Nuevo disco

´Siempre hemos tenido un fuerte compromiso con la música´

La Unión celebra sus 30 años de carrera presentando su último disco de estudio, 'Hip.Gnosis'

27.08.2013 | 20:14
Mario Martínez, Rafa Sánchez y Luis Bolín forman La Unión.
Mario Martínez, Rafa Sánchez y Luis Bolín forman La Unión.

Rafa Sánchez, vocalista de La Unión, no puede esconder su predilección por 'Lobo hombre en París', la canción que les llevó "al firmamento" allá por los años ochenta. Tanto a él como a sus compañeros, Luis Bolin y Mario Martínez, les encanta jugar con sus éxitos más sonados y ponerles "trajes nuevos". Esto es lo que han hecho una vez más en su disco 'Hip.Gnosis', con el que recorren el país este verano.

-Presentan su nuevo disco 'Hip.Gnosis', ¿es un viaje temporal de sus clásicos al siglo XXI?
-Yo lo definiría así. O, como hemos dicho alguna que otra vez: si hubiéramos compuesto las canciones hoy en día, creo que sonarían así.

-¿Cómo se reinventan canciones de hace dos y casi tres décadas?
-Somos muy conscientes de que, realmente, lo que la gente quiere oír de La Unión son las canciones más obvias, las que han sido grandes éxitos. Pero decirle a una banda que siempre tiene que estar tocando la misma canción de la misma manera... Resulta un poco tedioso. Además, esto se ve en el escenario: cuando tú no te crees lo que estás haciendo, la gente tampoco se lo cree. La manera de sumar esas dos posiciones es traer las canciones de siempre a cómo gusta a la banda el sonido hoy en día.

-Llevan temas pop al extremo del dance y del house, ¿se sienten cómodos en todos los estilos?
-Siempre nos ha gustado hacer versiones de otras canciones, y a lo largo de toda la historia hemos estado haciendo remezclas. Somos unos tíos muy eclécticos en nuestro gusto musical. Desde pequeños hemos oído de todo: Beatles, Rolling, Hendrix y, ahora, las tendencias más actuales. Siempre hemos tenido un fuerte compromiso con la música y esto nos hace querer sonar de muchas formas distintas.

-¿Cuál ha sido la versión que más les ha sorprendido?
-A mí las que más me han sorprendido han sido dos canciones que salieron del repertorio de hace tiempo, como 'Mil siluetas', que no tocábamos desde la gira de 1987, y 'Si tú quisieras'. Más que nada, por oír una canción que te puede resultar nueva.

-¿Siempre hay que dar varias oportunidades a una canción?
-En el directo intentas dar una oportunidad más a una canción. Cuando las grabas por primera vez en un disco, las acabas de componer, así que creo que les sacas más partido con el tiempo, aprendes más la canción y le sacas más los colores que pueda tener.

-Hay ideas que, en la soledad del estudio, pueden parecer excelentes y, al presentarlas, no acaban siendo lo esperado. ¿Cómo está siendo la respuesta de la gente ante 'Hip.Gnosis'?
-Casi no se venden discos, pero la manera en que lo testamos es encima del escenario. Y ahí creo que la gente ha recibido muy bien el mensaje, lo pasan muy bien. Es una hora y 40 minutos de una energía brutal.

-La Unión tiene un directo muy potente, muy vital. Miran a los ojos al público.
-No nos gusta hacer una colección de canciones sino que, a través del orden o de las cosas que voy diciendo a la gente, toman otro sentido. A lo largo del concierto acabamos contando una historia y la gente sale con un mensaje muy positivo: la noche acaba de empezar y queda mucho tiempo por delante.

-¿La gente, a veces, no echa de menos la versión original?
-Los más puristas sí que acaban echando en falta la versión original, pero para eso están los discos. Te pones una canción y te puede llevar a un momento de tu vida muy especial. Pero el directo es otra cosa. Si estuviéramos repitiendo siempre la misma canción, de la misma manera, sería absurdo.

-¿Cómo se logra mantener esa energía en el escenario?
-Rock & roll es mi respuesta [ríe]. Siempre hemos pensado que la edad es un estado mental. Puede que los achaques te impidan algunas cosas. Antes salía, me emborrachaba y al día siguiente podía hacerlo otra vez; ahora tardo dos o tres días en recuperarme. Es precisamente lo que intentamos en el disco: aunque las canciones sean las mismas, ponerles un traje nuevo.

-El nombre del grupo, La Unión, fue un gran acierto.
-Casi profético, ¿verdad?

-Absolutamente. ¿Cómo se logra esa armonía para continuar juntos casi 30 años después?
-Hay pequeños trucos. El primero es el respeto entre la gente de la banda, dejar los egos fuera. Normalmente, en las bandas que se rompen suele haber uno que compone y los egos se disparan, empiezan las envidias... Nosotros siempre hemos pensado que las canciones que toca La Unión tienen que estar compuestas por La Unión, no por uno del grupo. Esto ha favorecido que el enemigo siempre estuviera fuera. Queremos que la canción transmita algo claro, no demostrar qué bien canta uno o qué bien toca el otro.

-Muchas veces ha dicho que sus discos no sonaban a pop español.
-Estábamos muy influenciados por todas las corrientes extranjeras. Somos una banda atípica porque nunca hemos tenido batería, lo que nos ha permitido movernos en un campo muy diferente. Siempre nos hemos encontrado muy solos dentro del panorama. Creo que el pop español es más sencillo, el nuestro es más barroco.

-¿Tiene alguna niña bonita entre sus canciones?
-A 'Lobo hombre en París' le tenemos mucho que agradecer. Nos ha puesto no solo en el firmamento español sino internacional. Es una canción que sigo leyendo y la encuentro muy actual, además de ser bastante atípica porque no tiene el habitual estribillo. Cuando la tocas en directo, ver la energía que te transmite el público al oír los primeros acordes es mágico.

-Y cómo nos gusta cantar, al público... Aunque lo hagamos fatal.
-[Ríe]. Yo creo que esa interacción es lo divertido de los conciertos. Hay un feedback del público hacia la banda.

Enlaces recomendados: Premios Cine