Magazine Fashion&Arts
Cosmética

Estée, Elisabeth, Helena: del potingue al emporio

Tres mujeres cambiaron el negocio de la cosmética y lo hicieron hablando con otras mujeres

28.10.2016 | 20:10
Estée Lauder posa en 1962 en Nueva York.

Su filosofía era simple: "Cualquier mujer puede ser bella". Era 1946 y la humanidad creía en el brillo de Hollywood sobre todas las cosas. Estée Lauder (bautizada Josephine Esther Mentzer en 1908) supo ver más allá. Ese glow podían conseguirlo todas. Creció en Queens, Nueva York. Rose, su madre, era húngara y su padre, Max, checo. Cuando estaba en el instituto su tío John vino a vivir con la familia y empezó a fabricar potingues caseros de textura aterciopelada en el horno de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

"Al principio fue algo duro", dice Colau sobre su embarazo.
Alas de Ada

Alas de Ada

Sus padres eran 'hippies', entró en la política desde la filosofía y tiene mala relación con la...

Love Stories

Love Stories

Un amor más flexible y libre, que trasciende el romanticismo y se queda con las mariposas en el...

Blue hotel

Blue hotel

Pocas modelos reconocen sin pudor que son "un producto" - Aymeline Valade ha estudiado marketing y...

250 años de Christie´s ¿Alguien da más?

250 años de Christie´s ¿Alguien da más?

La casa de subastas es una estación meteorológica del arte: anuncia 'cambios de tiempo' y puede...

Tomboys, a lo chico

Tomboys, a lo chico

Su belleza reside en la libertad. Un femenino masculino (y viceversa) que nos hace adorar a la...

Viktor Horsting y Rolf Snoeren: choque de trenes

Viktor Horsting y Rolf Snoeren: choque de trenes

Una pareja de contrarios que encontró en esa tensión toda su fuerza creativa. Y llevan así 25 años

Enlaces recomendados: Premios Cine