Magazine Fashion&Arts
Moda

Contra el kilómetro 0

Inspirarse en otras culturas ya no es exótico, ahora es la norma de cualquier colección

08.08.2017 | 14:50
Una modelo con un diseño de Dior.

Vestirse (o disfrazarse) con atuendos propios de países y culturas lejanas fue, durante el fin del siglo XIX, una práctica habitual entre las clases pudientes. Fue entonces cuando la extravagancia y el lujo contrajeron matrimonio. En un momento en que los estilos empezaban a propagarse a golpe de copia, la distinción había que buscarla en kimonos, kaftanes y turbantes. De ahí, por ejemplo, la fortuna de Poiret, considerado el primer diseñador en crear una marca/emporio, que en 1917 vistió a marquesas y herederas al estilo de Las mil y una noches. O la maestría estructural de los vestidos de Madeleine Vionnet, basada en la técnica tradicional para confeccionar la indumentaria japonesa...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El patio de la Gallery-Legacy Colakovic.
Belgrado, más allá de Abramovic

Belgrado, más allá de Abramovic

Un programa aspira a juntar el talento artístico de la región, disperso por el mundo

A doble o Nada

A doble o Nada

Cuando en los ochenta Jacques Courtin-Clarins soñaba con crear el cosmético más eficaz del mundo,...

Psicología del pelo

Psicología del pelo

Conocimiento de uno mismo y trabajo. Así podemos resumir la belleza real, sin idealizar, y con la...

"Las Nike se hacen mejor en Vietnam que en Italia"

"Las Nike se hacen mejor en Vietnam que en Italia"

Rem D. Koolhaas se saltó esa máxima, su título de Arquitectura y hasta el apellido de su tío, para...

Carta a mi madre

Carta a mi madre

Una historia de adicción y familia

Joyas para todos los días

Joyas para todos los días

La diseñadora rejuvenece el sector con piezas discretas y cotidianas que siguen siendo lujo

Enlaces recomendados: Premios Cine