23 de noviembre de 2016
Magazine Fashion&Arts
Mercado de lujo

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

23.11.2016 | 13:27
La imagen clásica del voraz consumidor de lujo.

Pekín, año 2011. La cola para entrar a la tienda de una famosa marca da la vuelta a la manzana. Son las doce de la noche, pero al día siguiente la firma pone a la venta su nuevo bolso, de edición limitada, y todos quieren ser los primeros en colgárselo del hombro. Ahora o nunca. A los pocos meses el Gobierno chino prohíbe la exhibición publicitaria de objetos caros por su capacidad de "perturbar la armonía ciudadana e incitar a la corrupción".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elena Foster Ochoa.
No la retes a las canicas

No la retes a las canicas

El reencuentro con una amiga trae canciones, ciudades, artistas, libros, sueños y sorpresas

Rastas y furia

Rastas y furia

Hablamos con Don Letts, el hombre que documentó la historia del punk con una cámara Super 8

Cuando la moda es el lienzo

Cuando la moda es el lienzo

Sus trazos decoran tiendas de lujo, pasos de cebra y hasta el mismísimo logo de Facebook. Ahora es...

La estrella de Mar

La estrella de Mar

Michelle Jenner ha encadenadoen 2016 tres proyectos seguidos, entre ellos, 'La catedral del mar'

Del lujo al #lujo

Del lujo al #lujo

Las firmas quieren atraer a los jóvenes, y eso pasa por llevarse un trozo del pastel de Instagram

Adiós, bling bling

Adiós, bling bling

No es poseer, es sentir. No es la riqueza, sino la vivencia. El lujo ha cambiado de forma y de fondo

Enlaces recomendados: Premios Cine