14 de mayo de 2018
14.05.2018

Emocionante recibimiento en el colegio Echeyde a los "campeones del Teide"

Sus compañeros corearon: "¡Campeones, campeones!

14.05.2018 | 17:17
La expedición ´3.718 retos´.

El pasado sábado, dos de los alumnos del centro Echeyde II, Julio y Javi, participaron en el proyecto "3718 retos" donde 15 jóvenes con diversidad funcional intentarían coronar el Padre Teide.

Javi llegó hasta la misma cima coronando el cráter a las 18:15h y Julio quedándose a solo pocos metros de la misma.

Por eso sus compañeros y compañeras han querido recibirlos al grito de "¡campeones!".

15 jóvenes con diversidad funcional, como Síndrome de Down, parálisis cerebral o autismo. Un reto, ascender al pico del Teide, la mayor montaña del país. Y un éxito absoluto en una jornada que sólo puede ser definida como "mágica y maravillosa", en palabras de Reyes De Miguel, directora de la Escuela de Montañismo Allé y una de las alma mater del proyecto.

Bajo el lema Cada metro, una oportunidad para crecer, la Asociación Activoz promovió una iniciativa para la cual el grupo, con edades comprendidas entre los 8 y los 32 años, se entrenó durante casi tres meses acumulando más de 100 kilómetros de preparación bajo la supervisión de una Reyes De Miguel que reconocía que había resultado una jornada "muy emotiva", pecialmente al alcanzar el Teleférico, "que fue un momento que a algunos de los chicos les costó y, al lograrlo, hubo muchas lágrimas en el grupo".

Doce horas


Alcanzar la cumbre ayudados por un buen tiempo que acompañó en todo momento a la expedición y, sobre todo, el recibimiento al bajar del teleférico ("que fue una locura. Padres, familia, los bomberos del Consorcio...) fueron otros instantes culminantes de una jornada que arrancó a las 6 de la mañana, cuando los participantes se subían a la guagua que los llevaría hasta el Parque Nacional, y que se prolongó durante 12 horas "de actividad, cansancio, sol... pero los chicos respondieron de una forma espectacular", reseña una emocionada Reyes De Miguel.

Y para las personas que, de forma espontánea, se fueron sumando a la expedición, con el ejemplo de "dos chicos de Cantabria, que estaban de vacaciones en la isla y de excursión en el Teide y, cuando nos vieron subiendo, se sumaron al colectivo para ayudarnos".

Al final, los objetivos quedaban alcanzados para todos los participantes. Los jóvenes lograban hollar la cima del Teide, en una inmensa demostración de integración y superación y los acompañantes recibían una valiosa lección, ya que, como concluye Reyes De Miguel, "lo que queríamos demostrar es que estos chicos tienen una capacidad tremenda para realizar cualquier tipo de actividad. Han sufrido, pero han estado ahí y, para mí, son unos héroes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine