciento de los nacidos muy prematuramente entre 1993 y 2011 tuvo al menos un reingreso hospitalario, según los datos de una encuesta sobre 1.200 niños nacidos con menos de 1.500 gramos de peso realizada por la Sociedad Española de Neonatología (Seneo).

Los problemas respiratorios son la principal causa de ingreso, especialmente las bronquiolitis, seguidas de las intervenciones quirúrgicas, según ha explicado a Efe Concepción Gómez, directora del curso "La gran prematuridad en España: el desarrollo de los nacidos con menos de 1.500 gramos" que se ha celebrado esta semana en El Escorial.

En los últimos 20 años, no obstante, la evolución en la salud de estos bebés ha sido "bastante positiva", y se ha reducido de manera muy importante su mortalidad hasta situarse, en la actualidad, en el 20 por ciento del total de nacidos con menos de 1.500 gramos.

También se han reducido los problemas serios como la parálisis cerebral, la ceguera total o la sordera, pero siguen siendo frecuentes las dificultades en el aprendizaje y los trastornos por déficit de atención e hiperactividad, aunque en menor porcentaje.

"En los niños prematuros, dado que su parto se adelanta, el desarrollo neurológico y cerebral se hace en condiciones atípicas, fuera del útero de la madre, y todo eso conlleva una serie de problemas que inciden en el aprendizaje o la conducta", explica Gómez.

En estos casos, es importante la atención temprana y realizar un seguimiento desde el nacimiento. "Algunos necesitarán un tratamiento más intensivo, en otros casos que se haga cierto seguimiento, pero para reducir sus posibles déficits y problemas es fundamental que exista un tratamiento", señala.

Según el catedrático de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Javier Sánchez Carrión, la evolución de las secuelas es favorable y la mayor influencia en su aparición la tienen las circunstancias que rodean el nacimiento del niño. "Cómo viene al mundo y cómo es atendido en el hospital", explica.

El sexo, las semanas de gestación, el peso al nacer, el tipo de parto o la procedencia de los progenitores son otros factores que influyen en la incidencia de las secuelas en los prematuros, según Sánchez Carrión.

La directora de este curso y profesora titular de la UCM destaca, además, la importancia de la "humanización" de las unidades de neonatología de los hospitales.

"Antes éramos madres de pasillo y sacaleches, pero ahora se fomenta la lactancia materna, con los beneficios que supone a la hora de reducir las infecciones en los hijos y también anímicamente para las madres, que sienten que pueden hacer algo por sus hijos", destaca.

Además, la mayoría de estas unidades permiten el acceso de los padres las 24 horas del día, aunque aún hacen falta más recursos a la hora de dar apoyo psicológico a los progenitores que se enfrentan al nacimiento de un hijo muy prematuro.

En España más de 29.000 bebés nacen cada año de manera prematura en España, una cifra que ha aumentado un 36 por ciento desde el año 1.996.

Según Gómez, muchos expertos aluden a la edad de las madres para explicar los partos prematuros. "Es un factor importante, pero hay otros, como los partos múltiples, la fecundación in vitro, o que los propios médicos sacan adelante niños que antes no sobrevivían", explica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine