Debate político

Ramonet: ´La fuga de cerebros es el peor crimen´

El reconocido periodista cree que la democracia se ha de corresponder al nivel de exigencia de los ciudadanos

22.08.2013 | 15:57
Ignacio Ramonet fue director de Le Monde Diplomatique.
Ignacio Ramonet fue director de Le Monde Diplomatique.

El periodista y ex director de Le Monde Diplomatique, Ignacio Ramonet, repasa la actualidad y los efectos de la crisis. «En un país con un mínimo de dignidad y ética política, este Gobierno ya hubiera dimitido», sentencia.

¿Tras cinco años de declive económico, podemos decir que vivimos una ´crisis perfecta´?
„Escribí ´El Crack perfecto´ porque reunía todas las condiciones para una grave crisis. Lo que ocurre lo confirma: tenemos una crisis de la globalización, una bancaria, una industrial, una social, una política y hasta una de la democracia. Los ciudadanos están planteándose la necesidad de mejorar el funcionamiento del sistema democrático. Esta conjunción es lo que llamaríamos la crisis perfecta, con ironía porque se trata de un sufrimiento muy excepcional. España, Portugal, Chipre, Grecia, en cierta medida Italia y un poco menos Francia la sufren porque Alemania cree que la han superado y los Países Bajos, igual. Estados Unidos y Japón están en crecimiento. En algunos países como España, las soluciones que se han dado han sido recortes, austeridad y ajustes, que la han agravado.

¿La crisis ha hecho resurgirlos movimientos de protesta?
„La conflictividad social ha explosionado. Ha habido una protesta social que, por momentos, casi ha sido insurreccional. Citamos el fenómeno de los indignados. Esto suscita preguntas como en qué medida una sociedad es lo suficientemente flexible para soportar un sadismo económico. De hecho, constatamos que se aguanta bastante el maltrato porque no se ha producido una verdadera insurrección que haya derrocado gobiernos como ocurrió en Túnez. En otros países como, por ejemplo, Ecuador derrocaron a tres gobiernos democráticos por las políticas que ahora aplica España. Conviene reflexionar. El movimiento de los indignados no se ha traducido en términos electorales, ni de cambio de políticas del Ejecutivo central. Podríamos decir que en España asistimos a un fenómeno de pánico de las clases medias, que viven un ´desclasamiento´, pasan de la clase media a la pobre. Ello produce el fenómeno de resistencia en el sentido que se lucha por mantener lo que se tiene. Cuando se está en esta dimensión, no se propone una sociedad nueva.

¿Qué papel han jugado las redes sociales en las protestas?
„Muy importante, son un instrumento que ha permitido organizar la ira social.

¿Qué efectos pueden tener en las urnas las políticas restrictivas de Rajoy si el principal partido de la oposición sigue sin rumbo?
„Hay dos fenómenos: la crisis del PSOE es grave porque en el último año y medio del Gobierno de Zapatero llevaba a cabo una política de austeridad y de desmantelamiento del estado de bienestar que no formaba parte de su código genético. Desconcertó a sus propios electores. Por su parte, el PP hizo campaña en nombre de una supuesta política alternativa que sí podía restablecer el estado de bienestar pero que tampoco era su código genético pero respondía a una aspiración de la sociedad española. Cuando llegó al poder, no cumplió. Ahora tenemos a un Gobierno que ha hecho lo contrario a su promesa electoral y a una oposición que ha desconcertado para mucho tiempo a su electorado. Los socialistas no han hecho una verdadera autocrítica, tenían que haberse refundado. Y el PP produce un efecto de rechazo de los ciudadanos a la política porque piensan que son mentirosos y corruptos.

¿Qué consecuencias tendrá el caso Bárcenas?
„Si hubiese elecciones en los próximos meses lo pagaría carísimo pero el PP tiene la suerte de que no hay comicios hasta dentro de dos años. No sabemos lo que va a ocurrir pero este comportamiento es indigno con respecto a los ciudadanos. En un país con un mínimo de dignidad y ética política, este Gobierno ya hubiera dimitido.

¿Es el momento de reinventar la política?
„¡Claro! Es hora de reinventar la política y de encontrar un funcionamiento de la democracia que corresponda al nivel de exigencia ética y moral que tienen los ciudadanos.

¿Qué porvenir le espera a España con un paro masivo, una fuga de cerebros, una clase política mediocre...?
„Lo de la fuga de cerebros es quizá el peor crimen que está cometiendo España. Es criminal que el Gobierno considere que es una solución. Lo podíamos llamar un robo de cerebros. La supresión de los créditos para la investigación es otro crimen que ha cometido Rajoy en nombre de la austeridad. Se sale de una crisis con la innovación que hacen los investigadores.

¿2014 será peor que 2013?
„Si Japón y EEUU confirman su salida de la crisis y en Alemania Merkel es reelegida el 22 de septiembre, tendrá una política diferente. Entonces, si los motores tradicionales de la economía internacional se ponen a funcionar es obvio que habrá consecuencias positivas para la economía española. Desde el punto de vista macroeconómico, es posible que España empiece a ver el final del túnel. Ahora, la situación se habrá aprovechado de la crisis para destruir las leyes sociales y cambiar las normas laborales. Las condiciones de la crisis social se van a mantener porque estos años han servido para instalar el modelo neoliberal.

¿La gente vive en un estado de ansiedad y de preocupación?
„Claro que sí. Preocupación por perder el trabajo, su casa... El sufrimiento social es enorme.

¿Qué papel han jugado los medios de comunicación en esta época convulsa?
„Han tenido un papel de responsabilidad a varios niveles. Por una parte, han defendido el modelo
neoliberal como el único modelo posible. Compadecen a las víctimas de los desahucios, a los parados... pero globalmente piensan que España tiene que hacer sus deberes. Por haber aprobado el modelo colectivamente, es responsable. Por otra parte, los medios contribuyen a alertar a la ciudadanía cuando denuncian la corrupción. Han jugado un papel muy importante, tanto la prensa de oposición como la más gubernamental. El resultado es que el pánico del ciudadano es aún mayor porque si coges las grandes instituciones del Estado no hay ninguna que sea respetable, constructiva. El suelo se hunde.

¿Cómo ve el futuro de Europa, ahora dominada por Alemania?
„Alemania seguirá dominando. Está claro que es el líder europeo y que la señora Merkel es quien manda. En los próximos años, desgraciadamente esto se va afirmar. Europa está manteniendo su perspectiva de transformarse en una área de influencia alemana. Por otra parte, hay que decir que la UE solo es un mercado. Sobre todo ahora con el proyecto de pacto transatlántico, que consiste en crear un gran mercado entre EEUU y Europa. A partir de aquí, los gobiernos nacionales perderán autonomía comercial.

¿Occidente perderá poder frente a potencias emergentes?
„Es la gran característica a largo plazo. De aquí a 2030 Occidente perderá la supremacía que alcanzó hacia los años 1500 con los grandes descubrimientos. Occidente dominaba el mundo pero actualmente pierde poderío. Ahora EEUU, Japón, Alemania, Reino Unido y Francia representan el 56% de la economía mundial pero en menos de 20 años el porcentaje bajará al 26%. Suben potencias como China, Rusia, Brasil, África del Sur... Estamos en un mundo unipolar dominado por EE UU desde la Guerra Fría y entramos en un mundo multipolar con estos nuevos actores.

Enlaces recomendados: Premios Cine